En el Teatro del Generalife

El Ballet del Teatro Mariinsky lleva 'Las cuatro estaciones' al siglo XXI

  • La respetada compañía rusa estrena este ballet en dos actos con la coreografía del joven Ilya Zhivoi y la música de Max Richter sobre la composición original de Vivaldi

Roman Belyakov y Ekaterina Kondaurova bailan en el montaje de 'Las cuatro estaciones'. Roman Belyakov y Ekaterina Kondaurova bailan en el montaje de 'Las cuatro estaciones'.

Roman Belyakov y Ekaterina Kondaurova bailan en el montaje de 'Las cuatro estaciones'. / Tata Baeva / Ballet Mariinsky

Para Max Ritcher, Las cuatro estaciones de Vivaldi es una obra "absoluta innovadora, creativa y dinámica, llena de maravillosas imágenes que se siente muy contemporáneas", declaró el músico alemán en una entrevista con The Guardian. Sus ganas de volverse a enamorar de la composición original del veneciano le llevaron a crear, siempre desde el respeto y la elegancia, una versión modernizada que incluye armonías electrónicas. El excepcional Ballet del Teatro Mariinsky de San Petersburgo la llevará a escena este sábado a las 22:30 en el Teatro del Generalife.

La primera velada de la respetada compañía rusa en el Festival de Música y Danza tendrá como protagonista el estreno nacional de este ballet en dos actos con coreografía y escenografía del joven y talentoso Ilya Zhivoi y la música de Richter. "Hace mucho tiempo que me gusta la música de Max Richter, pero la verdadera explosión se produjo cuando escuché su recomposición de Las cuatro estaciones de Vivaldi. Él les da un nuevo significado que casi te hace llorar. Mi coreografía trata de dar una idea de esta música. Encuentro esta música definitivamente genial, y estoy extremadamente feliz de trabajar con ella", reconoce Zhivoi en la web de la compañía de fama mundial.

El bailarín del Teatro Mariinsky, uno de los invitados habituales al Taller Creativo de Jóvenes Coreógrafos del Festival de Ballet Mariinsky, presentará hoy una propuesta fresca y moderna; un ballet neoclásico con una escenografía clara, sencilla y eficaz donde los vestidos vaporosos y de libres movimientos, diseñados por la también joven diseñadora Sonya Vatayan, fluyen y cambian de color en cada una de las estaciones poniéndose al servicio de la narración.

El ballet, con Yuri Fateev como director artístico, representa "un cambio constante de emociones y condiciones": el amor y el odio, la vida y la muerte, el verano y el invierno, el primer destello de luz de la mañana y la inmensa oscuridad de la noche. El Teatro del Generalife espera vivir este sábado una noche mágica para el recuerdo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios