Presentación de 'Tras la pista de Federico García Lorca'

Un libro rescata la pasión de Lorca por la pelota vasca y el río Arga

  • Joseba Eceolaza publica un volumen con prólogo de Curro Albayzín donde narra la historia perdida del poeta granadino a su paso por Navarra

Unai Pascual, Joseba Eceolaza y Grego Navarro en la presentación del libro. Unai Pascual, Joseba Eceolaza y Grego Navarro en la presentación del libro.

Unai Pascual, Joseba Eceolaza y Grego Navarro en la presentación del libro. / E. P.

El navarro Joseba Eceolaza recupera en su último libro, Tras la pista de Federico García Lorca, parte de la historia perdida del granadino a su paso por Navarra, en el verano del año 33, donde se declaró apasionado del río Arga y la pelota vasca. La obra repasa la llegada de Lorca a Navarra con la compañía de teatro de La Barraca, el proyecto social y cultural que el escritor granadino abanderó ·gracias a su "extraordinaria sensibilidad" para llevar "la cultura a los más pobres", ha explicado hoy el autor durante su presentación en una rueda de prensa en el Teatro Gayarre.

La idea del libro surge de una factura precisamente de ese teatro, del Gayarre, que Eceolaza encontró cuando escribía su anterior obra, Camino Oscoz y otras historias del 36. Se trataba de un documento en el que constaba la visita de Lorca con la compañía de La Barraca y la representación en el teatro pamplonés.

A raíz de ello, comienzan a aparecer otros documentos, como las actas del Ayuntamiento de Pamplona, "y el debate entre carlistas y republicanos", sobre la conveniencia o no de ceder el Teatro a esta compañía. Esa acta, ahondó Eceolaza, "es un documento en el que ya se ven esas dos Pamplonas, la golpista, conservadora e intolerante, y la moderna y republicana, en un contexto previo a la Guerra Civil".

Una bienvenida a pedradas

Lorca no solo visitó Pamplona, sino que su gira con La Barraca le llevó a Estella, "donde le recibieron a pedradas", en Tudela, "donde tuvo que cambiar de localización, por la gran tormenta que les recibió" y en Olite, donde "visitó el castillo de la localidad".

Eceolaza se valió del archivo de Navarra, el de Pamplona, la documentación facilitada por la familia de Lorca y numerosas referencias en hemerotecas de medios de la época, además de los relatos que dejaron los actores de la compañía de La Barraca.

Además de un ejercicio de recuperación de la historia de Lorca en Navarra, Eceolaza ha subrayado que con este libro se rompe esa imagen de "Pamplona como ciudad gris, de curas y militares", y surge ese "mundo republicano pamplonés, mucho más rico del que se ha conocido hasta ahora". De otro modo, ha insistido, "sería imposible haber traído a Lorca a representar teatro".

También pretende mostrar a un Lorca que, "además de una persona sufriente por su orientación sexual" fue "un activista social", hecho que le llevó a visitar "64 pueblos" junto a la compañía de Teatro de La Barraca para acercar el teatro clásico a las personas más pobres.

Gregoria Navarro de Luis, directora gerente del Teatro Gayarre, ha incidido en el carácter "cautivador" que tiene este libro y que repasa las dos representaciones de la compañía, "con lleno absoluto", en un teatro que por aquel entonces contaba con unas 1.500 localidades frente a las 830 actuales.

El libro está prologado por Curro Albayzín, artista flamenco unido a Eceolaza por "una estrecha amistad" y que "granadiza" la obra, ha apuntado el autor.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios