Mundo

Final abrupto y sin acuerdo en la reunión entre Trump y Kim

  • Estados Unidos se retira de la negociación tras negar a Corea del Norte el levantamiento íntegro de las sanciones

Donald Trump y Kim Jong-un, al comienzo de la cumbre. Donald Trump y Kim Jong-un, al comienzo de la cumbre.

Donald Trump y Kim Jong-un, al comienzo de la cumbre. / Efe

La segunda cumbre entre el presidente de EE. UU., Donald Trump, y el líder norcoreano, Kim Jong-un, terminó este jueves más de una hora antes de lo previsto y sin que ambos dirigentes alcanzaran "ningún acuerdo" ni firmaran la declaración conjunta que sus equipos habían negociado.

A las 13:25 (6:25 GMT), Trump abandonó el céntrico hotel de Hanói donde mantenía sus reuniones con Kim para dirigirse a su propio hotel y dar una conferencia de prensa, mientras Kim se encaminaba también al suyo. "No se alcanzó ningún acuerdo en este momento, pero sus equipos respectivos volverán a reunirse en el futuro", dijo la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Sanders, en un comunicado.

El abrupto fin de la cumbre se produjo después de que la segunda reunión entre ambos, una bilateral ampliada junto a sus respectivas delegaciones, se alargara más de lo previsto. No hubo almuerzo de trabajo y tampoco ceremonia de firma de una declaración conjunta, en la que se esperaba que ambos Gobiernos detallaran posibles nuevos compromisos sobre desnuclearización e incluso se comprometieran a suscribir una declaración de paz en la península coreana y a iniciar relaciones diplomáticas.

La portavoz de la Casa Blanca definió como "muy buenas" y "constructivas" las reuniones entre Trump y Kim. "Los dos líderes conversaron sobre varias formas de impulsar la desnuclearización, y sobre conceptos basados en la economía", indicó Sanders en su breve comunicado.

Posteriormente, el presidente de EE. UU., Donald Trump, ha asegurado que su retirada de la cumbre responde a que Kim Jong-un le pidió "levantar las sanciones de forma íntegra", y dijo que puede que ambos no vuelvan a encontrarse "en mucho tiempo".

"Fue por las sanciones. Básicamente ellos querían que levantáramos las sanciones de forma íntegra, y nosotros no podíamos hacer eso", afirmó Trump en una conferencia de prensa en Hanói. "Estaban dispuestos a desnuclearizar una gran parte de las áreas que queríamos, pero no todas las que queríamos. Así que tuvimos que retirarnos", agregó.

Más tarde, Trump precisó que Kim se había comprometido a desmantelar el centro de investigación nuclear de Yongbyon, donde produce su combustible para bombas atómicas, pero había pedido a cambio un levantamiento de sanciones que Washington consideró inaceptable.

El secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, aseguró no obstante que se hicieron "avances reales" en el encuentro, y se mostró "optimista" a pesar de los desacuerdos en la cumbre. "Le pedimos que hiciera más (en materia de desnuclearización), pero no estaba preparado para hacerlo", dijo Pompeo en la misma rueda de prensa.

Trump garantizó que la despedida entre ambas partes fue "amistosa", y negó que se hubiera levantado abruptamente de la mesa de negociación, al asegurar que tiene una relación "cálida" con Kim. "Pero a veces tienes que retirarte, y ésta fue una de esas veces", indicó.

También afirmó que Kim y él no se comprometieron por ahora a celebrar una tercera cumbre, aunque sus equipos seguirán dialogando. "No nos hemos comprometido, veremos lo que ocurre. Puede que tenga lugar pronto, pero también podría no producirse en mucho tiempo", declaró el mandatario.

Trump agregó que Estados Unidos está preparado para organizar "muy fácilmente" inspecciones de las instalaciones nucleares en Corea del Norte, si el hermético régimen lo permitiera. "Las inspecciones de Corea del Norte tendrán lugar, y si las hacemos, tenemos un calendario establecido, sabemos cosas sobre ciertos lugares y sitios", indicó. Además, confirmó que todas las sanciones actuales de EE.UU. seguirán por ahora en pie, pero dijo que no quería "hablar sobre aumentarlas, porque son fuertes".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios