muestra | la relación entre dos artistas

Cortázar y Bayón, apuntes de una amistad

  • El Instituto de América de Santa Fe acoge hasta verano una exposición que repasa la amistad entre el escritor y el crítico de arte a través de su correspondencia

"Gracias, Damián, por tu mensaje que me alienta en este vacío que me envuelve. Llámame a la vuelta, veámonos. Te abrazo con todo cariño". Este es el último contacto por escrito que hemos conservado de la relación entre Julio Cortázar y Damián Bayón, y es la última pieza que se expone en esta interesantísima exposición, que perdurará hasta el verano, en el Instituto de América de Santa Fe: centro cultural de referencia en la provincia de Granada que atesora, desde sus inicios, el legado del historiador de arte Damián Bayón.

Damián Bayón nació en Buenos Aires en 1915 y fue un historiador y crítico de arte de gran importancia, especialmente para el conocimiento del arte hispanoamericano contemporáneo, aunque sus preocupaciones abarcan desde los estudios sobre el mecenazgo y el poder en la Castilla del siglo XVI, hasta el arte colonial y sus relaciones con el europeo. Bayón fue un intelectual comprometido con su tiempo y así, ejerció como editor de revistas, como profesor universitario en París y como crítico, siendo además un elegante escritor que nos ha dejado un importante corpus bibliográfico en forma de monografías, artículos de revistas y críticas artísticas en diferentes periódicos y revistas internacionales.

En 1984 asistió a los cursos de verano de la Universidad de Granada, teniendo contacto por vez primera con los intelectuales locales, lo que dió origen a su decisión de donar entre 1993 y 1995, fecha de su muerte, su archivo y su biblioteca a Santa Fe, ciudad ligada con hispanoamérica por lazos históricos, a través de las Capitulaciones para el descubrimiento del Nuevo Mundo.

Ahora, en esta exposición, se muestra una pequeña porción del valor de esos fondos documentales y bibliográficos donados por el ilustre historiador, con los que se narra la relación de amistad con el escritor Julio Cortázar. Con motivo del cincuenta aniversario de la publicación de Rayuela y la cercanía del centenario del nacimiento de Bayón, el Instituto de América y el Ateneo de Granada, nos ofrece esta exposición, sencilla y comedida que bajo el título Julio Cortázar-Damián Bayón. Argentinos de París, evoca -en palabras de su comisario, Juan Antonio Jiménez Villafranca- la relación de estos dos argentinos y el ambiente cultural, literario, artístico y musical que servía de fondo al París de los años 50 y 60.

Es en este París de postguerra, en el que triunfan el informalismo y el existencialismo e irrumpe el jazz, donde se afincan un buen número de intelectuales latinoamericanos, entre los que se encuentra un importante grupo de argentinos, a los que Damián Bayón llama la Comunidad.

Han llegado a París huyendo del clima político y social irrespirable de muchas repúblicas latinoamericanas que, gracias a su formación francófona y cosmopolita, se integrarán con facilidad en la sociedad y la cultura francesas, llegando a sentirse tan a gusto que jamás volverán, convirtiéndose en expatriados. Muchos de ellos obtendrán la nacionalidad francesa y morirán en París. Este es el caso de nuestros dos protagonistas, Julio Cortázar y Damián Bayón.

Estamos, pues, ante una exposición documental en la que se pueden contemplar primeras ediciones de Julio Cortázar, firmadas y dedicadas al historiador, una importante bibliografía de teoría y estética, y una amplia representación de catálogos de artistas como Picasso, Torres García o Klee, de la época parisina de ambos protagonistas, así como revistas y otras publicaciones dedicadas al cine y la fotografía. Temas estos, muy presentes en la obra de Cortázar que no permanecieron ajenos a los intereses de Damián Bayón y entre los que destaca un ejemplar de la obra Les Europens de Cartier Bresson, autógrafiado y dedicado por el gran fotógrafo francés.

Es importante, también, la selección de catálogos de artistas latinoamericanos, a los que en ocasiones no tenemos lo suficientemente en cuenta en Europa, de los que Damián Bayón fue un gran valedor. Así, figuras como Julio Le Parc, Antonio Seguí, Penalba, Eduardo Jonquieres o Roberto Matta, quedan documentados a través de su participación en bienales y en exposiciones individuales en Francia, algunas con textos de Bayón, Pablo Neruda o Antonio Bonet Correa.

Toda esta información nos centra en el mundo parisino en el que desarrollaron su labor creativa los dos amigos argentinos. Incluso, a través de una gráfica muy bien resuelta y una banda sonora, se recrean aquellas músicas que Julio Cortázar conoció, disfrutó, compró y dejó documentada en sus cuentos y novelas, teniendo un peso específico el mundo del jazz a través de Charlie Parker, Miles Davis, Count Basie o Louis Armstrong, pero también de algunos compositores contemporáneos como Schonberg o Webern. Pero, todo esto se habría quedado manco sin la correspondencia entre los dos personajes. Son un conjunto de cartas, no demasiado extenso, que abarcan desde 1954 hasta 1982, en las que se palpa la amistad y la confidencia, como en el caso en que Cortázar está inmerso en la edición de la traducción de la obra de Edgar Allan Poe, o las impresiones de sus viajes por Italia, o en la que desfilan otros importantes personajes del momento, como Octavio Paz o Francisco Ayala.

Por último, una vitrina nos muestra una serie de importantes documentos relativos al famoso Mayo del 68 francés, con el escrito de solidaridad de intelectuales y artistas a favor de los estudiantes argentinos que ocuparon el pabellón argentino de la Ciudad Universitaria de París, firmado por personalidades como Jean Paul Sartre, Juan Goytisolo, Fernando Arrabal y, cómo no, por Cortázar y Bayón, entre otros muchos.

En definitiva, una exposición cuidada y muy refinada que ha sido posible gracias a la existencia del legado y la custodia que desde el Instituto de América de Santa Fe se realiza. Algo de lo que hay que congratularse, pues el nivel documental del mismo sería muy apreciado en cualquier archivo o biblioteca internacional.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios