Entrevista Ángeles Mora | Poeta "El mundo clasista y capitalista en el que vivimos no me ha gustado nunca"

  • La escritora cordobesa relata en 'Contigo misma' la historia de su vida y reúne una selección de sus mejores poemas, algunos de ellos inéditos

  • La autora, Premio Nacional de Poesía, presentará el volumen publicado por la Foneteca Española de Poesía este jueves en el Museo Arqueológico con motivo de la Semana de los Libros

La escritora Ángeles Mora (Rute, 1952), Premio Nacional de Poesía en 2016, posa en el jardín de su casa La escritora Ángeles Mora (Rute, 1952), Premio Nacional de Poesía en 2016, posa en el jardín de su casa

La escritora Ángeles Mora (Rute, 1952), Premio Nacional de Poesía en 2016, posa en el jardín de su casa / Antonio L. Juárez / PhotographersSports

"Aprender a leer fue como abrir un universo mágico. Las emociones que nos proporcionan la lectura nos hacen vivir doblemente". Lo cuenta Ángeles Mora (Rute, 1952) en una breve y apasionante biografía publicada por la Fonoteca Española de Poesía, cuya presentación tendrá lugar hoy en el Museo Arqueológico con motivo de la Semana de los Libros. Este relato de su vida, titulado Contigo misma, está acompaña de una selección de sus mejores poemas (incluso algunos inéditos). Los lectores, además, podrán escuchar de viva a voz a la escritora recitar sus propios versos y contar algunos breves apuntes de su vida en la edición audible online (cada libro lleva un enlace y un código con el que acceder a ésta).

La autora, de madre canaria y padre gaditano, sintió desde niña un verdadero apego por la letra. Recuerda en las primeras páginas del volumen lo que sintió al saber leer periódicos. Después vendrían sus primeras lecturas (tebeos, novelas de aventuras y poesía de Rosalía de Castro y Lorca) y sus primeros poemas, escritos en su habitación de Rute, cuyas ventanas daban al campo. Lo demás es historia. Mora atesora una larga trayectoria validada por el Premio de la Crítica y el Nacional de Poesía. El amor, el deseo, el feminismo, la explotación, la vida misma en definitiva y su cotidianidad, se dan cita en este libro con poemas donde la visión crítica de la autora sigue en plena forma.

-Es inevitable esta primera pregunta. ¿Cómo ha pasado estos meses de pandemia?

-Creo que, como cualquiera, he hecho lo que he podido para tratar de dominar la impotencia que se siente en una situación así, tan dura, tan fuerte e inesperada. He tenido momentos en que me he sentido más baja de moral. Aunque he tratado de enfrentarme a la adversidad con paciencia. Pero lo más grave es que este virus maldito no se ha ido… ni creo que se vaya. Solamente espero que la medicina consiga controlarlo.

-Condensa el relato de su vida en apenas 15 minutos de audio. ¿Le ha costado mucho hacer este ejercicio de síntesis?

Portada del nuevo libro de Ángeles Mora Portada del nuevo libro de Ángeles Mora

Portada del nuevo libro de Ángeles Mora / G. H.

-Mi vida tiene muchos más minutos de relato… Sólo he sintetizado lo más brevemente que he podido la relación de mi vida personal con la escritura. Aparte de dar unas pinceladas biográficas sobre mi familia, mis padres, mis abuelos, hermanas, hermanos, el pueblo en que nací, mi primera amiga íntima… O cómo me fui acercando a la poesía, a la literatura, en general, en mi época de estudiante de bachillerato.

-Echando la vista atrás, ¿se arrepiente o se enorgullece especialmente de algo?

-Mi Naturalmente me arrepiento de bastantes cosas… Pasos en falso que damos sin querer. Me compensa, de algún modo, el haber tenido tres hijos maravillosos, haber compartido una etapa muy importante de mi vida con un hombre genial, Juan Carlos Rodríguez, profesor, compañero y amigo, del que me cuesta mucho hablar en pasado, y en fin, cómo no, me enorgullece haber conseguido con mi libro Ficciones para una autobiografía, el Premio de la Crítica y el Premio Nacional de Poesía.

-¿Qué canción y qué película escogería para definir su vida?

-No sé qué canción definiría mi vida, pero ¡hay tantas canciones y películas que me han acompañado y me siguen acompañando en mi vida! Algunas las tengo recogidas en mis libros. Canciones y películas míticas que forman parte de mi historia sentimental. Pero por decirte una: La canción de la película Casablanca As time goes by (El tiempo pasará) me ha acompañado desde hace mucho y en mi libro La canción del olvido se publicó el poema Casablanca, con la cita de esta canción, un poema que está recogido aquí. O puedo recordar también otra: Yesterday, de John Lennon, un tema que también cito en este libro, entre los poemas inéditos, el titulado Los reyes Godos.

-Cuenta en Contigo misma la emoción que sintió al aprender a leer el periódico. ¿Qué le inspira hoy día?

-Hoy estoy muy desconcertada con lo que nos está pasando. Estoy escribiendo algo (lo que me dejan mis "obligaciones" literarias) pero no sé si estoy dando palos de ciego. Ya veremos, antes o después saldrá mi nuevo libro. Saber ya leer hasta el punto de poder leer un periódico, como recuerdo en este libro, debió ser una de las emociones más importantes de mi vida de niña, porque no la he olvidado nunca.

-Habla de las dificultades que atravesó para dedicarse a la literatura (como criar a sus hijos y encargarse de las tareas del hogar). ¿Los hombres siguen jugando con ventaja?

-Eso es evidente. Y lo fue mucho más cuando yo empezaba a querer escribir. Ahora sigue sin resolver del todo el asunto.

-Menciona en el libro esa "vida oculta" que llevó donde no pudo ni estudiar ni dedicarse a su vocación. ¿Le costó mucho romper con su vida de esposa y ama de casa?

-En realidad no rompí con esas obligaciones. Solamente que mis hijos fueron creciendo hasta el punto de que ya podían quedarse a almorzar en el colegio. Así yo tenía las mañanas para subir a la Facultad y las tardes para alternar o compaginar mis estudios con los cuidados… Y mientras más mayores se iban haciendo más tiempo me iba quedando para mí.

-Escribe poesía feminista y materialista, dice, en el sentido de que su poesía "trata nuestra cotidianidad que está atravesada por la explotación doble en el caso de las mujeres". ¿El arte debe vincularse a la realidad social y política?

-El arte se implica siempre. Unos se comprometen con una visión del mundo y otros tienen otra. Pero todos estamos comprometidos con lo que creemos. Eso de que existen poetas puros o poesía pura y otra contaminada, por nuestra vida diaria, o porque la queramos cambiar, es una de tantas falsedades que se levantan para confundirnos. Unos se consideran poetas en las alturas metafísicas otros en la cotidianidad… Hay de todo. Pero cada uno se compromete a su manera.

-¿Está de acuerdo con eso que dice Carol Hanisch de que "lo personal es político"?

Un retrato de la escritora Un retrato de la escritora

Un retrato de la escritora / Antonio L. Juárez / PhotographersSports

-Naturalmente. La dicotomía público / privado, se sabe, es falsa. Lo público incide en lo privado y al revés. Y lo mismo pasa con la de razón / sensibilidad. Bueno, esto es lo primero que aprendí en las clases de Juan Carlos Rodríguez. Después de lo que yo llamo "mi vida oculta", las clases en la Facultad de Filosofía y Letras me fueron abriendo los ojos. Porque además eran cosas que de algún modo ya intuía y medio sabía, por las experiencias de mi vida y por la lectura de los y las grandes poetas. Después lo tuve más claro.

-Juan Carlos Rodríguez aparece, como no, en este volumen. ¿Qué puertas en su pensamiento se abrieron gracias a él?

-En sus clases y luego hablando con él se me abrieron mucho las ideas y tuve una visión del mundo y de mí misma mucho más clara. Además era muy divertido y cualquier canción o película, por decirte algo, nos servía para pensar en lo que vivimos y por qué la ideología lo impregna todo, desde que nacemos. Lo que él llama nuestro "inconsciente ideológico".

-Noto cierto desencanto a medida que uno llega al final del libro.

-Mi desencanto no es de ahora. El mundo en que vivimos no me ha gustado nunca. Y el neoliberalismo extremo en que vivimos ahora es terrible. Lleno de fronteras... (menos para los capitales). Ni siquiera cuando vivía en Rute, el pueblo en que nací me gustaba. Nunca estuve de acuerdo con este mundo clasista y capitalista donde reina la explotación más miserable. Otra cosa es la vida diaria y personal, aunque ahora sienta la ausencia de mi compañero, pero no es que yo no haya sido también en la intimidad muy feliz y lo siga siendo con mis hijas y mi hijo, con mis amistades, mis lecturas, el arte, la música (clásica y popular), el cine (y hasta el fútbol me gusta para desconectar… de las cosas que me causan dolor). Si no tuviera esas compañías estaría desesperada.

-"Y siguen escribiendo así la historia, reyes nunca culpables". Parece que anticipó lo del rey emérito en uno de sus últimos poemas. ¿Qué opina de esta España crispada, llena de odio y de políticos desastrosos?

-El poema Los reyes godos es una metáfora para hablar del poder, así, con mayúsculas. No tiene que ver con el rey emérito, aunque poder sí que ha tenido y sigue teniendo. Demasiada crispación política, pero no creo que todos los políticos sean desastrosos, ni iguales. Hay quien no quiere soltar el poder nunca y crea crispación continuamente si se le escapa. Estamos en un momento delicado con la pandemia y en este caso la oposición creo que se está portando muy mal. Deberíamos remar juntos. Y no quiero seguir hablando de esto. No acabaríamos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios