Talavera-Recreativo | La crónica

El 'Recre' cae de nuevo en el descuento

  • El filial rojiblanco se adelanta por dos veces en el marcador pero termina perdiendo por 3-2 con un tanto talaverano en el tiempo añadido

Mario fue el autor del segundo tanto del Recreativo en Talavera. Mario fue el autor del segundo tanto del Recreativo en Talavera.

Mario fue el autor del segundo tanto del Recreativo en Talavera. / El Día de Córdoba

Comentarios 0

Nadar y nadar para morir en la orilla. Así fue el choque del recreativo Granada, que por segunda salida consecutiva se quedó sin puntuar tras recibir un gol en el añadido. Cayó por 3-2 en el campo del Talavera (en Córdoba había cedido en la jornada inaugural por 2-1). Después de ser capaces de superar el tanto inicial talaverano, Rui Pedro y Mario Ruiz pusieron al filial por delante, pero fueron incapaces de evitar que los blanquiazules empatasen y después, en una jugada marcada por la fortuna, les devolvieran la remontada justo en el instante en el que se cumplía el tiempo añadido. Los de David Tenorio tendrán que seguir buscando su primer triunfo.

Nada más empezar el encuentro asustó el Talavera con una jugada relámpago en la que Ángel López cabeceó fuera por poco. Antes de cumplirse la decena de minutos volvió a contar el cuadro local con una ocasión por mediación de Ángel López, aunque su remate lo repelió con ciertas dificultades primero Unai y después la defensa. Poco después fue Samu Corral el que, viendo adelantado al guardameta visitante, optó por probar fortuna casi desde el centro el campo.

El conjunto granadino se preocupaba más por defender que por otra cosa. No veía huecos con facilidad y le costaba crear oportunidades, destinando todas sus esperanzas a lograr sorprender en un contragolpe a los blanquiazules.

Se adelantó el Talavera por mediación de Samu Corral, que fusiló a Unai después de aprovecharse de un remate de su compañero Zamorano. Apenas cuatro minutos después, Rui Pedro se aprovechó de un balón que le cayó al borde del área para empalmar la pelota y enviarla lejos del alcance de un sorprendido Óscar Santiago. Vuelta a empezar.

Con el 1-1 el choque dejó de tener dueño. Dominaban las zagas sobre los delanteros, que siempre se encontraban en inferioridad numérica. Las ocasiones brillaban por su ausencia y no hubo ninguna más que llevarse a la boca hasta el descanso. Un duelo con mucha pelea y mucho choque, pero muy poco atractivo para los espectadores presentes.

La segunda mitad iba a estar tan disputada como la primera, al menos eso parecía, en un terreno de juego que no estaba para muchas florituras, porque se encontraba muy blando y bacheado, lo que dificultaba más aún las evoluciones de los jugadores.

Tardó poco el marcador en volver a moverse, en este caso a favor del cuadro nazarí. De nuevo un balón que se encontró un futbolista visitante, Mario Ruiz en este caso, y que acabó en el fondo de la mallas locales sin que el meta local pudiera hacer nada para evitarlo. En las escasas dos ocasiones con las que había contado el Recreativo, había conseguido dar la vuelta al luminoso.

Ocasiones para sentenciar

Ese tanto hizo que el Talavera sufriera un periodo de aturdimiento. No se esperaba una situación como esa y los de Fran Alcoy estuvieron un buen montón de minutos fuera del partido, medio noqueados, a merced de un Recreativo Granada que pudo ampliar la diferencia.

Pero no lo hizo y lo pagó. En un centro desde la derecha de Zamorano, Oca, libre de marca, empalmó de volea el esférico con su pierna izquierda en el segundo palo para superar a Unai y volver a colocar la tablas en el marcador. Vuelta a empezar.

Quedaba tiempo suficiente para que el partido fuera aún más entretenido y hubiera más goles. El Talavera fue a por ello pero su empuje se fue difuminando con el paso de los minutos. Era la posesión más del equipo local pero la incertidumbre rondaba al respetable cada vez que el conjunto visitante rondaba las inmediaciones del área talaverana.

Tuvo una ocasión el cuadro local por mediación de Pablo Aguilera pero su cabezazo, blandito, salió desviado. Y así hubo algunos acercamientos locales más, pero sin definición, por mucho que el empuje, ciertamente, fuera suyo.

Cuando el partido cumplía la ampliación, un centro al meollo acabó con un toque de Cidoncha en escorzo que entró en la meta rival después de dar en el palo para júbilo y alegría de la parroquia talaverana, que veía cómo el Talavera conseguía por fin su primer triunfo de la temporada en la tercera jornada. La otra cara de la moneda, obviamente, para los granadinos que se quedaron sin un punto en el último instante del encuentro.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios