Poetas Emergentes

"Hoy se publica mucha más poesía"

  • El poeta granadino y emergido Juan Peregrina observa, anota y versifica al cosmos de los sentimientos poéticos como un búho en lo alto de su olivo de la editorial Nazarí

Juan Peregrina posa en una sesión fotográfica. Juan Peregrina posa en una sesión fotográfica.

Juan Peregrina posa en una sesión fotográfica.

Filólogo por nuestra universidad y poeta inquieto como un twister en Carolina del Sur, el poeta Juan Peregrina (Granada, 1978) dejó de ser emergente para pasar a emergido gracias a sus publicaciones donde persiste como un genio atrapado en la lámpara del tiempo urdiendo sentimientos que escapan al estrés de los demás mortales. Minucioso como una miniatura persa, Juan Peregrina, se adentró bien temprano en los referentes poéticos de Leopoldo María Panero, uno de los poetas españoles más enigmáticos e indescifrables de una familia del régimen franquista donde supo expresar el mestizaje emocional y desestructurado de la misma. Este espíritu donde lengua española, creatividad andaluza y cerebro preparado para advertir las claves del sentimiento lanzaron a Juan Peregrina a versificar dentro de su paradigma emocional donde ha editado libros como A deshoras, Soledad amante destino, Estigma y artificio o Libro carmesí de las XXI cantatas sacrílegas, este último en una edición limitada y casi accesible solo para agudos lectores de poesía.

Su trayectoria ha hecho de Peregrina un piadoso referente y solidario poeta en los recitales intermitentes que fuera del paraguas institucional proliferan libres e itinerante por los espacios poéticos que aún Granada sostiene. Y eso sin dejar de participar en publicaciones colectivas, antologías, revistas y publicaciones donde el escritor colabora y aparece aportando la experiencia de su senda, un camino donde la madurez desde que emergió la va construyendo hacia un futuro de poeta sensible a los demás poetas que suele terminar con el reconocimiento de todos. Peregrina va poniendo en su escalera hacia la creatividad poética nuevos alicientes contemporáneos que encienden la lumbre del fuego para que éste ya no sea fatuo… Sino todo lo contrario. Por eso su actualidad poética a mitad de camino entre el que emergió y el que se aproxima a una mayor dimensión de su obra nos responde como el autor de en medio que va subiendo poco a poco los peldaños de su escalera sentimental, emocional y telúrica de la Granada de su tiempo.

"Votaría primero por enseñar mejor a Lorca, por leerlo mejor y por desenterrar a ciertos bates granadinos"

-¿Qué ha encontrado en el sendero de la poesía?

-Lo más importante han sido algunas personas que me han ayudado tanto a vivir como a escribir.

-¿Se hacen las suecas las instituciones granadinas cuando no editan a los poetas de ahora?

-Pues sí, siendo esta una constante que vivimos en los últimos 20 años que sea yo consciente.

-¿Qué poetas recomienda a los neófitos en su arte?

-Leer los clásicos para empezar y de entre los poetas granadinos como mejores de su cuerda a Javier Egea, por ejemplo.

-Lorca, la leyenda. ¿Ha sentido alguna vez de cerca su herencia?

-Sobre todo cuando lo leo. Al poeta granadino hay que leerlo más y reivindicarlo menos si no se ha leído. Eso creo yo.

-¿Qué le dice la poesía nazarí en las paredes de la Alhambra?

-Me dice toda la historia que hay detrás de sus versos y la suerte que tenemos por disponer de una tradición poética tan rica.

-Díganos un poeta granadino con quién se identifique y no esté muerto.

-(Se queda pensando)… Narceo Antino.

-¿Y otro al que le gusten sus versos y esté vivito y coleando?

-Juan Carlos Friebe, Narceo Antino, Fernando Soriano o Juanjo Castro.

-¿Cree que se agita en Granada una generación joven de poetas?

-Creemos estar viéndolo durante los últimos 25 años. Creo que sí como sucede siempre cada 25 o 30 años donde surgen poetas nuevos aunque hoy se publica mucho más.

-¿Entre un soneto y un alejandrino, con cual se queda?

-Con un soneto de alejandrinos (sonriendo vivamente).

-Por las redes sociales viaja una poesía un poco pseudo... ¿Lo advierte?

-Por supuesto y todos los días. Pseudo, pseudo y porque usted me lo describe muy elegante, pero ni tan siquiera es pseudo y mucho menos poesía.

-¿Qué parecen lo sonetos del poeta granadino Salvador Pérez Dueñas?

-En su momento lo pude hablar con él y algunos están muy elaborados y otros, como él dice en su famoso libro recientemente publicado, tendría que haberme echado un poquito de cuentas.

-¿De qué le vale a Granada ser Capital Literaria Unesco aparte de servir como una pegatina?

-Pues como usted me pregunta nos sirve para reivindicar a cierta gente. Yo votaría primero por enseñar mejor a Lorca, por leerlo mejor y también desenterrar a ciertos bates granadinos que se nos han quedado ahí en la nada porque existen tres o cuatro que pesan demasiado.

-¿Porqué cree que del Ayuntamiento tiene una antología de expedientes urbanísticos en los juzgados y sin embargo no ha editado una antología de poetas granadinos de ahora?

-Habría que preguntárselo a la institución. Supongo que la respuesta es la de siempre, la de todas las décadas. Se preocupan más por la cultura del relumbrón que de la verdadera poesía que se enclava en la literatura granadina de ahora.

-¿Si no sirve el papel cultural de las instituciones públicas, es que ya también está privatizada la poesía?

-Bueno, gran pregunta. Privatizar ciertas herramientas o disciplinas poéticas creo que en algunas ocasiones pueden beneficiar a las personas que se aburrieron de lo público, quizá por reiterativo, aprendiendo menos de los cuatro locos que organizan actos alternativos… Con usted o como yo.

-Leopoldo María Panero, poeta muy maldito y a la par clave para entender su contribución dentro de la poesía forjada dentro de una familia franquista. ¿Se rebela o no se rebela? ¿Usted que ha estudiado a fondo y académicamente al mismo, cómo lo observas y cómo definiría su obra?

-Con no pocos matices. Ya sabemos que lo de maldito fue una creación y una constante por él mismo bastante matizada ¿A dónde lo coloco? En sus primeros veinte años que son los mejores y que son los que valen. Y luego él se fagocita en los siguiente veinte años más. Así lo expuse en mi tesina ante el tribunal y es lo que mantengo porque me duele lo que ciertas editoriales hicieron con Panero estando vivo y ya muerto ni le cuento.

-¿La Puerta de Bib Rambla a su plaza o la dejaría tal cual?

-No lo sé, la pregunta me intriga, supongo que habrá granadinos que quieran trasladarla y otros inmovilistas que no quieran que se toque nada como también suele ocurrir. No tengo una opinión formada al respecto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios