Actual

Elphomega, el rapero heterodoxo, en El Tren

  • Este activista dispuesto a nadar contracorriente siempre, ha despotricado contra los tópicos del género

En un género tan pautado y generalmente tan excluyente como el hip hop, es de agradecer que aparezcan voces personales y discrepantes con la ortodoxia que constriñe y limita la mayor parte de las propuestas que llegan a nuestros oídos. Y en el caso de Elphomega esa disidencia le ha hecho entablar enconadas disputas con otros colegas de micro, batallas dialécticas que no pueden sino enriquecer un panorama sobrado de lugares comunes y necesitado de argumentaciones. En ellas Sergio Albarracín, alias Elphomega, se mueve con comodidad gracias a unas referencias heterodoxas y a una actitud antidogmática que ha marcado su trayectoria. Este activista siempre dispuesto a nadar contracorriente ha mostrado su afición a los cómics, a la serie b y a la cultura pop en general, y ha despotricado contra los tópicos mil veces repetidos en el género, desde el cansino egotrip de muchos otros rappers hasta la verborrea demagógica de vacua denuncia social pasando por el exhibicionismo fatuo de joyería de ancho calibre al que tantos se entregan. Actitudes todas estas que son fruto del mimetismo acrítico que suele imperar en el rap hispano respecto a la corriente dominante del hip hop norteamericano.

En esta discusión el malagueño se ha mostrado siempre firme y seguro, y hasta se ha atrevido a declarar acabada, caduca y aburrida la escena actual del hip hop en España, toda una audacia y un ejercicio de valentía de un mc que no tiene miedo de renovar las temáticas y admitir que pretende llegar con sus rimas a un público que no esté necesariamente interesado en el rap. Con el concierto de esta noche, a partir de las nueve en la sala El Tren, y tras la actuación como teloneros de 9 Milímetros, Elphomega cierra una gira en la que ha pretendido dar un repaso a más de diez años de carrera discográfica (que son casi veinte desde que siendo muy joven ya anduviera a la sombra de Nazión Sur), rescatando algunos de sus temas más emblemáticos (One Man Army, Pimpinella, Summer Breeze…) de sus antiguos discos -Homogeddon (Zona Bruta, 2005), El Testimonio Libra" (Zona Bruta, 2007) o Phantom Pop (BOA Music, 2011)- para alternarlos con los últimos que ha entregado a través de la red y los de su reciente Catarata, el álbum autoeditado a primeros de año y que firma a medias con el guitarrista de Standstill, Piti Elvira, en la que es la última muestra de su eclecticismo.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios