Actual

Álvaro García gana el Loewe de Poesía por 'Canción en blanco'

  • El autor malagueño añade un nuevo galardón a su trayectoria gracias a su último libro

El poeta malagueño Álvaro García ganó ayer el Premio Internacional de Poesía Loewe en su XXIV edición por su libro Canción en blanco, que está compuesto por un único poema largo. Se trata de un reto muy novedoso en la generación actual, un libro que une visiones e ingredientes como la reflexión y el gusto por una poesía con raíces filosóficas, en opinión del poeta Luis Antonio de Villena, miembro del jurado (presidido por Víctor García de la Concha y compuesto por Francisco Brines, José Manuel Caballero Bonald, Antonio Colinas, Pablo García Baena, Joaquín Pérez Azaústre -ganador de la pasada edición-, y Jaime Siles) . "El libro es una meditación sobre lo efímero del ser humano, el lugar como tránsito y el amor como celebración", precisó. El premio al poeta, ensayista y traductor Álvaro García, dotado con 20.000 euros y la edición de la obra en la colección Visor, fue dado a conocer ayer en el transcurso de una rueda de prensa en Madrid.

Álvaro García (Málaga, 1965) es doctor en Filología Hispánica y ha traducido libros de W. H. Auden, Philip Larkin, Margaret Atwood, Rudyard Kipling, Kenneth White y Ruth Padel. Fue el más joven de los poetas antologados en La generación de los 80 (1988) por J. L. García Martín. En 1989 fue Premio Hiperión por La noche junto al álbum. Columnista diario en la prensa local de Málaga durante veinte años, es autor, en Pre-Textos, de Intemperie (1995), destacado en 2005 por la redacción de El Cultural como uno de los libros más influyentes de la poesía española de los últimos treinta años. Entre sus obras figura también Para lo que no existe, el ensayo Poesía sin estatua, Caída (2002) y El río de agua (2005). Estos dos últimos títulos están compuestos también por uno solo poema. De hecho, el mismo García apuntó ayer que Canción en blanco viene a conformar junto a estos dos títulos una trilogía "en la medida en que hablan de lo mismo, del amor en su acepción de totalidad, de la posibilidad de poner en conexión el mundo como realidad completa únicamente a través del amor".

El malagueño, que se reivindicó ayer como hijo de la tradición literaria en lengua inglesa personificada en T. S. Eliot y expresada en poemas "de largo aliento", admitió igualmente la singularidad de su obra en un contexto, el de la poesía española contemporánea, que tiende inexorablemente a la brevedad y la fragmentación. "Los poemas extensos permiten un mayor juego de alternancias y de significados, pero sobre todo son una celebración del lenguaje poético. La poesía es el lenguaje total y hacia ella debería tender cualquier expresión oral o escrita, ya que todos los lenguajes, incluso el cotidiano, provienen de la poesía", señaló el poeta. Canción en blanco presenta un cierto hilo argumental, "con un hombre y una mujer que conviven en la habitación de un hotel en la que empiezan a filtrarse cosas", pero García negó que su obra aspirara a una determinada cualidad narrativa: "Los elementos que aparecen en el poema coexisten en virtud del lenguaje". Y añadió, aún con más énfasis, para subrayar su posición: "Mi intención es acercarme al lenguaje entusiasta, total. No creo en la poesía con un tema social añadido. Si todo el mundo leyera poesía avanzaría la sociedad, avanzaría más que con los políticos. Es la única revolución no sangrienta ".

A esta convocatoria del premio se han presentado 957 participantes, procedentes de 33 países. Cerca del 30% proceden de Hispanoamérica, siendo Argentina, México y EEUU los países con mayor participación.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios