Viral

Viajan en un vuelo de larga duración junto a un perro que roncaba y se tiraba pedos y reciben 1.300 euros de indemnización

Viajan en un vuelo de larga duración junto a un perro que roncaba y se tiraba pedos y reciben 1300 euros de indemnización

Viajan en un vuelo de larga duración junto a un perro que roncaba y se tiraba pedos y reciben 1300 euros de indemnización

Si alguna vez has tenido que hacer un largo viaje en avión habrás podido comprobar que puede convertirse en un desafío: estar más de 10 horas sentado en el mismo asiento, tener que dormir pegado a un desconocido, pelearte con los cambios horarios para luego no sufrir el jet lag, etc. 

Para algunos es una experiencia horrible y si te pasara lo mismo que a Gill y Warren Press, posiblemente tu experiencia sería menos agradable ( o al menos curiosa). Estos pasajeros de un vuelo de larga distancia desde París hasta Nueva Zelanda vivieron una situación digna de película cuando les tocó sentarse al lado de un perro de apoyo emocional en un avión de la compañía Singapure Airlines. 

A pesar de que estos perros están educados para comportarse de manera correcta ante este tipo de situaciones, el animal empezó a roncar de una manera muy ruidosa, molestando así a la pareja: "Escuché este ruido: un fuerte resoplido. Pensé que era el teléfono de mi marido, pero miramos hacia abajo y nos dimos cuenta de que era el perro respirando. Dije: 'No voy a tener esto sentado a nuestro lado durante todo el viaje'".

Por si fuera poco, al fuerte ronquido del perro se le unió una gran cantidad de pedos, aumentando así su descontento con el viaje. En ese momento la pareja solicitó un cambio de asiento pero para su sorpresa no había ni un asiento disponible y no podían dejar al perro en el pasillo porque molestaba a los carritos: "tuvo que juntarse más a nosotros, lo que significa que su cabeza estaba debajo de los pies de mi marido. Mi marido estaba en pantalones cortos y la saliva del perro le manchaba la pierna".

Como compensación, la erolínea le ofreció un vale de viaje por valor a 116 dólares, pero no se conformaron y empezaron a presionar para que la compensación fuera aun mayor. Finalmente consiguieron obtener un reembolso de unos 1300 euros. 

El dinero se donará a una organización de perros guías

Para sorpresa de muchos, la pareja no utilizará el dinero para uso propio si no que lo destinarán a una organización benéfica dedicada a perros guía con el objetivo de reconocer su labor en la sociedad. 

La compañía emitió un comunicado oficial pidiendo disculpas por la experiencia de los pasajeros: "Singapore Airlines (SIA) pide disculpas al señor y la señora Press por su experiencia a bordo de su vuelo de París a Singapur. SIA se esfuerza por notificar a los clientes que pueden estar sentados junto a un perro de asistencia antes de abordar. En circunstancias en las que los clientes sentados junto a un perro de asistencia soliciten ser trasladados, ayudaremos a volver a sentar a los clientes dentro de la misma cabina si el espacio lo permite. En este caso, no pudimos trasladar al señor y a la señora Press dentro de la misma cabina ya que la cabina de Premium Economy Class estaba llena. Nuestra tripulación se ofreció a trasladar al señor y a la señora Press a dos asientos vacíos en Economy Class, lo cual aceptaron después del despegue».

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios