Del 21 de junio al 12 de julio

El Festival de Música y Danza se rinde a Falla y Berlioz en su nueva edición

  • La Companía Nacional de Danza interpretará la coreografía original de 'El sombrero de tres picos' en el centenario de su estreno

  • El Ballet de Marta Graham, el director alemán Christoph Eschenbach, la pianista Maria Joäo Pires y la ópera 'Las bodas de Fígaro', entre lo más destacado

Foto de familia en la presentación de la nueva edición del Festival de Música y Danza. Foto de familia en la presentación de la nueva edición del Festival de Música y Danza.

Foto de familia en la presentación de la nueva edición del Festival de Música y Danza. / Carlos Gil

El sombrero de tres picos, ballet español por antonomasia, tiene su origen en Granada. Falla se dejó seducir por el folclore que habita en las calles empedradas de la ciudad para componer su música. El artista gaditano paseaba de vez en cuando por el Albaicín para inspirarse. En una ocasión, en compañía del coreógrafo Léonide Massine, llegó a pedirle a un guitarrista callejero que tocara 20 veces una melodía para trasladarla al ballet. 

La anécdota la ha contado esta tarde Pablo Heras-Casado, el director del Festival de Música y Danza, durante la presentación del programa que aúna tradición y vanguardia. La Compañía Nacional de Danza interpretará la coreografía original de El sombrero de tres picos*, un ballet que conecta la vanguardia del ballet ruso, Diaghilev y Picasso con la tradición española. La CND la llevará a escena el 6 de julio para celebrar los 100 años del estreno de la obra**. El homenaje al compositor francés Berlioz en el 150 aniversario de su muerte será otra de las patas de la programación.

La Compañía Nacional de Danza interpretará también 'Sonatas', de su director José Carlos Martínez. La Compañía Nacional de Danza interpretará también 'Sonatas', de su director José Carlos Martínez.

La Compañía Nacional de Danza interpretará también 'Sonatas', de su director José Carlos Martínez. / G. H.

"Quiero plasmar Granada, la Granada que se proyecta al mundo, ésa que es producto del cruce de culturas durante siglos. El festival debe de estar en Granada y ser de Granada. La tradición y la modernidad se fundirán en esta edición. Este año celebraremos el centenario del estreno de El sombrero de tres picos, uno de los hitos de la cultura española, que parte del folclore, de algo costumbrista", ha explicado Heras-Casado, al que le parece "un reto precioso y un honor" dirigir este festival.

El director musical del Teatro Real, Ivor Volton, conducirá a la OCG en la gala inaugural el 21 de junio. A su debut en el certamen cultural se sumará la actuación de la violonista Viktoria Mullova, una vieja conocida del Festival -actuó aquí en 2003-. "La orquesta siempre ha sido clave. Desempeña un papel importante e incuestionable en la ciudad. Es necesaria. Su actuación es una declaración de intenciones", ha reconocido el director granadino mientras sonreía.

La orquesta granadina abrirá la 68 edición del Festival con una obertura que se programa muy poco: Jeanne d'Arc, de un compositor desconocido, el alemán Ignaz Moscheles; el Concierto para violín y orquesta en re mayor de Beethoven; y la Sinfonía núm. 3 en la menor, llamada la Escocesa, de Mendelssohn.

Mujeres tras el pentagrama

La pianista portuguesa Maria Joao Pires. La pianista portuguesa Maria Joao Pires.

La pianista portuguesa Maria Joao Pires.

Una de las sorpresas de esta edición tendrá como protagonista a Maria João Pires. "La gran dama del piano", en palabras de Heras-Casado, dará el 23 de junio uno de los pocos recitales programados en su calendario este año. Su concierto en el Carlos V se centrará en Schumann, además de Haydn y Beethoven. La intérprete portuguesa ya anunció el verano pasado su deseo de retirarse de los grandes escenarios -lleva desde los cuatro años dando recitales-. Imperdible.

Pires forma parte del ciclo Mujeres tras el pentagrama, cuya piedra angular es el homenaje a Clara Schumann en el bicentenario de su nacimiento. El nuevo ciclo pondrá en valor el trabajo de la compositora alemana, una de las grandes concertistas europeas del siglo XIX y persona clave en la difusión de la obra de Robert Schumann, su marido, a través de recitales de piano y música de cámara de espíritu romántico.

Un apartado flamenco explosivo

Eva Yerbabuena, en uno de sus últimos montajes. Eva Yerbabuena, en uno de sus últimos montajes.

Eva Yerbabuena, en uno de sus últimos montajes. / Juan Tomas

En el apartado flamenco, brilla con luz propia Eva Yerbabuena, que hace poco recibió la Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes de manos de los Reyes. La bailaora granadina llevará sus Cuentos de azúcar, donde fusiona el flamenco y la música popular de la isla de Amami, al Teatro del Generalife el 25 de junio. Le seguirá Olga Pericet y su montaje Un cuerpo infinito el 4 de julio, además de los recitales del guitarrista Dani de Morón (el 27 de junio) y El Cabrero (el 10 de julio).

Este año, ha apuntado el director del Festival, querían seguir la misma estela de Jorge Drexler y Rocío Márquez, cuya actuación en el pasado certamen fue "inolvidable". La cantante Silvia Pérez Cruz actuará junto al contrabajista Javier Colina -su disco De cerca es una genialidad- y el pianista Marco Mezquida el 3 de julio en el Palacio de Carlos V. El recital, un encargo del Festival, tendrá como eje Granada como puente entre la voz y la guitarra.

El Palacio de Carlos V acogerá en exclusiva una puesta en escena (semiescenificada) de Le nozze di Figaro, obra fundamental del repertorio operístico, en una versión muy personal del prestigioso director René Jacobs con la Freiburger Barockorchester -formación que utiliza instrumentos de época- y con toda clase de efectos que sorprenderán al espectador con un elenco de excepción en el reparto y el coro, el de la OCG, y contará además para la creación escénica con una idea y concepto únicos para el Festival en la propuesta artística y visual de Frederic Amat.

La Martha Graham Dance Company presentará La consagración de la primavera, montaje de estética contemporánea, que volverá a subir al escenario 33 años después de su estreno español en el Festival, con el mismo espíritu revolucionario con que lo hiciera su creador, Stravinsky. El Ballet del Teatro Mariinsky propondrá una residencia de dos sesiones de creación actual atesoradas en su rico repertorio: el ballet completo de Las cuatro estaciones, con música de Max Richter (sobre original de Vivaldi); y otras piezas de coreógrafos del siglo XX que reinterpretan el ballet romántico sobre música de Chopin y Liszt. Y por último a escena: Giselle, obra cumbre del Romanticismo, a cargo del Ballet du Capitole de Toulouse.

Un Festival universal y abierto a su tiempo no puede dejar pasar el talento más novel. El ciclo Maestros del futuro indagará en la relación del matrimonio Schumann con Brahms, el dúo belga que forman la violinista Jolente De Maeyer, y el pianista Nikolaas Kende. El joven pianista ucraniano Dmytro Chone, ganador del Concurso Internacional de Piano Santander Paloma O'Shea 2018, será la segunda apuesta de este ciclo al que también está convocado el trompetista manchego Manuel Blanco.

¿A qué orquestas podrán ver?

En un salto directamente hasta la jornada de clausura, los atriles de esa velada serán para la Mahler Chamber Orchestra en su primera visita al Festival. Bajo la dirección de Pablo Heras-Casado ofrecerán un vibrante programa que incluye el estreno absoluto del Alhambra concerto para violín y orquesta del compositor húngaro Peter Eötvös (obra encargo del Festival para esta edición conjuntamente con Filarmónica de Berlín, la Orquesta de París y la BBC Proms) y que protagonizará en el puesto de solista la gran violinista alemana Isabelle Faust.

Eschenbach, en una foto de archivo. Eschenbach, en una foto de archivo.

Eschenbach, en una foto de archivo. / Jonas Holthaus

Muchos celebrarán la vuelta de la Orchestre de Paris con dos extraordinarios conciertos de música programática de Mahler y Stravinsky en torno a Berlioz en el 150 aniversario de su muerte. El primero de ellos será dirigido por Pablo Heras-Casado; junto a él, la gran voz del reconocidísimo barítono estadounidense y gran mahleriano, Thomas Hampson, que deleitará al público de esa noche con una selección de canciones de Des Knaben Wunderhorn. La segunda de las citas será para la gran batuta del maestro Christoph Eschenbach, quien también repite en el Festival, y con él la mezzosoprano francesa Stéphanie d’Oustrac, sobrina nieta de Poulenc, en la hermosa cantata lírico-trágica La muerte de Cleopatra, de Berlioz.

*El programa incluirá también Sonatas del director de la CND, José Carlos Martínez, y Por vos muero de Nacho Duato.

**El año pasado, el centenario de la muerte de Debussy protagonizó el año pasado gran parte del programa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios