Actual

Invasión a Granada

  • Mateo J. y Pablo Álvarez crean 'Reclutas', una visita extraterrestre donde no falta la ciencia ficción y la comedia

Mezclar bodas y extraterrestres puede ser una fórmula de éxito. Hacerlo en un escenario como Granada, con un gigante platillo sobrevolando el mismo cielo que las torres de la Alhambra, puede resultar la historia más extravagante jamás contada en esta ciudad. Los hermanos Álvarez -Pablo y Mateo J.- han inventado una serie digna del mismísimo Iker Jiménez. Reclutas es la idea con la que estos dos cineastas granadinos, creadores de Producciones Nueva Imagen, dan el salto a la ficción con un proyecto de bajísimo coste por el que ya se han interesado productoras internacionales como la argentina El CirkoFilms para llevar esta invasión alienígena a todas las ciudades del mundo.

De su parte tienen el morbo que siempre ha despertado todo lo apocalíptico -Emmerich ha dado buena cuenta de ello- y la moda de la invasión de seres extraños, ya sean zombies o infectados, que han 'despertado' en los últimos años con series como The Walking Dead o los REC de Balagueró y Plaza. Pasa que en Reclutas la adrenalina de sus personajes, los riesgos, temores y aventuras, se convierten en la risa de su público. Sus creadores no lo han podido evitar: "La idea era realizar una serie de acción y ciencia ficción pero donde hubiera también mucha comedia", cuenta Pablo Álvarez.

En unos tres meses verá la luz el capítulo piloto de esta serie pensada para ser emitida en internet, aunque el objetivo es que se pueda ver también en televisión. Los realizadores están en contacto "con grandes marcas como Coca Cola o Tuenti", ya que están convencidos de que con "un mínimo apoyo de estas empresas podemos conseguir un producto auto financiable e interesante tanto para las grandes empresas como para la pequeña productora, por el momento Coca Cola parece interesada, y está esperando una propuesta firme". Y eso que aún no se ha visto nada.

Seguramente Welles aplaudiría este proyecto. Su Guerra de los Mundos en internet hoy hubiera causado estragos. Aunque la inocencia del asombro de aquellos tiempos ya se ha perdido, lo mejor de Reclutas es que no importan tanto los alienígenas -si son verdes y con antenitas es lo de menos- como la reacción de los protagonistas y el resto de granadinos ante la visión de una nave surcando los aires.

Todo empieza con el día de una boda, como en REC precisamente. Pero a diferencia de la última entrega de esta trepidante saga, la novia nunca llega a casarse por lo que está mucho más enfadada, mucho más dispuesta a todo y mucho más loca que la protagonsita de la peli de Plaza.

Ainhoa es una chica que se va a casar con un galante hijo de un terrateniente pero su boda es cancelada por culpa de la nave extraterrestre que aparece sobre la ciudad en la que vive: Granada. Al mismo tiempo, Eduardo, un fanático de la Informática y el fenómeno OVNI, queda maravillado con el suceso. Mientras, Sara, una chica que estudia Medicina en Madrid llega a casa de su amiga Marta, con la que va a pasar las vacaciones. Al finalizar el día, las vidas de todos ellos, junto con la de un pizzero alocado, se unen formando una sola trama.

Dividida en once capítulos cada temporada, la idea de los creadores es poder rodar en más países y "así extender esta visita extraterrestre por todo el mundo", dice Pablo Álvarez.

A pesar de contar con poco presupuesto -la primera historia les ha costado unos 15.000 euros- las horas de sueño perdidas, el esfuerzo puesto en cada segundo de grabación y la ilusión de este primer gran proyecto se ha ganado la admiración de muchísimos colaboradores. Se han unido a Reclutas los actores Irene Rubio (La que se avecina, Becarios, El Síndrome de Ulises...); José Casasús (7 minutos, Teresa el Cuerpo de Cristo...); Mery Cabezuelo (Clasificados); Almudena Gallego (Caótica Ana, Los hombres de Paco, Arrayán...), José Fopiani (Clasificados); e Iban Malo. Ellos serán los protagonistas fijos de la serie. Pero también se han unido por amor al arte -o a las parafernalias de la guerra- algunos miembros de las Asociaciones de la Federación Granadina de Airsoft, que han puesto en el primer capítulo todo lo que estaba en sus manos para que las producciones americanas no tengan que mirar a la granadina por encima del hombro. No faltan metralletas, pistolas y explosiones.

¿Quién sabe? Igual detrás de estas nubes tan negras se esconde alguna nave extraterrestre. Para tranquilidad de los lectores, la de la serie es un platillo hecho a base de materiales reciclados que sólo mide un metro de diámetro. Para creerlo, sólo hace falta imaginación.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios