Actual

Cobeaga confía en que el público entenderá la parodia sobre ETA que cuenta en 'Negociador'

  • El cineasta se centra en los intentos del gobierno de Zapatero de cerrar un acuerdo de paz

Tras componer los guiones, primero de Vaya semanita y después de Ocho apellidos vascos, Borja Cobeaga ya sabía que el público entendería Negociador, una parodia tragicómica de los intentos del gobierno por cerrar un acuerdo de paz con ETA durante el mandato de José Luis Rodríguez Zapatero.

De hecho, apuntó Cobeaga, "Diego (San José, coguionista con él en el programa de televisión y en ambas películas) y yo teníamos la seguridad de que ya lo habíamos hecho (tratar con humor el tema vasco) y no pasaba nada; nunca pensamos en reacciones exageradas porque hay madurez en el público para aceptar esas cosas". "Creo -afirmó- que se intenta transmitir que no hay madurez y la realidad nos da muchas lecciones en ese sentido".

El donostiarra, que ahora vive en Barcelona, estrenará Negociador el próximo 13 de marzo, una cinta premiada como mejor película vasca en el pasado Festival de Cine de San Sebastián. "Me sorprendió mucho que la gente se riera en el pase de San Sebastián; quizá se entienda -especuló- en el contexto de Donosti, donde todo lo que tiene que ver con el lenguaje resulta muy cómico". Y explicó que, cuando estaba escribiendo la historia dudó del tono por ver "a quién quería que fuera dirigida" y, finalmente, optó por ser "más seco".

"Tenía ganas de probar otro tipo de comedia, con limitaciones, pero con absoluta libertad, y en ese sentido ha sido una experiencia muy satisfactoria", puntualizó el también director de Pagafantas y No controles.

Basada en los intentos de Jesús Eguiguren, entonces presidente del Partido Socialista de Euskadi, por firmar un acuerdo con la cúpula de la dirección etarra, Negociador se ríe, aunque con sonrisa amarga, de cómo Xabier López Peña Thierry dinamitó la tregua.

Un Carlos Areces "inquietante y nada gracioso" interpreta a este trasunto de Thierry, "un tipo que se mostraba muy campechano y cuando se ponía serio se te helaba la sangre", señaló Cobeaga, mientras el sobresaliente actor vasco Ramón Barea interpreta a Manu Aranguren, alter ego de Eguiguren. José Antonio Urrutikoetxe, Josu Ternera, que en la película es Jokin (Josean Bengoetxea), "parecía más duro pero luego en el trato era más normal; Thierry era ciclotímico, nunca se sabía por dónde te iba a salir".

Contrastes, apuntó Cobeaga, que están en el origen de la película, como "que te imagines una cosa solemne, matemática, calculadísima y luego lo que pasaba en la mesa de negociación; la solemnidad que se espera de un acontecimiento así y cómo afectan los pequeños detalles cotidianos, a veces, incluso cutres del factor humano".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios