Actual

El 'edén' de Alfonso Masó se reparte por la Euroárabe, el Cuarto Real y Gran Capitán

  • El catedrático de Escultura de la UGR propone una exposición dividida en tres muestras que podrán verse de forma simultánea durante mayo, junio y julio en varios espacios de la ciudad

Comentarios 1

El Cuarto Real de Santo Domingo inauguró ayer una nueva y singular muestra: Edén, del escultor Alfonso Masó. La singularidad des este proyecto, que podrá verse hasta el 15 de julio, es que forma parte de un trabajo triple que se expande simultáneamente por otros puntos de la ciudad. Es decir, una sola explosión dividida en tres muestras que se reparten durante los meses de junio y julio por el espacio de la Plaza de los Campos, la Fundación Euroárabe y el Centro Cultural de Gran Capitán.

El edificio de la calle San Jerónimo acoge desde el pasado 15 de mayo otra de las muestras del profesor de Escultura de la Universidad de Granada: Gaza Station, que puede verse hasta el 30 de julio.

Ayer se inauguró 'Edén', que puede verse en el Cuarto Real hasta el próximo 15 de julio

Esta primera muestra, tal y como señaló ayer la edil de Cultura del Ayuntamiento de Cultura, María de Leyva, durante la inauguración de Edén, narra "una necesidad creativa vital que se enlaza sala tras sala a través del recorrido sensitivo del alabastro que va tornándose plásticamente para hacer patente una realidad".

Para De Leyva, Gaza Station, deja "una visión opresiva de las obras". La propia configuración de la sala "se articula como si de una prisión se tratara y la transparencia del vidrio policromado por capas crea espacios de reflexión sobre el dolor, el dolor del ser humano, el dolor provocado por otros seres humanos".

Sobre la muestra del Cuarto Real de Santo Domingo, la concejal también destacó que Edén se presenta como un nuevo espacio, una obra que remite al título global del proyecto Paraísos inversos. "La obra se genera con una talla diferenciada, el claroscuro de las formas nace de la roca y juega con la luz de un paraíso mancillado, un edén utópico que el ser humano no ha sabido disfrutar. Porque, por desgracia, los derechos del ser son pisoteados continuamente en un afán de conquista y de sojuzgación del otro".

El tridente artístico se cerrará con Cabello de ángel Opus 2, que se inaugurará en el Centro Cultural de Gran Capitán el próximo día 14 junio y podrá verse hasta el 30 de julio. En la misma, tal y como adelantó De Leyva, "los fragmentos de anatomía afloran del material, se conforman y surgen en busca de una vida, pero una vida fragmentada".

Se trata, por tanto, de una exposición, Paraísos inversos, que el catedrático de Escultura de la Universidad de Granada divide tres muestras que se reparten en tres espacios separados físicamente pero que se unen por un discurso. Y ese hilo que acerca entre sí a Gaza Station, Edén y Cabello de ángel Opus 2 no es otro que el de los Derechos Humanos, la reflexión sobre la crueldad que el semejante es capaz de arrojar a su igual y el dolor que existe en el mundo, cuando éste podría ser el Edén.

"Habíamos nacido ante un inmenso manantial de sangre, de horizonte a horizonte los borbotones surgían de la tierra, cristalinos como el aire, y el rojo se extendía como un manto palpitante bajo el bullicio de infinidad de insectos recolectores que reconstruían el sonido del mundo", explica el propio Masó sobre su visión de este edén originario. "Los nenúfares alcanzaban las orillas como cuerpos de nácar donde el sexo tenía su comienzo ajeno a la finitud del tiempo. Inexistentes aún la fatalidad y el remordimiento. Inexistentes aún los mapas que trazarían las distancias y los guetos, la fealdad y la belleza. Inexistentes aún los pasadizos marcados a fuego por las rejas candentes de luz".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios