Falete | Cantante "El arte no es sexo, ni una inclinación sexual, ni ninguna denominación de origen"

  • El artista sevillano aterrizará el domingo en el Palacio de Congresos con 'En el corazón', su último espectáculo donde demuestra una gran versatilidad

  • En otoño publicará 'Prefiero ser así', un disco de versiones en la onda del primero donde rinde homenaje a los grandes de la canción  

Rafael Ojeda Rojas (Sevilla, 1978), alias Falete, en una imagen reciente. Rafael Ojeda Rojas (Sevilla, 1978), alias Falete, en una imagen reciente.

Rafael Ojeda Rojas (Sevilla, 1978), alias Falete, en una imagen reciente. / G. H.

Si Rafael Ojeda Rojas (Sevilla, 1978), alias Falete, fuera una canción seguramente sería A quién le importa de Alaska o Libre de Nino Bravo. No tiene pelos en la lengua y lo demuestra a lo largo de la entrevista, a pocos días de su actuación en el Palacio de Congresos. El cantante sevillano presentará el domingo En el corazón, su último espectáculo donde canta copla, baladas, boleros, rancheras, melódica y hasta flamenco. Le acompañará José Viñas, joven promesa del baile.

Apadrinado por Jesús Quintero, el artista irrumpió en el panorama musical en 2004 con una imagen rompedora y un registro vocal al alcance de muy pocos. Bambino, Lola Flores, Frank Sinatra, Chavela Vargas y Juan Gabriel están entre sus mayores influencias. En otoño publicará Prefiero ser así, un disco de versiones "en la onda del primero con una producción muy sencilla". En él, rinde homenaje a los grandes intérpretes de la mejor canción española y latinoamericana. 

-En su nuevo trabajo habrá versiones de Raphael y Serrat. ¿Su próximo álbum será un homenaje a las grandes voces de este país?

-Efectivamente, Habrá versiones de Raphael, Nino Bravo, Serrat y Juan Gabriel. Se titulará Prefiero ser así, una de las frases de una de las canciones de Raphael que versiono, Frente al espejo. Es un título que va mucho conmigo. Yo soy como soy, y me encanta.

-Han pasado siete años desde su último disco.

-Llevaba en mente más de un año. Esta Navidad me senté y me dije: "Tengo que grabar sí o sí". Lo grabé en dos tardes. Este disco se ha hecho en una 10 u 11 horas. Me da anti edad el estudio de producción (ríe). Estos artistas han estado presentes en mi casa. Son referentes de nuestra música. En mi casa siempre se ha oído mucha variedad. Mi padre era un hombre que le gustaba muchísima la música. No sólo escuchaba el género que hacía o el folclore típico nuestro. Me refiero a las sevillanas y la rumba. Mi padre es el culpable de que a mí la música me guste a ese nivel.

-También se atreve con todo tipo de géneros. ¿Se pone algún límite?

-Hasta el momento estoy satisfecho. Si me ofreciesen hacer otro estilo, antes de entregarlo al público, lo debería poner en práctica y que me gustase. Yo todo lo que hago me debe de gustar a mí antes que a nadie. Lo tengo comprobado.

-¿Se atrevería con un reguetón o una canción de trap?

-No, eso me da dolor de cabeza. ¿El trap? ¿Eso qué es? Música que no me gusta, la que acabas de nombrar. El reguetón es muy respetable, muy comercial, para bailar y para reír está genial, pero aquí estamos hablando de calidad.

-¿Qué opinión tiene de Rosalía?

-Me fascina. Es una artista muy valiente y canta como los ángeles. A mí flamenca no me parece, pero es una gran conocedora del flamenco porque ella se ha dedicado a estudiarlo. Cosa que no todo el mundo hace y eso es digno de admirar. Es una gran profesional. El tipo de música que hace, urbana, fusión, a mí personalmente me encanta. Ahí hay calidad, una voz, afinación perfecta. Su puesta en escena es fabulosa. Hacía falta una artistas así, que desempolvara lo añejo. Pero no lo llamemos flamenco. Es una artista donde hay que mirarse.

-Bambino está entre sus referentes. ¿Para cuando un trabajo de rumba?

-Este disco que he grabado lleva rumba y bulerías, es en la onda del primero, con una producción muy sencilla. Guitarra, percusión, piano y palmas. Va a sorprender. Llevo el América de Nino Bravo y la he grabado por bulerías.

-Ha roto esquemas en el mundo de la música, vistiendo e interpretando las canciones a su manera. ¿En el escenario da igual si se es mujer o hombre, lo importante es ser un buen intérprete?

-Totalmente. Yo siempre hago la siguiente comparación. No es igual un mueble de caoba que un mueble de madera aglomerada. Al de caoba le harás siempre lo que quieras. Es caoba. Al mueble de madera aglomerada si le cae agua empieza a abrirse. Si hay una humedad se abre más. Y si eres un maniático de la limpieza se va al carajo. Si tienes unos ideas tan firmes, le tienes respeto a tu profesión, crees en lo que haces y sigues ahí, algo hay que vale.

-¿Alguna vez ha sufrido discriminación por ser homosexual? ¿El circuito flamenco ya no tiene problemas en que la gente salga del armario?

-No, en la vida. Ni en la adolescencia. Hay personas que siguen siendo muy conservadoras, tradicionales, y es muy respetable siempre que esa persona trate con respeto a la otra. Si a lo más mínimo a mí se me hubiese faltado el respeto y se me hubiese dicho maricón de mala forma, yo doy un golpe de estado y formo una revolución grande. El flamenco siempre ha sido un mundo muy machista, de hombres...

-La pluma en un flamenco, sobre todo en la danza, se critica bastante.

-Antes, el hombre tenía que ser muy hombre bailando y que no se le viese nada de pluma porque te tachaban de maricón. Cada cual es como es. Si usted me está regalando arte, cállese. El arte no es sexo, no es una etiqueta, no es una inclinación sexual, no es ninguna denominación de origen. Yo nunca he sentido rechazo. Yo me he criado en una peña flamenca de Sevilla, Torres Macarena, y me he paseado por todas las peñas flamenca de este país, es decir, me he movido en un ambiente rancio, y se me ha tratado con respeto. Hace décadas, no podíamos expresarnos por una dictadura, la educación recibida o los complejos. Hoy afortunadamente vivimos una etapa muy distinta a la de entonces. Yo soy un privilegiado. Tuve una familia que me ha educado en el respeto y me han enseñado a ser valiente. Cuando expones como eres con mucha seguridad no te pueden mirar por encima del hombro.

-¿Se ha tenido que plantar con discográficas?

-Claro que sí. A mí ha habido discográficas que me han dicho: "¿Falete, te apetece hacer esto, grabar tal disco?". No, me apetece mandarte al carajo directamente. Si sabes como soy para que me cuentas esto. Si el no ya lo tienes (ríe). Yo soy de ideales muy fijos. Nada ni nadie me lo van a hacer cambiar. Y mucho menos el dinero. Al parné que le den con la maja y el almirez (ríe).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios