OBITUARIO

Fallece Jesús Arias, un pionero de la escena musical granadina

  • Fue miembro de los seminales TNT, uno de los grupos introductores del movimiento 'punk' en España, y pieza fundamental del moderno rock granadino.

El músico y periodista Jesús Arias Solana falleció este martes a los 52 años de edad en su casa de Granada. A la hora de publicar esta crónica se desconocen las causas. Arias fue miembro de los seminales TNT, uno de los grupos introductores del movimiento punk en España, y pieza fundamental del moderno rock granadino. Apasionado y entusiasta cuando encontraba algo estimulante, con similar facilidad caía en la apatía y el desencanto cuando no obtenía la respuesta que esperaba o veía cómo la mediocridad se imponía a las ideas. Así pasaba de la vehemencia a la depresión porque para él no valían las medias tintas, sus apuestas eran siempre a la grande; todo o nada. Arias formó parte, junto a Ángel Doblas, José Antonio García y Joaquín Vílchez de la más recordada formación de TNT. Apenas habían echado a andar los 80 cuando la música estridente y transgresora del grupo supuso la primera manifestación del movimiento punk en Granada.

 

La contundencia de TNT se hizo legendaria muy rápidamente en la entonces incipiente escena granadina, y Jesús Arias, su tembloroso guitarrista, un peculiar pionero de la estética punk ataviado con su sempiterna gorra y sus tirantes, a imagen y semejanza de Alex DeLarge, el personaje que interpretaba Malcolm McDowell en La Naranja Mecánica. DeLarge frecuentaba el Korova Milk Bar mientras que Jesús subía cada tarde a Las Cuevas, aquellos míticos locales de ensayo de la Carretera de Murcia donde convivían los grupos de rock con los de pachanga. Con TNT abrió caminos que transitarían después muchos otros; y no todos positivos. Ellos fueron, por ejemplo, los primeros en ver como un concierto que debían ofrecer en la Plaza de las Pasiegas era prohibido por un Ayuntamiento temeroso ante esa nueva barbarie conocida como punk. También fue el primer grupo de la moderna escena local en obtener un contrato discográfico, en concreto con el entonces reciente sello DRO, Discos Radiactivos Organizados, que acababa de montar Servando Carballar, líder de Aviador Dro. Para DRO grabaron en 1982 el single Cucarachas/1984 (Euroshima) y, en la misma sesión, el tema Ratatatá el Tamborilero, incluido en el recopilatorio Navidades Radioactivas

 

Curiosamente, el que debía haber sido cantante en esas sesiones era José Antonio García, que cedido temporalmente a 091, ya nunca volvería a pertenecer a TNT hasta una reunión en 2008. El caso es que -por entonces todo se hacía de manera apresurada- el trío de músicos sin cantante que eran TNT por esos días, se vio de repente con las horas de estudio contratadas y sin vocalista, por lo que Arias se convirtió en el cantante sobrevenido del grupo y el que acabaría cantando todo el material grabado de la banda, excepción hecha de la primera maqueta. En 1983 llegaría la consolidación con Rimado de Ciudad, el disco firmado a medias con Magic sobre poemas de Luis García Montero, y con Manifiesto Guernika, su álbum de debut y, lamentablemente, su disco de despedida, pues en enero de 1984 el grupo anunciaba su disolución. La mili obligatoria de entonces lastró sus inicios, propiciando la marcha de García a 091, durante el servicio militar de Doblas, y acabó por terminar con sus anhelos, cuando en plena eclosión fue el batería, Vílchez, el que tuvo que atender a la patria. Por esa época, hubo un segundo en el que pasó delante de sus narices la posibilidad de ingresar, junto a José Antonio, en 091. Su intuición debió indicarle que no era ese su destino ni esa horma la de su zapato, porque Jesús sugirió a su hermano Antonio. 

 

TNT viviría posteriormente varios intentos más o menos infructuosos de reactivación, pero a Arias aún le quedaban gloriosos momentos por vivir en la escena granadina. Cuando Joe Strummer comenzó a frecuentar los bares de rock and roll de la ciudad -los dos o tres bares de rock que había- fue Jesús Arias el que con más entusiasmo y devoción le haría de cicerone. Y aunque el combativo líder de The Clash quedó para la historia asociado a 091 en los créditos del disco Más de Cien Lobos, seguro que cuando el Ayuntamiento granadino bautizó un rincón del Realejo con su nombre, fue Arias el que vivió aquello como un triunfo personal. Tras la aventura de TNT Jesús Arias, como alguno antes y bastantes después, quedó embrujado por el flamenco que se oía por el Albayzín. En los créditos de Omega (El Europeo, 1996), el totémico disco firmado por Enrique Morente y los Lagartija Nick de Antonio Arias, Jesús es mencionado en los agradecimientos, pero es uno de los ideólogos del proyecto.

 

Dedicó años de su vida al periodismo, ejerciendo en los desaparecidos Diario de Granada Granada 2000 y en El País y Granada Hoy. Aunque nunca terminó de romper el vínculo con la música, ni mucho menos. Hizo varios intentos de resucitar a TNT, algunos más longevos que otros, y acometió otros proyectos, cada uno más ambicioso que el anterior. En 2012 montó una banda nueva banda con Ángel Doblas y grabó Eclipse Parcial de Lunas. La llamó Quäsar y a la formación rock le sumó un cuarteto de cuerda, la voz de Estrella Morente, la del cantaor Jaime Heredia El Parrón y la guitarra flamenca de Pepe Maya. Con ellos propuso un viaje de punk sideral cuyos destellos son reflexión y poesía flamenca. Para él, las 12 canciones de Eclipse sólo eran el primer paso de un proyecto de 40… Poco después presentó Mater lux, una cantata para coro y cantaora flamenca de su autoría. Lo estrenó con Soleá Morente junto al coro Canticum Novum, y participaron Eric Jiménez, Juan Pinilla y Arturo Cid, entre otros. Ahora sabemos que ha sido el último ladrillo que Jesús Arias ha puesto en su muro, pero también que bullía música en su cabeza para otros cincuenta años.

Periodista con la música como bandera

Jesús Arias es música y es periodismo, de su ágil pluma salieron algunas de las mejores crónicas de la escena musical de la ciudad. Redactor cultural de larga trayectoria en medios tanto nacionales como locales, formó parte del nacimiento de Granada Hoy en el verano de 2003, cuando la ilusión de un nuevo proyecto llenaba la redacción de palabras y de ideas. Desarrolló su tarea de redactor durante los siguientes ocho años en la sección de Actual, en cuyas páginas recordó grandes momentos del rock nacional.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios