La Feria

Granada brilla en su día grande

  • Miles de personas abarrotan el centro de la capital para disfrutar de la procesión

  • Durante el transcurso del recorrido se sucedieron los vítores y los pétalos desde los balcones engalanados

Comentarios 0

Las calles del casco histórico de la capital amanecieron ayer con un aromático manto verde. La capital se preparó desde bien temprano para la procesión del Corpus Christi tras un miércoles de feria de ensueño. Tanto es así que, sobre las nueve de la mañana las calles principales de la ciudad ya contaban con las clásicas sillas que salpicaban todo el recorrido para hacer más cómoda la espera del paso de la Custodia en una procesión multitudinaria caracterizada por la gran afluencia de participantes. También a esa hora el asfalto ya había sido decorado con la bella alfombra de juncias y mastranzo que marca el recorrido que a esa hora también contaba con los bellos altares de Corpus.

Mientras tanto, el arzobispo de Granada, Javier Martínez ofreció la Eucaristía en la Catedral concelebrada con parte del clero diocesano. También participaron, como viene siendo habitual, los niños que este año han hecho su Primera Comunión. Sonrientes, se mostraron felices de poder participar en una tradición tan granadina como es la procesión del Corpus Christi.

En torno a las diez y media comenzó a organizarse el cortejo en la Catedral. A la misma hora, la corporación local partía de la Plaza del Carmen. La comitiva bajo mazas estuvo presidida por el alcalde de la ciudad, Francisco Cuenca, acompañado por los concejales Ana Muñoz (también vicepresidenta de la Diputación Provincial), Baldomero Oliver, Miguel Ángel Fernández Madrid, María de Leyva y Eduardo Castillo. Junto a ellos se encontraban los ediles del grupo municipal popular y de Ciudadanos. Como ya ocurrió en años anteriores, a la cita no asistieron ni los integrantes de Vamos Granada, Marta Gutiérrez y Luis de Haro ni el portavoz de Izquierda Unida en el Ayuntamiento de Granada, Francisco Puentedura. Tampoco la edil no adscrita Pilar Rivas.

Los alguaciles con su traje de época se encargaron de llevar las jarras de Caballeros XXIV, o las pértigas. En esta ocasión, el encargado de portar el Estandarte Real fue el portavoz de Ciudadanos, Manuel Olivares que encabezó la comitiva que tenía como destino la Catedral para unirse a la procesión junto al resto de autoridades eclesiásticas, civiles, miembros de las hermandades y cofradías y granadinos y visitantes que quisieron unirse a esta tradición instaurada en tiempos de los Reyes Católicos. El subdelegado del gobierno, Francisco Fuentes, o la parlamentaria andaluza Marifrán Carazo también estuvieron presentes.

A esta hora ya había un río de granadinos que serpenteaban las distintas calles en busca de la procesión. Pasadas las once y media de la mañana el tintineo de las campanillas en una Plaza de las Pasiegas completamente abarrotada anunció la salida del paso de la Catedral portado por los costaleros sacramentales bajo la dirección de José Carvajal que este año contó con el acompañamiento de José Manuel Quesada. Tras el himno nacional se sucedieron los aplausos de los granadinos que, emocionados, vieron el paso acompañado de la banda de cornetas y tambores de Jesús Despojado que puso la nota musical a la cita. "Viva el Santísimo; viva Cristo Rey; viva el Señor sacramentado" se pudo escuchar durante la salida del paso de la Custodia que emprendió su camino por la calle Mesones protegida por los toldos clásicos del Corpus y en un entorno d humareda provocada por los aromáticos incensarios. El toque menos serio lo marcó la desenfadada Tarasca acompañada de los gigantes que representan a Boabdil y Morayma, Fernando e Isabel y los simpáticos cabezudos que no dudaron en repetir las travesuras del pasado miércoles y se liaron a vejigazos con el populoso público. El maniquí que se sitúa sobre el dragón lució el modelo de este año: un vestido obra de la diseñadora Viki Noguer así como el estilismo de Mari Luz Ruiz. El grupo municipal de bailes regionales también amenizó el inicio del cortejo para aliviar la larga espera que caracteriza esta procesión debido a la gran cantidad de personas que se suman al recorrido. Ataviados con sus trajes tradicionales, los integrantes bailaron con soltura una reja.

El buen tiempo -no hacía demasiado calor- propició un gran éxito de participación. Los granadinos y visitantes salieron a la calle en masa para disfrutar de esta procesión en una ciudad engalanada para la ocasión. Como viene siendo costumbre, numerosos vecinos del centro decoraron los balcones para recibir a la Custodia. Pero también se colocaron multitud de altares de Corpus donde no faltaron las imágenes religiosas, los candelabros dorados, o las flores. En esta ocasión el altar de la Hermandad de la Oración en el Huerto instalado en la Plaza Isabel la Católica se hizo con el primer premio del concurso organizado por el Ayuntamiento de Granada. En segundo lugar quedó el altar instalado por la Hermandad de los Dolores en la Placeta del Santo Cristo. Por último, el tercer altar premiado fue el instalado por la asociación del Santo Rosario de Nuestra Señora de la Granada ubicado en la calle Bodegueros.

Cuando la Custodia enfiló Mesones para subir por Reyes Católicos se produjo el momento de máxima afluencia. Miles de personas estaban desde hacía rato sentadas en las sillas metálicas preparadas para la ocasión que cada año bate récords de participación demostrando que esta tradición sigue atrayendo cada año a miles de fieles.

La crónica

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios