Artistas de Granada

Francisco J. Sánchez Montalbán, cuando lo bueno es sabio, justo y eterno

  • Como fotógrafo, Monti es artista total, heredero de la gran fotografía, aquella que retrataba la realidad sin afeites ni imposturas y que concedía especial sentido a la imagen

Francisco J. Sánchez Montalbán, cuando lo bueno es sabio, justo y eterno Francisco J. Sánchez Montalbán, cuando lo bueno es sabio, justo y eterno

Francisco J. Sánchez Montalbán, cuando lo bueno es sabio, justo y eterno

El del desarrollo artístico de la fotografía que, a lo largo de la historia ha dado autores de suma importancia, ha tenido en los últimos tiempos desenlaces que se deben considerar, al menos, como curiosos. A finales de la anterior centuria, su existencia se vio manifiestamente aumentada. De buenas a primeras, los santones que regían lo artístico tomaron la decisión de conceder el más alto estamento a la fotografía. Con demasiada gratuidad casi todo era susceptible de ser considerado obra artística con mayúsculas. Las galerías abrieron sus espacios, con escaso rigor selectivo, a cualquier leve ejercicio fotográfico. Todo parecía válido. Sin embargo, estaba claro que hubo mucha fotografía pero no mucha buena fotografía. Los fotógrafos fotógrafos acusaron tanto y tan pobre intrusismo. La calidad de los grandes se vio muy condicionada por tanta mediocre cantidad. Francisco J. Sánchez Montalbán, que era fotógrafo de condición, de naturaleza y de conciencia, fue de los artistas fotógrafos que no estaban allí de paso ni por mor de las modas ni por el capricho de los espurios intereses de algunos.

Francisco José Sánchez Montalbán es murciano de Cartagena. Se licenció y se doctoró en la Facultad de Bellas Artes de Granada, siendo, por tanto, artista salido de aquella trascendente factoría. Fue alumno y, con el tiempo, accedió a su prestigioso Claustro de Profesores para impartir clases en los Grados de Bellas Artes y Comunicación Audiovisual. Además, desde el año 2015, se encuentra dirigiendo sus destinos como decano de la Facultad, continuando la trascendente labor que en ella se viene realizando desde su inauguración, aportando al mundo del arte autores apasionados y artistas de absoluta proyección.

Desde 2015 se encuentra dirigiendo el destino de la Facultad de Bellas Artes como decano

Su historial como artista en ejercicio es amplio y cuenta con importantes comparecencias en salas de contrastado prestigio donde la fotografía es núcleo expositivo principal -entre otras, la Fundación Caja Rural de Granada, el Museo de la Universidad de Alicante, el Centro Andaluz de Documentación del Flamenco de Jerez, la Fundación Caja Murcia, el Palacio Molina de Cartagena, la Fundación Cante de las Minas de La Unión, el Centro de Estudios Lorquianos, la Fundación Niebla de Gerona, el Centro Cultural Ricardo Molina de Puente Genil, el Museo de la Ciudad de Madrid o la Madraza de Granada-. En el año 2010, la Real Academia de Bellas Artes Nuestra Señora de las Angustias le concedió la Medalla al Mérito de las Bellas Artes y es notabilísima su presencia como comisario de importantes exposiciones de fotografía y demás manifestaciones del arte contemporáneo. Aspectos todos que constatan la importancia artística de Francisco Sánchez Montalbán en el conjunto de una plástica a la que él concede especial dimensión desde su doble faceta de profesor y artista.

Retrato de Patricia Guerrero Retrato de Patricia Guerrero

Retrato de Patricia Guerrero / Francisco J.Sánchez Montalbán (Granada)

Como fotógrafo, Sánchez Montalbán es artista total; heredero de la gran fotografía, aquella que retrataba la realidad sin afeites ni imposturas y que concedía especial sentido a la imagen; una imagen bien tratada desde su origen, captada con la mirada incisiva del artista comprometido que sabe mirar. Su fotografía no ofrece duda, mantiene el espíritu tradicional de una obra sin tiempo ni edad; descubre a un fotógrafo de gran lucidez artística, poseedor del espíritu que le falta a la mayoría de los que, ahora, llegan apuntándose al carro de las modas y que poco tienen que ofrecer.

En la fotografía de Monti, los elementos representados desentrañan actitudes, describen realidades, abren mediatas situaciones de cada una de las formas, conceptos y personas protagonistas. En sus obras no hay lugar para los efectismos ni para los argumentos revestidos; todo es pureza, exactitud y verdad. En su fotografía se define, sin ambages, la más pura esencia de lo real, aquello y a aquellos que parten de un criterio justo, que manifiestan los perfectos encuadres de lo que la verdad ilustra.

En la fotografía de Monti, los elementos representados desentrañan actitudes

Su obra se nos ha presentado en acertadas series, sabiamente estructuradas en fondo y forma. A un especial contenido, con los esquemas de la realidad muy bien escogidos, el artista sabe dotarlos de un continente artístico lleno de intensidad plástica, de conscientes desarrollos formales y estrictos y justos desenlaces estéticos. Monti domina la escena representada, sabe manipular los entornos para que éstos desentrañen sus posiciones exactas, sus medidas justas y, además, que hagan partícipes de una suma belleza.

Es especialista en el retrato al que dota de una especialísima estructura artística que, cuando se trata del complejo universo del flamenco, sabe introducirnos en los intrincados ambientes que tal realidad descubre. Junto a la fuerza intrínseca del retratado, el fotógrafo extrae la esencia, la magia, lo eternamente velado que se presiente en las imágenes de los que protagonizan esa vieja y difícil especialidad.

La fotografía de Sánchez Montalbán acentúa el carácter de lo representado, jamás se detiene en lo superficial sino que se adentra en los intrincados espacios de lo oculto, de lo presentido y de lo menos inmediato.

Hoy que tantos acceden a ciertos estamentos con burdos planteamientos, echamos de menos sabios encuadres de supremos ejercicios artísticos. La fotografía de Francisco J. Sánchez Montalbán los tiene y nos sacude la visión de tanta mediocridad para hacernos ver que lo bueno es eterno, es justo y es sabio. Como decía Juan Ramón Jiménez: “Actual; es decir, clásico; es decir, eterno”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios