Resultado Mallorca-Granada CF Y el camino termina en Primera

  • El conjunto de Diego Martínez empata en Mallorca pero la victoria del Málaga en el Carlos Belmonte le permite regresar a la Liga Santander 746 días después

Diego Martínez fue manteado por los jugadores en el césped de Son Moix. Diego Martínez fue manteado por los jugadores en el césped de Son Moix.

Diego Martínez fue manteado por los jugadores en el césped de Son Moix. / Miquel Borrás / LOF

No hizo falta ganar. Tan sólo esperar a que Sagués Oscoz decretara el final del choque en el Carlos Belmonte para celebrar un ascenso a Primera que el Granada CF ha merecido. Sí, los rojiblancos regresan a la Liga Santander gracias a una gran campaña. Pero tuvieron que esperar para celebrarlo. Y fue así porque el choque en Albacete terminó cinco minutos más tarde, por lo que fue una vez concluido el duelo en Son Moix y con la plantilla, el cuerpo técnico y los directivos sobre el césped una vez confirmada la victoria del Málaga en Albacete, cuando la euforia se desató aunque no fue una celebración desmadrada, fiel a la filosofía impuesta desde la llegada de Diego Martínez al banquillo nazarí. Disfrutar del camino ha sido la premisa para alcanzar la gloria, que al fin se confirmó pese a que muchos granadinistas lo tuvieron que ver desde casa pese a que el pasado domingo hicieron grandes esfuerzos por acompañar a su equipo en Palma de Mallorca. Pero el aplazamiento les obligó a regresar a la ciudad de Alhambra sin gozar de la fiesta de su equipo. Al menos estaba la Fuente de las Batallas para celebrarlo.

Ritmo bajo

Pese a que ambos se jugaban mucho, aparentemente no lo pareció. A diferencia de lo que ocurrió, por ejemplo, en Albacete, la intensidad no fue ni mucho menos la misma. Aunque no quisieran estar pendiente de lo que sucedía en otros campos, el empate le servía de inicio a los dos equipos. A los locales para asentarse en la zona de play off y a los visitantes porque aunque ganaran los de Ramis, el empate en casa ante el Alcorcón también le servía para ascender.

Fede San Emeterio fue el autor del tanto de los rojiblancos. Fede San Emeterio fue el autor del tanto de los rojiblancos.

Fede San Emeterio fue el autor del tanto de los rojiblancos. / Miquel Borrás /LOF

Quizá por ello, el duelo tuvo un ritmo muy bajo. La presión bermellona impedía salir con claridad a los de Diego Martínez en ataque, quedando a expensas de lo que marcaba Salva Sevilla, el motor del Mallorca en la medular y del que partía todas las acciones ofensivas de los baleares. Los acercamientos del Granada CF eran muy tímidos. Rodri apenas participó en todo el choque y Montoro tuvo muy poco espacio para pensar. De ahí que se jugara casi siempre en campo propio, gracias principalmente a la dupla formada en la banda izquierda por Pervis Estupiñán y Lago Júnior.

Puertas era el único que intentaba el disparo en la visitantes aunque con escasa convicción y siempre desde fuera del área. Pero el tanto del Málaga en el Belmonte también se cantó en Son Moix y si en algún momento hubo ansiedad, ésta desapareció por completo.

Fede San Emeterio logró en el 89’ el gol del empate que evitó la derrota de los nazaríes

El choque pudo cambiar antes de la media hora si Arcediano Monescillo hubiera señalado penalti a Rui Silva tras derribar a Budimir. Pero no lo estimó aunque las imágenes de televisión dejaron claro que el castellano-manchego se equivocó. El encuentro carecía de ocasiones y por momentos se tornó aburrido, con constantes interrupciones y poca continuidad en el juego, llegándose al descanso con un justo empate.

Mismo guión

El receso no varió en demasía el guión. Los vestidos de gris pararon aún más el partido, sobre todo cuando Germán recibía el cuero. El botín era un preciado pero sí que se echó en falta un poco más de ambición ofensiva. Una dinámica que fue en aumento cuando N'Diaye marcó el segundo para el Málaga. Quedaban unos 35 minutos y el ascenso se comenzaba a palpar. El bloque defensivo volvió a demostrar el porqué ha hecho de este Granada CF el que menos goles encaja y crearle una ocasión era complicado. Sin embargo, en una buena jugada de elaboración, Sastre habilitó a Salva Sevilla quien, llegando desde atrás, puso por delante en el marcador al Mallorca (69').

Vadillo fue el hombre más destacado en ataque. Vadillo fue el hombre más destacado en ataque.

Vadillo fue el hombre más destacado en ataque. / Miquel Borrás / LOF

El gol del conjunto de Vicente Moreno no provocó una pérdida de nervios, ni mucho menos. Y de hecho desde el gol mallorquín tan sólo destacó un disparo de Víctor Díaz con la izquierda y una contra a siete minutos del final de Antonio Puertas que llegó exhausto al borde del área de Manolo Reina. Fue el anticipo del tanto del empate, que llegó como tantas veces lo ha hecho esta campaña: por medio de la estrategia. Vadillo, el máximo asistente de LaLiga 1|2|3, la puso al segundo palo donde San Emeterio emergió para, de cabeza, establecer el empate y celebrarlo con los seguidores granadinistas que ya olían la Primera División.

La locura

El pitido final, con todos los integrantes del equipo en el césped, no hizo más que alargar la agonía y más tras conocer el descuento de siete minutos de la cita en Albacete. Pero cuando se confirmó el final, se desató la locura con Diego Martínez dirigiéndose al córner donde estaba ubicada la afición rojiblanca, que la próxima campaña volverá a ver a su equipo del alma en la máxima categoría del fútbol español. Un regreso inesperado allá por el mes de agosto tras dos años en Segunda, 746 días después de que se perdiera en Los Cármenes ante el Espanyol.

Equipo

Rui Silva, Aarón. Víctor Díaz, Quini, Bernardo, Germán, José Antonio Martínez, Álex Martínez, Adri Castellano, San Emeterio, Alberto Martín, Ramón Azeez, Nico Aguirre, Fran Rico, Montoro, José Antonio, Pozo, Antonio Puertas, Dani Ojeda, Fede Vico, Álvaro Vadillo, Rodri, Adrián Ramos y Juancho. Esos son los nombres de una plantilla que, dirigida por Diego Martínez junto al resto de cuerpo técnico y médico, han devuelto la ilusión por el fútbol a la ciudad gracias a un compromiso, una humildad y una intensidad en cada encuentro que le ha llevado a estar en la élite del fútbol nacional. El camino se disfrutó pasito a pasito. El Granada CF vuelve a ser de Primera.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios