Exposiciones

Andalucía artística: pequeña guía para no perderse

  • Málaga, Cádiz y Sevilla permiten confeccionar un interesante recorrido expositivo por algunas de las muestras más significativas que pueden visitarse en estos días

El banquero Francisco González, obra de Hernán Cortes. El banquero Francisco González, obra de Hernán Cortes.

El banquero Francisco González, obra de Hernán Cortes. / B. P.

No es, ni mucho menos, un desacierto realizar de vez en cuando un recorrido por las grandes exposiciones que tienen lugar, en estos momentos, por las salas de nuestro entorno. Ya hemos comentado y lo iremos haciendo en sucesivos lunes las muy buenas proposiciones que actualmente están programadas en los espacios expositivos de Granada -Antonio Montalvo (Palacio de los Condes de Gabia), Carlos León (Centro José Guerrero), Julio Juste (Crucero Bajo del Hospital Real), Titi Pedroche (Espacio Santiago Collado), Vanessa Cintas (Facultad de Bellas Artes) y Asunción Jódar (Sala La Capilla del Hospital Real)-. Vamos hoy a realizar un periplo por las importantes muestras que ocupan las más significativas salas y galerías andaluzas.

Comencemos por la todopoderosa Málaga donde, como es habitual, lo bueno abunda y la excelsa realidad de lo mejor del arte está muy presente.

En el CACMálaga, está terminando una gran exposición del cordobés Miguel Gómez Losada que dará paso a un felicísimo encuentro con la obra del jerezano José María Báez.

Gómez Losada nos ha inundado de paisajes intimistas poblados por unos personajes absortos en sus memorias particulares. Son obras que nos sitúan en una pintura atemporal, de sentimiento, con los elementos gozosos de una representación ajena a planteamientos que no sean los propios de una realidad intencionada, que el autor quiere transmitir con un sabio sello de bellas connotaciones románticas.

El Museo Picasso cambió el universo Warhol por una ambiciosa exposición, El sur de Picasso. Referencias andaluzas, en la que la gran Historia del Arte presenta muchos de los postulados que convergen en el amplio patrimonio referencial que sustenta la obra del malagueño.

Un vasto recorrido que empieza por la escultura íbera, que se detiene en la Antigüedad clásica, que se recrea en los grandes maestros de la gran pintura de los años dorados de nuestro sin par Barroco, que avanza impenitente hasta los extremos representativos de Goya y que terminan con un ramillete de importantes artistas coetáneos a Picasso, entre los que destacan Ismael Gómez de la Serna, María Blanchard, Manuel Ángeles Ortiz o Juan Gris. Todo un compendio artístico que sirvió para generar el pasional mundo picassiano, conformado desde una unidad cultural desarrollada desde un crisol de infinitas realidades.

No se puede abandonar la capital de la Costa del Sol sin acudir a la vieja Tabacalera donde se encuentran los espacios que acogen a las obras provenientes de las Colecciones Rusas. José María Luna, su director, ha conformado para estos meses finales del actual curso, nada menos, que una exposición con la obra de uno de los más grandes referentes vanguardistas, Kazimir Malevich. El pintor ruso puso, en los primeros años del anterior siglo, las bases de unos modos abstractos que serían fundamentales para la expansión del arte abstracto en su más amplio sentido. Con esta exposición el espectador se introduce en los reduccionismos geométricos del "suprematismo", un arte abstracto esencial desde el que se buscaba una manera diferente de percepción. Síntesis que, tiempo más tarde, ya con la Revolución Rusa marcando destinos, se transformaría en el "supronaturalismo", un espacio pictórico por el cual, sin dejar la primitiva esencia, representaría personajes básicos, casi etéreos y reducidos a los principios geométricos que inspiró el suprematismo. Esta exposición nos sirve para reencontrarnos con el espíritu de las vanguardias, germen y motor del arte contemporáneo.

La capital gaditana presenta todo un acontecimiento expositivo, una muestra que nos sitúa en los argumentos del retrato. Hernán Cortés, es un pintor nacido en Cádiz y que se ha convertido en uno de los retratistas más importantes de la actualidad. Sus trabajos sobre destacadas personalidades del mundo de la política, de la cultura, de la banca y de otros estamentos ciudadanos han hecho que su nombre sea una referencia para el conocimiento de la historia reciente de nuestro país.

Él ha dado un nuevo sentido artístico al retrato oficial, como lo demuestra los retratos de los ponentes de la Constitución de 1978, aquellos llamados "Padres de la Constitución" y que el Congreso de los Diputados utiliza como ideal marco en su actos oficiales. Hernán Cortés hace que en sus obras sobresalga la personalidad del retratado, presentando en cada uno de ellos sus rasgos más característicos, potenciadores de unas particularidades que el artista ha estudiado minuciosamente para trasladarlos a los soportes con una perfección pictórica que abruma por su dificilísima sencillez y por su aplastante rigurosidad formal. Su exposición en las salas del Centro Unicaja de Cádiz es uno de los hitos importantes en la programación artística andaluza del momento.

Aunque Sevilla, todavía, continúa inmersa en los fastos del año de Murillo -de nuevo se ha perdido un tiempo magnífico para dar una visión distinta de la obra del sevillano universal y no algo más de lo mismo-; en la ciudad hispalense se celebran algunas exposiciones que son de visita obligada.

Muy buena la muestra retrospectiva del pintor nacido en Antequera Alfonso Albacete en el CAAC. Se trata de una amplia exposición, comisariada por Mariano Navarro, que recoge la amplia visión artística de uno de los ejecutores más acertados y valientes de la gran pintura andaluza de la segunda mitad de la anterior centuria. Por las naves de la que fuera Cartuja de Santa María de la Cuevas de Sevilla se expanden los muchos momentos creativos de un artista que ha llevado la pintura por muchos buenos derroteros, siempre con sabios argumentos, llenos de expresionismo y profundo carácter plástico.

Tres exposiciones en tres de las pocas galerías que quedan en la ciudad, completan este recorrido por la Sevilla artística. En Rafael Ortiz, se presenta la obra de Luis Gordillo. Una muestra que nos reconcilia con el gran Gordillo de siempre, ese pintor superior, de lenguaje único e intransferible, alejado de las experimentaciones -para mí, de poco contenido- que últimamente poblaban sus trabajos. Un muestra donde nos reencontramos con un pintor de verdadera trascendencia y totalmente necesario en este panorama de tantas dudas.

En la galería Alarcón Criado, se nos ofrece una interesantísima exposición del colombiano José Alejandro Restrepo, una de la figuras principales del arte de América Latina. Las nuevas tecnologías nos adentran en la ilustración de una idea sobre la actualidad, los medios de comunicación, la sociedad, la religión, el poder y la imagen; argumentos que son planteados con toda su crudeza y sin manipulación alguna.

Por último, en la galería La Caja China, el artista Paco Pérez Valencia, nos hace partícipes de las muchas circunstancias a las que se enfrenta el propio autor; realidades a contracorriente que se transcriben en una obra poderosa, trascendente y llena de contundentes registros plásticos y estéticos.

Sirva este pequeño mapa artístico como guía expositiva por una Andalucía que, a pesar de todo, mantiene el tipo.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios