Kenny Barron | Músico “Siempre he buscado músicos mejores que yo, es la mejor forma de aprender”

  • El de Filadelpia, reconocido por su virtuosismo, elegancia y calidad humana, actúa mañana miércoles en el Parque del Majuelo de Almuñécar

Kenny Barron, en una imagen de archivo.

Kenny Barron, en una imagen de archivo. / R. G.

Su firma inauguró el Boulevard de Jazz en la Costa y recibió la Medalla de Oro del Festival en 2012. Músico favorito del Festival no solo por su elegancia musical y técnica asombrosa sino por su calidad humana, el nombre de Kenny Barron está unido al cuarteto estelar de uno de los grandes estilistas del bebop: el gran Dizzy Gillespie. Pero también está asociado a compañeros como Yusef Lateef, Freddie Hubbard, James Moody, Lou Donaldson, Roy Haynes o Ron Carter, y especialmente a un saxofonista vinculado con Almuñécar, ciudad donde residió una larga temporada y con quien formó uno de los mejores bandas de la historia del jazz: Stan Getz.

Barron ha incorporado a un colaborador habitual, que se ha ganado una sólida reputación a lo largo de los años, no solo por haber sido miembro indiscutible del quinteto de Tom Harrell, sino por ser formar parte de formaciones estelares como la Mingus Big Band: el gran batería Johnathan Blake. El cuarteto lo completa Steve Nelson, continuador de la gran saga de vibrafonistas como Lionel Hampton Milt Jackson o Bobby Hutcherson y un contrabajista que fue miembro imprescindible de los Jazz Messengers de Art Blakey y que ha tocado con maestros de la talla de Benny Golson, Dizzy Gillespie, Johnny Griffin, Hank Jones y Donald Byrd entre otros: Peter Was­hinton. Mañana miércoles actúa en el Parque El Majuelo (22:00 horas).

–¿Cómo se fue iniciando en el piano y en el jazz?

–Empecé a tocar el piano con 6 años, era obligatorio en casa, y ahí descubrí que tenía un oído bastante bueno, y mi madre me puso a estudiar piano clásico hasta los 16. Mi interés por el jazz gracias a mi hermano Bill (luego saxofonista de jazz) que tenía discos antiguos de Charlie Parker, Dizzy, Dexter Gordon… Y en Filadelfia había también una emisora que emitía jazz las 24 horas. Mi hermano me llevó dar mi primer concierto con su banda cuando tenía 14 años, y tocábamos estándares y piezas de las grandes orquestas. Luego me mudé a Nueva York, en 1961, que en esos momentos era un lugar fantástico. Así comenzó todo.

–Y un chico de Filadelfia recién llegado a la gran ciudad ¿en quién se fijo?

–Mi mayor influencia fue Tommy Flanagan, a quien escuchaba en la secundaria, tenía un toque delicado y gran lirismo. Luego descubrí su influencia, Hank Jones, Monk, y luego…en realidad todos los músicos con los que tocas un tiempo te influencian también.

–Recuerdo que en una entrevista que le hicieron a Barry Harris (91 años) le preguntaron por algún pianista ‘joven’ que le gustara y dijo que usted, insistieron en lo de joven y él dijo que usted por su puesto. ¿qué opina?

–Estoy, por supuesto, feliz de que Barry Harris pensara en mí como un pianista joven. A pesar de mi propia edad avanzada, Barry todavía es bastante mayor que yo.

–¿En cuántos discos suena su piano?

–Uff, no sé por los menos 300 o 400. Creo que me llaman porque puedo tocar bien, también influye la empatía y la interpretación que uno hace de las intenciones musicales de los demás, intento que sea todo fácil, o eso creo.

–¿Y alguno favorito?

–Por ejemplo un disco de Freddie Hubbard llamado Super Blue, con Ron Carter, Hubert Laws, Jack DeJohnette… También el que hice con Bobby Hutcherson, fue una grabación en vivo llamada In The Vanguard, estuvimos una semana en el Vanguard y grabaron el último par de noches. Fue una buena semana, fue un cuarteto con Buster Williams y Al Foster. Pero podría citar muchos más.

–Le querría preguntar por dos de sus compañeros históricos, Gillespie, Carter y Stan Getz ¿qué recuerda de su trabajo con ellos?

–Getz y yo éramos almas gemelas, en sentido del lirismo y la belleza, tenía ese sonido que te hacía llorar en las baladas. Y Dizzy… Entré en su banda con 19 años, qué voy a decir, fue una gran ser humano y una de las mayores experiencias de aprendizaje que he vivido. Siempre he buscado músicos mejores que yo, que tuvieran un nivel alto, es la mejor forma de aprender, y así se lo trasmito a mis alumnos, que busquen colaboraciones motivantes. Yo necesito salir de la ‘zona de confort’, y esa es la mejor manera de hacerlo, asumiendo riesgos, y sigo en ello. Ron Carter tiene una habilidad especial, que es saber sacar lo mejor de uno, y lo consigue siempre. De todos ellos he aprendido, pero no solo como músico, sino también a ser mejor persona.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios