Badalona-Granada CF | Crónica y resultado El Granada CF resuelve en la prórroga y se clasifica para los octavos de la Copa del Rey (1-3)

  • El conjunto rojiblanco resuelve en el añadido con goles de Gonalons y Carlos Fernández

  • Koybasi adalantó a los de Diego Martínez en el minuto 2 y el Badalona empató en el segundo tiempo 

El Granada tuvo que sufrir para seguir adelante en la Copa El Granada tuvo que sufrir para seguir adelante en la Copa

El Granada tuvo que sufrir para seguir adelante en la Copa / Agencia LOF (Badalona)

De nuevo la prórroga fue el mejor aliado del Granada para superar los diecisaisavos de final en el campo del modesto Badalona. Los nazaríes se adelantaron muy pronto, diana de Ismail Koybasi, pero quizá eso les anestesió en exceso. La cuestión es que a los puntos fue mejor el Badalona, de Segunda B, que empató a la hora de encuentro en un testarazo de Robusté.

Pero en los 30 minutos de añadido los de Diego Martínez impusieron su juego, a partir de la presencia de Azeez y Gonalons en la medular. Fue el galo el que hizo el 1-2 al remachar otro saque de esquina y en el segundo acto del suplementario al fin Carlos Fernández, harto de fallar ocasiones claras, se sacó de la chistera un golazo. Uno a tres, sufrimiento en una noche de clima infernal en Badalona y a octavos.

Gol tempranero

Gran susto en el primer minuto de la contienda, cuando una progresión del Badalona por la derecha acababa con pase sobre la entrada de Dani del Moral, quien puso el pase de la muerte para la llegada de Chema Moreno, que disparó alto.

Carlos Fernández, en el área badalonesa Carlos Fernández, en el área badalonesa

Carlos Fernández, en el área badalonesa / Agencia LOF (Badalona)

Más de uno soñaba en Badalona con otra machada ante un Primera, pero la respuesta del Granada fue taxativa. Centro al área al minuto siguiente, Soldado desvía con la espuela sobre la entrada de Koybasi y el turco remató en escorzo. Aunque el arquero local Álex pudo tocar el esférico, la trayectoria era hacia la red y mansamente se acabó colando. Un minuto y 45 segundos consumidos y el cuadro rojiblanco ya por delante.

A partir de ahí, la pelota la tuvo más el cuadro catalán. Más hecho a su césped. El once escapulado llegó ante Aarón en dos acciones a balón parado, con alguna delicatessen de Dani del Moral para levantar al público.

El Granada tenía poca pelota, pero cuando podía tocar mostraba su calidad con peligro, como en una combinación al cuarto de hora entre Foulquier y Vadillo, cuyo centro raso lo remató forzado Carlos Fernández y salvó el arquero local.

Ocasiones locales

Entraba ahí la contienda en la fase de más dominio y ocasiones del Badalona, incómodo el conjunto nazarí sobre el verde. Avisó Chema Moreno desde lejos, y en 23’ un gran susto cuando el centro desde la diestra –por ahí llegaron todos los ataques locales– lo remataba de volea en el segundo palo Hugo Esteban. El cuero cogió una parábola al botar y Aarón tuvo que estirarse para desviar a córner.

Bullían las gradas y poco después Robusté se sacaba de la manga un trallazo en falta directa desde 30 metros que se escapaba un palmo por encima del larguero. A más de uno le empezaba a parecer injusto el 0-1.

Al larguero

Mejoraron los granadinistas en el tramo final del primer acto, con oportunidades para Vadillo en un lanzamiento escorado de falta donde todos esperaban un centro, pero el 'siete' se sacó un trallazo al primer palo que se estampó en el travesaño.

A renglón seguido, Carlos Fernández se giraba en la frontal para probar con un zapatazo que volaba muy cerca de la escuadra. Con la entrada del renovado Antonio Puertas por Koybasi, con problemas musculares, se llegó al intermedio.

Reanudación y empate

Arrancaba el segundo parcial con susto a los cinco minutos, cuando un gran pase en profundidad de Marc Carbó lo convertía Del Moral en una acción eléctrica, pero con disparo que topaba en su compañero Chema Moreno cuando llevaba aroma de peligro.

El Badalona era mejor y se hizo justicia pocos minutos después. Antes, un cambio sintomático de Diego Martínez cuando quitó del campo a Soldado para meter presencia en la medular con Azeez. Y es que el encuentro era local.

Así, un córner que botó Hugo al primer palo lo cabeceó Robusté adelantándose a propios y extraños. Tablas para el modesto de Segunda B, que se lo merecía. Desde ese momento, el Granada tuvo más la pelota, pero con muy poco peligro en sus llegadas ante Álex Sánchez.

Yangel Herrera trabajó a destajo Yangel Herrera trabajó a destajo

Yangel Herrera trabajó a destajo / LOF (Badalona)

Arreciaba la lluvia, el viento, el frío en una noche infernal pero de gloria para los locales, tuteando de nuevo a un Primera. Gran trabajo en defensa de los de Manolo González, que ya no tenían tanta frescura en las piernas pero apenas pasaron por apuros. Si acaso, algún balón colgado, muy activo Foulquier, y un disparo final de Darwin Machís que se escapó por encima del travesaño ya por encima del minuto 90. El encuentro se fue al tiempo suplementario.

El añadido, para el Granada

La prórroga fue claramente del Granada. De entrada, Gonalons ocupó el lugar de un exhausto Yan Eteki y a los cuatro minutos una gran jugada personal de Machís la remató fuera en el primer palo Carlos Fernández. El propio ariete volvió a perdonar solo ante Álex poco después al chutar fuera de primeras un gran servicio de Foulquier.

El Granada mandaba en todos los órdenes ante un rival agotado hasta que un servicio de córner desde la izquierda de Álex Martínez lo remató con la testa en el primer poste Gonalons a las mallas. Acción muy parecida a la del 1-1, pero de color opuesto y con un respiro tremendo para la expedición andaluza.

Pudo sentenciar Machís con un tiro de falta en la última jugada de la primera parte del añadido, pero se le escapó alto. El Badalona se arrojó hacia adelante a por el milagro en los quince minutos finales, lo que aprovechó el Granada para sacar contras fáciles.

Carlos Fernández perdonó en la primera, pero a la segunda aprovechó un nuevo servicio del omnipresente Azeez para recortar a su par al entrar en el área y sorprender con un chupinazo raso al primer poste. Golazo, uno a tres, la sentencia. Ya no hubo tiempo para más y el Granada, aunque con todo el sufrimiento en una noche de temporal y 120 minutos de agonía, estará en el bombo de octavos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios