Actual

Fallece Antonio Cano Correa, uno de los grandes escultores contemporáneos

  • El centenario artista granadino creó, entre otros, el monumento a Alonso Cano

El escultor granadino Antonio Cano Correa, considerado uno de los grandes artistas contemporáneos de toda España, falleció ayer a los cien años. Medalla de Oro de la ciudad de Granada, el artista también desarrolló una importante labor como pintor y escritor. "Fue el gran senetista granadino", valoró ayer el catedrático de Historia del Arte Domingo Sánchez Mesa, quien lamentó la muerte del "una de las personalidades de mayor entidad del arte contemporáneo granadino".

Autor, entre otras, de la escultura de Alonso Cano que recibió como encargo del entonces alcalde Antonio Gallego Burín, el monumento a Alfonso X El Sabio en Sevilla, Monumento a San Isidro Labrador en Madrid, o del monumento a Juan Sebastián Elcano en Sevilla, Cano Correa evolucionó a lo largo de su vida, según prosiguió Sánchez Mesa, de una forma "ejemplar": "Cuando la escultura le exigió un mayor desgaste y un esfuerzo físico mayor del que podía soportar, comenzó a desarrollar su perfil como pintor, donde también mostró su gran capacidad de inventiva y libertad creadora".

El artista, que vivió gran parte de su vida en Sevilla, "siempre tuvo en Granada su mente, su imaginación y sus recuerdos". De hecho, y según recordó el catedrático, siempre tenía una gran fotografía con un paisaje de la Alhambra en un lugar destacado de su estudio. "El trabajo y la personalidad auténtica de Antonio Cano Correa quedan ya inscritos en la historia de oro de la ciudad del arte y de los olvidos", enfatizó Domingo Sánchez Mesa.

El también catedrático de Historia del Arte Ignacio Henares Cuéllar lamentó la pérdida de un "artista elegante" y de un "gran maestro de la escultura contemporánea" al que le unía una sincera amistad.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios