Actual

Dame evasión

Fecha: lunes 9 de noviembre. Lugar: Sala Planta Baja. Aforo: 1/3 de entrada (100 personas).

Ya se pueden dar con un canto en los dientes los chicos del Loop Bar & Records -valientes promotores de esta y de otras propuestas de riesgo- con la asistencia conseguida un frío lunes del mes más cargado de la agenda anual en Granada. Y más para un grupito novel que acaba de ver publicado su segundo álbum, Bandages for the heart (Tapete-Green Ufos). Pero como ya se sabe que los caminos del indie son inescrutables, lograron mayor respuesta que en sus últimos intentos con Bobby Bare Jr. en viernes o con una artista consolidada como Paula Frazer en domingo. Si alguien entiende algo que nos lo explique. Tal vez la solución al misterio haya que buscarla en que el planteamiento de estos jóvenes suecos es decididamente más festivo y travieso que el de otros artistas y en tiempos de crisis ya se sabe que la gente tiende a buscar ofertas evasivas. Por supuesto no es más que una conjetura pero el caso es que Lacrosse pusieron unas ganas y una garra a la que la concurrencia se agarró y no se soltó hasta acabado el viaje. Entre medias hubo lugar hasta para bailar un poquito de pogo. Porque su música es alegre y optimista, es moderna y hedonista, y sus melodías sencillas y contagiosas. Y su cantante, la sicalíptica Nina Wähä, sin una gran voz, le echa arrestos y un buen humor que prende con rapidez en el público. Que se lo pregunten a uno de los guitarristas que, más enfermo de lo habitual, a duras penas pudo soportar el concierto medio escondido en el fondo. Los títulos de sus canciones son bien reveladores de la actitud positiva con que encaran la vida y su carrusel de relaciones, con sus explosiones de ilusión y sus desengaños: It's allways sunday around here, Excuses, excuses, What's wrong with love, Song in the morning o I see a brightness (la resplandeciente respuesta, imaginamos, a la sombría I see a darkness del gran Bonnie 'Prince' Billy). Con ellas van un paso más allá del indie un tanto naif o introspectivo de muchos de sus compatriotas. Y por momentos parecen deberle más a los grupos femeninos de la época punk, digamos a X-Ray Spex o The Slits, con su apuesta ferozmente lúdica, que a los indies de cabeza gacha. Quedó muy claro con el tema con el que quisieron echar el cierre: el himno We are kids que abre su disco. Y claro, el bis quedaba así asegurado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios