Actual

Eugenio Martín, un hombre de cine

  • El cineasta granadino fue anoche el protagonista de la gala inaugural de Retroback

No parece un hombre de cine. Al menos, el típico que se pavonea con arrogancia por los festivales. Eugenio Martín es "increíblemente modesto, dulce y discreto". Ayer recibió un homenaje en la gala de inauguración del Festival Internacional de Cine Clásico de Granada, Retroback, por los muchos años que lleva dedicado a este mundo y por su especial vinculación con Granada. En el escenario, el director granadino afirmó que el homenaje le venía un poco grande. Con su sencillez, demostró que se equivocaba.

Creador de dos películas de culto a escala mundial, Pánico en el Transiberiano y El Precio de un hombre, el director recogió ayer en el Teatro Isabel la Católica una estatuilla de bronce del escultor Juan Antonio Corredor, que le entregó la presidenta de la Sociedad Estatal de Conmemoraciones Culturales, Soledad López. Tras los agradecimientos, Martín recordó sus inicios, cuando fundó el primer cineclub de la ciudad junto a Elena Martín Vivaldi o José Martín Recuerda. "Este premio", dijo, "es un premio para los recuerdos y la nostalgia".

Prolífico e independiente, Eugenio Martín no ha cambiado desde sus comienzos. El historiador de cine Carlos Aguilar destaca precisamente su personalidad. "De todos los directores que conozco, él es uno de los pocos absolutamente humildes". Se vio anoche durante el homenaje.

"Perfectamente lúcido a pesar de su avanzada edad" (nació en 1925), como explica el crítico de cine y autor de un libro sobre su figura, la vinculación de Martín con el sector audiovisual comenzó hace ya cincuenta años. Sus conexiones culturales con Granada son enormes: creó el primer cineclub de la ciudad -gracias a la ayuda del propietario del Aliatar, Rafael Casado y a las tertulias literarias que compartía con Martín Recuerda o Gregorio Salvador-, se puso por primera vez detrás de la cámara con el documental de arte Viaje romántico a Granada (1954) -basado en los grabados que los viajeros del XIX hicieron de la Alhambra-, trabajó como ayudante en la película Simbad y la princesa (1958), rodada parcialmente en el monumento nazarí y la provincia, y organizó aquí la que sería su primera película, Despedida de soltero (1961).

Con motivo del homenaje que le brinda el festival de cine Retroback, Aguilar y la escritora Anita Haas presentarán el próximo miércoles Eugenio Martín. Un autor para todos los géneros, que recoge por primera vez la biografía y filmografía del realizador junto con una extensa entrevista.

"Él siempre quiso hacer cine de autor", cuenta Aguilar, "y el fracaso comercial de su primera película le abocó a abordar los géneros. Es muy interesante porque siempre que ha hecho una película de género no ha sacrificado en ningún momento esa vocación de autoría". La obra dedicada al granadino iniciará la colección de publicaciones que pretende sacar a la luz el festival de cine con lo mejor del patrimonio clásico del país.

La evolución del cineasta ha sido siempre una evolución coherente con la industria pero al mismo tiempo muy personal, "porque siempre daba su toque", siendo capaz de rodar el increíble spaghetti western El precio de un hombre (1966), la película de terror más importante del país, Pánico en el Transiberiano (1972) o la comedia La sal de la vida (1996), su último trabajo con la que Eugenio Martín no quedó demasiado satisfecho.

Como destaca Aguilar, el director granadino "se fue acomodando a los géneros que estaban en boga y se convirtió en uno de los profesionales más solicitados y cotizados. Cuando finalizó la política de géneros en el cine español, comenzó a trabajar en televisión para las series con ánimo cultural que se hacían entonces".

El festival rescata de su extensa producción Una vela para el diablo(1973). Una obra que se podrá ver por primera vez completa ya que en su día fue censurada y que Retroback ha restaurado en un proceso arduo, puesto que los negativos de la película estaban muy dañados. "Es una película muy interesante, muy bestia, por lo insólito de realizar una película de este tipo en la España de esa época".

La cinta cuenta un caso de fantatismo religioso en un pueblecito andaluz donde la dueña de una pensión, harta de las costumbres inmorales de los turistas que se hospedan en ella, dedice asesinarlos. Se podrá ver hoy a las 20.00 horas en la sala 9 de Cinema 2000. Retroback 'regala' a los cinéfilos muchas de los títulos de Martín. Se podrán ver Viaje romántico a Granada, Despedida de soltero, El precio de un hombre o Pánico en el Transiberiano, obras de referencia para conocer al cineasta que comenzó a sentir la magia del cine en Granada.

La presidenta de la SECC, la granadina Soledad López, destacó antes de entregar el premio a Eugenio Martín, la importancia de un festival como éste en el panorama andaluz y la proyección del Retroback en el futuro.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios