Actual

Cantona se convierte en niño a través de la mirada de Ken Loach

  • El realizador abrió ayer la 54 Seminci con 'Looking for Eric', una cinta en la que el controvertido y siempre polémico ex futbolista se interpreta a sí mismo en pantalla

El ex futbolista francés Eric Cantona, retirado en 1997, ha dejado atrás su polémico pasado como jugador profesional y se ha reconvertido en un "niño bueno" dentro de la película Looking for Eric, de Ken Loach, que ayer tarde abrió la 54 Semana Internacional de Cine de Valladolid (Seminci).

Cantona (Marsella, 1966), que obtuvo sus principales éxitos en el Leeds y en el Manchester United de la Premier League, se interpreta a sí mismo dentro de un filme con la firma de uno de los directores más galardonados del Festival de Valladolid, donde debutó en 1970 (Kes) y ha obtenido hasta tres Espigas de Oro (1991, 1998 y 2002).

Fuera de concurso en esta ocasión, Loach ha sorprendió en Valladolid con una comedia dulzona, de excesivo metraje y un tanto ajena de la línea característica del realizador británico, que a lo largo de su filmografía ha retratado sin pudor la situación social y laboral de su país en los momentos más críticos. Al término de la proyección, Paul Laverty, guionista de cabecera de Loach, matizó a los periodistas que Looking for Eric no es una película de fútbol y aclaró que no está construida en torno a "un referente, mito o Dios", como así ha denominado al célebre y controvertido delantero francés.

"Con o sin Eric Cantona, el andamiaje debe funcionar", sostuvo Laverty respecto a la reconstrucción moral de un personaje hundido, un cartero de barrio que encarna Steve Evets y que trata de salir de la miseria e ignonimia que rodea su vida: al cargo de dos hijastros y con el lastre que supone la separación de su mujer desde hace treinta años y de la que sigue enamorado.

En su vigésimo tercer proyecto cinematográfico, Ken Loach habla de la amistad, de la camaradería, del espíritu de unión y del apoyo entre iguales para salir adelante, ahora en clave de comedia "pero, ya se sabe, que es hermana de la tragedia y nunca se sabe cómo va a resultar", precisó sobre la referida desviación estilística.

Desde Liverpool, donde se encuentra en pleno rodaje, Loach habló por boca de Laverty para saludar al público de España, agradecer la tradicional hospitalidad de Valladolid, que conoce desde 1970, y expresar su deseo de que Looking for Eric agrade al público y a la crítica.

El papel de Cantona se ciñe al de consejero paternalista y amistoso, según los casos, del cartero hundido, a quien anima a luchar y a no dejarse llevar por el caos que lastra su vida, con el fútbol como conductor de pasiones e incluso de paralelismos, ya que el ex futbolista francés fue sancionado durante una temporada por agredir en 1995 a un aficionado que le insultaba en un estadio.

El genio imperfecto del ex futbolista, que también militó en el Auxerre, Martigues, Olympique de Marsella, Girondins de Burdeos, Montpellier y Nimes de su país natal, imbuye al personaje central del filme hasta mostrarle el sendero de la autoestima y de la dignidad, al margen de finales más o menos felices.

No se resiste Ken Loach, en la línea que le define, a tocar, aunque de modo tangencial, aspectos sociales como el apresurado retrato a escala que realiza de la juventud del siglo XXI, así como del papel que el fútbol desempeña tanto para olvidar problemas, aunque sea por unas horas, como para reforzar lazos entre amigos, además de servir como vía de escape a las frustraciones.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios