Blanca Li | Coreógrafa "Soy absolutamente capaz de dirigir los Teatros del Canal sola"

  • La artista granadina charla después de su nombramiento como nueva directora del espacio escénico en Madrid

Blanca Li, en una imagen reciente. Blanca Li, en una imagen reciente.

Blanca Li, en una imagen reciente. / Álex Cámara

La coreógrafa y bailarina Blanca Li dice que está "súper cómoda" con que su nombramiento como directora de Teatros del Canal haya sido sin concurso, "a dedo", pero recuerda que allí siempre ha sido así y reivindica que se basta y se sobra para dirigirlos sola: "Soy absolutamente capaz", sostiene.

Aún así su intención es contratar a alguien que la asesore en materia teatral, para que "la ponga en contacto con ese mundo" pero no será un programador, porque esa tarea la acometerá ella, subraya la granadina (1964) en una entrevista.

"No necesito a nadie conmigo. Veo una media de dos espectáculos al día. No solo soy capaz de programar danza. ¿Por qué se es más inteligente si es al revés, si el nombrado procede del teatro y no de la danza?", se pregunta la artista, residente en París desde hace 26 años.

El primer director del Canal, Albert Boadella (2011-2016), procedía del mundo teatral; el segundo, Álex Rigola, (septiembre de 2016 a octubre de 2017), también pero compartió dirección con Natalia Álvarez Simó, que se ocupó en solitario desde que el catalán dimitió.

Sobre el tuit de Boadella en el que éste señalaba que con el nombramiento de Li llegaba el "fin del trienio negro" en esos teatros, dependientes de la Comunidad de Madrid y con un presupuesto de 3,8 millones de euros, asegura que no lo ha leído y ha preferido no pronunciarse.

"Boadella -afirma- ha hecho un trabajo único e indispensable. Hace poco, el año pasado, hicimos juntos la ópera El pintor, sobre Picasso, y cuando me llamó para ese trabajo me emocioné".

Madrid, donde ha actuado mucho con las Xoxonees -un grupo de rap muy salao que formó en 1983 junto a su hermana, la cineasta Chus Gutiérrez- y ha tenido su bar -El Calentito-, es para Li "su casa", como lo es el Canal.

Blanca Gutiérrez Ortiz, su nombre real, está "feliz" con su nombramiento, anunciado la pasada semana por la consejera de Cultura de la Comunidad de Madrid, Marta Rivera de la Cruz, y "súper cómoda" con la forma en la que ha hecho "porque este puesto nunca se ha elegido de otra forma".

"Muchos teatros en Europa lo hacen así. Hay dos maneras de nombrar a alguien, y a veces con concursos se hacen elecciones bastante equivocadas", apostilla la artista. En cualquier caso, revela, no sabe si ella era la opción para sustituir en el puesto a Álvarez Simó: "Creo que había otras personas" en liza, dice.

En cuanto a la continuidad del contrato con Clece, la empresa de servicios dentro de ACS, propiedad de Florentino Pérez, que realiza desde hace años parte de la programación del Canal y cuyo vínculo expira a finales de 2020, Li no quiere pronunciarse todavía. "Tengo que entenderlo bien. Me explicarán cómo es y entonces tendré el conocimiento suficiente", agrega.

Adelanta que no va a dejar de ser artista -"voy a ser una más de las que actúen aquí"- y que continuará con la compañía que fundó y que "solo depende de ella". Con su formación ha creado espectáculos como Borderline, Robot o Poeta en Nueva York pero hace tiempo que ya no va con ellos de gira porque prefiere "estar más en la creación".

Desde hace dos años prepara un espectáculo de realidad virtual y teatro en vídeo, un "viaje inmersivo" que se verá también en Madrid y que con el título La viuda alegre se inspira en la famosa opereta de 1905.

Prefiere no hablar en detalle de lo que hará en los teatros porque necesita unos meses "para dar vida a todos sus sueños": "Soy artista y una artista tiene otra sensibilidad en su relación con el teatro".

"He recibido cientos de llamadas y mensajes maravillosos de artistas y me parece lo más bonito. Estar del otro lado me gusta", dice Li, que tiene intención de organizar encuentros con "todos", "sean del mundo del teatro, la danza, la música o el circo", para conocer sus necesidades y ayudarles a "crecer".

Otra cosa que quiere hacer es propiciar la creación de textos y habilitar un espacio en el que "la gente de los oficios teatrales", como iluminación o regiduría, puedan hacer sus prácticas.

"Quiero que el Canal sea el lugar donde canalizar toda mi energía; que sea un lugar abierto día y noche; ayudar a las compañías, mejorar la distribución, ofrecer residencias y que sea conocido a nivel internacional por sus grandes coproducciones con otros teatros", desea la artista

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios