Actual

Fallece Irving Penn, uno de los grandes revolucionarios de la fotografía de moda

  • El artista, que trabajó para la revista 'Vogue', murió a los 92 años en Nueva York

El fotógrafo norteamericano Irving Penn, considerado como uno de los grandes del siglo XX por sus retratos de modelos y famosos, falleció este miércoles en Nueva York a los 92 años, según anunció su galerista. Penn, que se caracterizaba por un estilo minimalista y trabajó durante años para la revista de modas Vogue, falleció en Manhattan donde residía, indicó la galería Pace-MacGill, que expone sus obras.

Casado durante 42 años con la modelo Lisa Fonssagrives, Penn comenzó su carrera en la década de los 40 como fotógrafo de moda de Vogue y desde entonces ha retratado a múltiples personajes famosos, desde el escritor T. S. Elliot, hasta los pintores españoles Pablo Picasso, Joan Miró, y Salvador Dalí. Los retratos de Penn se caracterizaban por ser muy sencillos y elegantes sobre fondo blanco o gris. Además, entre otros muchos, caras tan conocidas como Arthur Miller, Tennessee Williams, Martha Graham, Igor Stravinsky, Marlene Dietrich, Woody Allen, Ingmar Bergman, o Janis Joplin posaron para Penn a lo largo de su prolífica carrera fotográfica, en la que destacan también las instantáneas en las que capturó la esencia cultural de Nueva York en la época de postguerra.

Durante su larga carrera profesional, Penn trabajó en las revistas de moda más prestigiosas de Estados Unidos y se hizo especialmente conocido, porque muchas de sus fotografías acabaron en prestigiosos museos y galerías de todo el mundo, e incluso han protagonizado selectas subastas.

Irving Penn, que vivía hasta ahora en Manhattan, nació en Plainfield, en el vecino estado de Nueva Jersey, en 1917, y tomó su primera fotografía en color para la portada de Vogue del 1 de octubre de 1943. Sus composiciones, según los expertos, contribuyeron de manera definitiva a la imagen de ese medio, además de imponer un estilo de fotografiar en estudio que creó escuela.

En 1947 empezó a fotografiar sentados y en espacios minimalistas a artistas como Dalí, una personalidad habituada a tener el control de su imagen. Un año después, Penn construyó en su estudio un pequeño espacio de paredes móviles que utilizaba para dar un ambiente más intimista a sus retratos en blanco y negro, y allí captó la personalidad de Truman Capote, Marcel Duchamp, o Georgia O'Keeffe.

Sus retratos de una década después muestran una evolución en su estilo, acercándose más al personaje para acentuar su personalidad, y a menudo fotografió en un plano corto, en el que todo el espacio se llena con un rostro.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios