Enrique gato y david alonso. Directores de cine de animación

"Granada es espectacular: pongas donde pongas el ojo hay un paisaje precioso"

  • Las aventuras de 'Tadeo Jones 2: El secreto del rey Midas' vuelve a romper las taquillas con el regreso del famoso arqueólogo. Sus directores recorrieron la ciudad para promocionarla

David Alonso y Enrique Gato posando en una fotografía promocional de la película. David Alonso y Enrique Gato posando en una fotografía promocional de la película.

David Alonso y Enrique Gato posando en una fotografía promocional de la película. / G.H.

El pasado viernes se estrenó la segunda película sobre las aventuras del arqueólogo de animación más famoso de nuestro cine. Tadeo Jones vuelve más fuerte que nunca junto con sus amigos a la gran pantalla, y esta vez aterriza en Granada. Detrás de este proyecto hay dos ágiles mentes creativas que demuestran no tener miedo a repetir fórmula, sus directores, Enrique Gato y David Alonso.

-¿Por qué la segunda parte de Tadeo Jones está ambientada en la ciudad de Granada?

-(Enrique): Hay muchos motivos. El primero es que teníamos un especial interés en pasar por España. Habíamos pensado que en una película que se desarrolla íntegramente desde aquí, se merecía que tuviera alguna localización alojada en nuestro país. Y cuando nos pusimos a buscar qué lugares eran los idóneos para la película, investigamos la historia de Midas y descubrimos que la cultura frigia había tenido asentamientos en el sur de España. Nos agarramos a eso para crear una versión de la leyenda que tuviera un tipo de sentido histórico, sin ningún rigor lógicamente. Digamos que con esos elementos creamos nuestra propia versión de la leyenda e hicimos que uno de los discos que le concedían el poder de convertir las cosas en oro estuviera enterrado debajo de la Alhambra.

-David, como artista layout y como director ahora, tuvo que suponer todo un reto para usted recrear los escenarios.

-(David): Sí que dediqué bastante tiempo a escoger sitios de Granada que fueran interesantes a nivel de encuadre, que dieran juego a la acción y a la coreografía de las escenas. Dedicamos mucho tiempo a investigar la ciudad y cuáles eran los lugares interesantes. La verdad es que en esto nos ayudó mucho que varios de los artistas del equipo fueran granadinos, nos metían por recovecos que nosotros no conocíamos de la ciudad. Y usar también mucho Google Maps nos ayudó, que es algo que ya hemos dicho en todas las entrevistas (risas). Te permite meterte en al Albaicín e imaginarte la escena, cómo podría ser una persecución por allí, por esas callejuelas. Y desde el layout de la peli, este ha sido un proceso de investigación bastante interesante. Granada es espectacular, pongas donde pongas el ojo, siempre hay un paisaje precioso.

-La primera vez que adaptaron el personaje de Tadeo a un largometraje necesitaron 4 años, pero para la segunda han necesitado sólo 22 meses ¿Esto se debe a su experiencia en la producción de más largometrajes? ¿Se coge un ritmo distinto después de ese trabajo?

-(E): Bueno, realmente el periodo total de realización de la película habrán sido casi tres años. Los 22 meses son el tiempo desde que se coge el guion, y el equipo se pone a trabajar para hacer la parte visual de la película. Sí, es bastante de récord. En ello influyen muchas cosas: ya conocíamos a los personajes y el equipo lo conoce todo muy bien. No es como partir completamente de cero que tienes que ponerles patas a muchas cosas. Si vas descubriendo el camino seguro, haces más en el momento de la ejecución.

-(D): Yo no estuve en los cortos, pero estuve desde la primera película de Tadeo Jones, y he visto una evolución enorme dentro de la empresa y dentro de los procesos, como el acabado de las películas. Eso se nota muchísimo. Enrique es una persona que siempre se exige más, que no se conforma con los resultados y que en cada película no da por sentado nada. De hecho, lo primero que hacemos antes de empezar una película es juntarnos todos los departamentos para hablar de qué cosas se podrían mejorar. Eso al final creo que se nota. Es algo que repercute en los resultados de la película. Siempre nos exigimos que cada nuevo título sea mejor que la anterior.

-La primera parte de Tadeo Jones les abrió las puertas a grandes producciones de animación como Atrapa la bandera o Planet 51, inversiones de una envergadura que antes no se planteaban en la animación española. ¿Consideran que de alguna forma Tadeo Jones sentó bases en la industria del país? ¿Ha evitado la fuga de talentos?

-(E): Digamos que lo que pasó con Tadeo Jones es algo que siempre suele hacer falta para un sector. El sector de la animación en España ya había ido creciendo poquito a poco con producciones anteriores, pero digamos que faltaba un emulsivo como Tadeo para que la gente se empezara a creer que esto podía ser de verdad. Yo creo que de alguna manera lo que vino a hacer Tadeo Jones, en la primera parte, fue ganarse la confianza en los equipos de producción e inversión. Tadeo consiguió darle credibilidad a esa parte financiera. Tendrá mucha culpa de lo que pase en los siguientes años, pero ahora ya se empieza a necesitar que haya muchas películas que funcionen. Afortunadamente yo creo que lo que podemos decir es que en estos años se van a ver muchos grandes largometrajes de animación que se han desarrollado íntegramente en España. Van a ser muy solventes y seguro que van a empujar toda esta industria.

-(D): Yo creo que ha ayudado muchísimo. Ha sentado un precedente. Es curioso que durante la producción de Tadeo 2 hemos tenido problemas para encontrar animadores, que es uno de los departamentos que requiere más personal, porque coincidió que estábamos trabajando tres producciones grandes a la vez y además estábamos todos en el mismo punto de producción, casi acabando. Y fue complicado encontrar gente porque estábamos todos a la vez en plena vorágine en nuestras películas. Lo que nos falta es continuidad. Todavía tenemos parones muy largos entre proyecto y proyecto. No podemos permitirnos tener un equipo estable y se tienen que ir a otros estudios. Y a falta de esa oportunidad aquí, no les queda más remedio que salir fuera.

-Enrique, hablando de la industria, ¿qué opina del concepto de animador en España?, ya que en muchas industrias como la de Estados Unidos o Inglaterra, obedece a un perfil mucho más específico mientras que aquí, el animador es una suerte de modelador 3D, experto en texturizado, iluminación, etc. ¿Es una señal de precariedad laboral o por el contrario es un plus el que sepa manejarse en tantos ámbitos distintos?

-(E): Esto es algo que ha sucedido históricamente pero que hace mucho tiempo que empezó a cambiar. Realmente no es sólo una cuestión de profesionalización. Lo que más influye para que una persona tenga que saber de más o menos disciplinas es el tamaño del estudio. Nosotros cuando hacíamos los cortometrajes, las seis personas que participábamos en ellos, teníamos que saber de todo. Pero a poco a poco, según hemos ido creciendo, ha sucedido todo lo contrario: hemos ido dividiendo más las áreas y los departamentos para contratar a gente que es especialista en una sola cosa. Nos vamos profesionalizando en ese sentido, conforme nos hacemos cada vez más grandes. Y cuando tienes un equipo de 300 personas alrededor, necesitas que se focalicen en ideas muy específicas. Independientemente de eso, sí que es verdad que históricamente en España, ha habido muchas más personas con un perfil multidisciplinar. Eso es algo que nos consideran mucho fuera, quizás porque siempre hemos estado acostumbrados un poco a apañárnoslas con pocos medios. En el extranjero, sobre todo, Estados Unidos e Inglaterra, contratan muchos perfiles españoles porque no son capaces de cubrir ese tipo de puestos multidisciplinares, que en algunas ocasiones sí que son necesarios.

-Tadeo Jones ya les ha valido un par de Goyas y viendo la acogida del público, que ha sido espectacular, ¿esperan repetir este éxito?

-(E):Lo de los Goya nunca se sabe. Si cae, siempre es bienvenido porque es el reconocimiento de tu propia industria, tu propio sector, y ojalá Tadeo 2, tenga las mismas nominaciones que tuvo tuvo Tadeo 1, no sólo a película de animación sino también a otras categorías a las que históricamente la animación nunca ha entrado y siempre ha sido marginada. Ojalá consigamos que Tadeo Jones rompa esa barrera de nuevo, y ya no es que se lo lleve, sino que como mínimo se lleve alguna nominación fuera de las categorías habituales. Si llega o no llega, esto es una lotería y es mucho más complicado.

-Ambos empezaron en estudios de videojuegos realizando cinemáticas, ¿piensan que en la actualidad es mucho más fácil abrirse un hueco en esta industria de los videojuegos que en la cinematográfica?

-(E):Yo diría que a día de hoy tienen casi las mismas posibilidades. Aunque también digo una cosa: el mundo del videojuego ha evolucionado de una forma espectacular, y es cierto que hay muchísimos estudios muy pequeñitos de tres o cuatro personas, en los que a lo mejor tienes una posibilidad de arrancar y eso es algo que en el cine no sucede. Hay muy pocos estudios pequeños que se dediquen a hacer series de televisión y cosas así. Es complicado a día de hoy decir si hay más oportunidades en un lado que en otro, pero eso es bueno. Cuando nosotros empezamos prácticamente solo existía el mundo del videojuego. Por eso la mayoría de los que nos dedicamos a esto empezamos ahí.

-(D):Es un hecho que la industria del videojuego genera más beneficios que la industria del cine y de la música juntos. Es una barbaridad de dinero lo que mueve y la cantidad y calidad de proyectos que hay ahora seguramente sobrepase la del cine. También es verdad que, a día de hoy, casi todas las grandes producciones tienen un volumen de planos que requieren de efectos especiales enormes, películas como El Planeta de los simios, que prácticamente lo requiere al cien por cien. Eso requiere un volumen de animadores y trabajadores en la industria de la animación y los efectos especiales enormes. A mi cuando me pregunta gente que está empezando, sí que es verdad que a veces les oriento en esa dirección, porque hay muchas oportunidades. Que aunque en España no haya estudios tan grandes como los pueda haber en Londres, sí que están ahí. Y está bien también tener esa posibilidad, tener esa otra rama de la que poder colgarte si no encuentras trabajo.

-Esta pregunta va dedicada a los amantes de la animación que quieran dedicarse profesionalmente a ella. Además de un demoreel y trabajar y trabajar y más trabajar, ¿pueden dar algún consejo para que este trabajo tenga una mejor visualización en un entorno profesional? ¿En qué se fijan estudios de animación como El Ranchito o Lightbox a la hora de seleccionar un perfil de animador?

-(E): Bueno hay muchos portales dedicados a la animación. Y todos los trabajos que por cualquier motivo se publican ahí y acaban llamando un poco la atención, acaban moviéndose y llegando a las personas que se encargan de la contratación en el estudio. Es una cuestión de moverse y darse todas las vueltas por los estudios, no sólo por Internet, para saber qué posibilidades de contratación hay en cada momento. Y asegurarse de no estar parado nunca. Desde luego, encerrado entre cuatro paredes sin hacer nada es muy complicado conseguir acceder a estudios o a cualquier sitio.

-(D): Creo que es importante demostrar un criterio artístico. A veces ves una reel y ya solo por la manera en que está montada, la música que se ha elegido, el ritmo que tiene o el orden en que has elegido los planos, puede demostrar una falta de criterio artístico o de estar un poco verde, para alguien que esté viendo tu reel y no sepa absolutamente nada de ti. Eso para mí es importante. Y una vez ganada esa primera batalla de que alguien se fije en tu ella, todas las cualidades humanas como trabajar en equipo. Siendo una industria pequeña en la que al final todos nos conocemos, un trabajador que es excepcional, al final por el propio boca a boca encuentra trabajo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios