Ismael Estambul | Abogado y escritor "Con mi libro pretendo que la gente salga del confinamiento mental en el que vivimos"

  • El abogado firma como Leopoldo Márquez e hijos, una humorada que no ha impedido su éxito viral

Una imagen del escritor Una imagen del escritor

Una imagen del escritor

Se llama Ismael Estambul, pero su primer libro, Días de plaga, lo ha firmado como Leopoldo Márquez e hijos. Una humorada que no ha impedido que se haya convertido en un fenómeno viral no exento de polémica en plena pandemia del Covid-19. Es un abogado granadino que vive en Madrid y que es nieto del añorado escritor José Fernández Castro. Tiene la vitalidad y el empuje de un joven al que le viene el mundo pequeño. Es de esos jóvenes que nos hacen recordar que un día quisimos cambiar el mundo. Así se explica.

-Fue el primer libro que se publicó después del confinamiento. ¿Cómo fue la carrera para publicarlo a tiempo?

-No hubo ninguna carrera, no hubo ninguna pretensión. Se empezó a escribir los días previos al confinamiento de marzo. Conforme lo iba escribiendo me plantearon publicarlo en exclusiva en Amazon en el mismo día que diéramos el primer paseo 'legal' y así fue. El día que salimos por fin a pasear se remitió a Amazon y al día siguiente ya estaba disponible.

-En la novela el Paseo de la Castellana de Madrid parece convertirse en un callejón del Albaicín. ¿Cómo se produce esa conexión de Madrid y Granada sin salir de la ciudad?

El protagonista explora a todos los niveles (en el amor, en la política, en lo espiritual...) la nueva realidad y para ello visualiza el futuro, pero también regresa a la infancia y juventud que vivió en Granada.

-Tengo leído que ha triunfado usted con este libro y que ha tenido muchas ventas en Amazon.

-Sí, podría decir que es un éxito partiendo de la premisa que no pretendía escribir un libro y menos conseguir que se vendiera ni una docena. Y mucho menos estar hablando con usted aquí en lo que fue el legendario Café Suizo.

-El libro parece hacer un llamamiento a transgredir el nuevo orden social. ¿Era su intención?

-El libro tiene por objeto que la gente salga del confinamiento mental en el que vivimos mucho antes de que apareciera esta pandemia y para ello el protagonista de la obra se lanza a la aventura del amor, de la política y de la espiritualidad.

-¿Seguiría en esta línea para próximos títulos?

-No sé muy bien cuál es la línea de Días de plaga así que difícilmente la podré seguir.

-Pero tengo entendido que está en curso su próxima publicación.

-Sí, para mi sorpresa, recientemente se puso en contacto la editorial madrileña Los Libros del Mississippi y hemos concretado el lanzamiento en mayo del año próximo del poemario titulado Proclamación. Quisiera aprovechar para celebrar que en noviembre se publica en España La soledad de las sirenas, del autor japonés Masayosi Makami que tuvo a bien prologar Días de Plaga.

-¿Qué hay de ficción y qué hay de realidad en esa especie de diario?

-A estas alturas del año, y visto lo visto, ya no sé distinguir qué es realidad o qué es ficción. Esa es la esencia del libro y de nuestras vidas.

-¿Es usted un abogado que escribe o un escritor que ejerce la abogacía?

-Pues soy un abogado que escribe, pero un día de estos me suelto la melena y me convierto en un escritor que ejerce de abogado.

-Usted sigue renegando de ser Ismael Istambul. ¿También reniega de ser nieto del escritor granadino José Fernández Castro?

-Siempre renegaré de ser Ismael Istambul. No me gusta nada ese tipo acelerado, pero siempre presumiré de ser nieto de José Fernández Castro. Eso es un orgullo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios