Actual

'Cabaret líquido', de Laví e Bel, Max al mejor musical

  • La compañía granadina gana uno de los principales premios de esta edición en una gala que reconoció a Carmen Machi y a Javier Gutiérrez como mejores actores

Comentarios 1

Cabaret Líquido, un encargo de la Expo Zaragoza a la compañía granadina Laví e Bel, logró anoche el Premio Max al mejor espectáculo de teatro musical en una edición que se rindió a los encantos de Argelino, servidor de dos amos de Animalario, que se llevó cuatro de los cinco premios a los que optaba.

Cabaret líquido competía por el premio con Spamalot, una producción de Filmax Stage&Event inspirada en Los caballeros de la mesa cuadrada de Monthy Python y dirigida por Tricicle, y con Boscos Endins, una adaptación de la compañía Dagollde la obra de Stepehn Sondheim de 1988. La compañía quiso agradecer públicamente que "no se hayan bajado los presupuestos de Cultura hasta en un 50 por ciento" en espectáculos y festivales públicos: "Nosotros somos también economía y trabajamos con el cemento de la sociedad: las emociones y la esperanza".

Pero Animalario y su Argelino, servidor de dos amos fue la gran triunfadora de la noche de los Max con cuatro de los premios premios a los que optaba, aunque 2666, basada en la novela póstuma de Roberto Bolaño, fue la que se llevó finalmente el premio al mejor espectáculo en la XII edición de esta fiesta anual del teatro.

Argelino, servidor de dos amos es una "libérrima" adaptación de la obra por Animalario y Teatro de la Abadía de la obra de Carlo Goldoni, dirigida por Andrés Lima y protagonizada por Javier Gutiérrez, que se llevó el Max al mejor actor, en la que hace una feroz crítica de la sociedad contemporánea con la traslación de las quejas y miserias de los marginados del siglo XVIII.

Alberto San Juan, autor de la adaptación teatral, lamentó que el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero esté promoviendo una legislación de inmigración "en sintonía con la de Aznar", "una guerra contra los pobres" en la que, por ejemplo, la lucha contra la piratería va contra los más débiles porque permite "encerrar" a los que venden discos en la calle.

El montaje de la compañía de San Juan, largamente galardonada en los Max en los últimos años, se llevó, además del premio a la mejor adaptación, el de mejor empresario (Animalario), mejor actor protagonista (Javier Gutiérrez, que quiso dedicar su premio a "todos los seres humanos que mueren al llegar a la costa ante la indiferencia y pasividad del Gobierno y la sociedad") y mejor director de escena (Andrés Lima), mientras que 2666, basada en la novela del fallecido Roberto Bolaño y dirigida por Alex Rigola, se alzó además con el de mejor escenografía (Max Glaenzel y Estel Cristiá).

La televisiva Carmen Machi obtuvo el Max a la mejor actriz por La tortuga de Darwin y aseguró que este montaje es "lo más bonito" que le ha pasado en la vida. Machi agradeció así al autor, Juan Mayorga, el haberla "tan feliz, con tanto talento". La actriz se impuso a Blanca Portillo por su papel en Barroco, del esloveno Tomaz Pandur, y a Vicky Peña por su trabajo en Después de mí, el diluvio, de Lluisa Cunillé.

El premio de mejor actriz de reparto fue para Noelia Noto, por Carnaval, al que optaban también Roser Camí y Victoria Pagés, ambas por Tirant lo Blanc; mientras que el de mejor actor de reparto recayó en Paul Berrondo por Germanes, que competía en la categoría con Luis Villanueva por Tirant lo Blanc y Ramón Pujol por Espectres.

La ceremonia, que se celebró en el Teatro Cuyás de Santa Cruz de Tenerife, estuvo divertidamente conducida por los actores de Yllana Teatro, aunque tuvo también momentos para la protesta al Gobierno y para la emoción, cuando la viuda de Francisco Rabal, Asunción Balaguer, aseguró después de ver a su "adorado" Paco en un vídeo y en medio de una gran ovación, que desde que su marido inauguró hace diez años ese coliseo ha llevado "las estrellitas" de su techo "en el corazón".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios