Exhibirán su famoso San Francisco de Asís

Málaga inaugurará la mayor monográfica del escultor granadino Pedro de Mena

  • El Palacio Episcopal repasará su carrera en 'Granatensis Malacae', una gran exposición con 63 piezas, de las que han sido restauradas expresamente más de una veintena

El artista Pedro de Mena, retratado en una escultura. El artista Pedro de Mena, retratado en una escultura.

El artista Pedro de Mena, retratado en una escultura. / G. H.

La mayor exposición monográfica dedicada al escultor Pedro de Mena y Medrano (1628-1688), que será inaugurada el sábado en el Palacio Episcopal de Málaga, reunirá treinta años de trabajo a través de 63 piezas, de las que han sido restauradas expresamente más de una veintena.

El comisario de la exposición, José Luis Romero, ha recordado este martes en la presentación que el artista nació en Granada, y aprendió a partir de los 10 u 11 años las técnicas de la escultura en el taller de su padre, Alonso de Mena y Escalante, otro famoso escultor.

En ese taller coincidió con otros dos grandes artistas que serían destacados escultores del Barroco español y andaluz y entonces eran jóvenes aprendices, el sevillano Pedro Roldán y el lorquino Juan Pérez Crespo, además de su hermano Alonso de Mena.

A la muerte de su padre en 1646, quedaron ambos hermanos en el taller, que era el más importante de Andalucía oriental en la primera mitad del siglo XVII, ha añadido el comisario.

El año de 1652 sería "una fecha clave", porque Alonso Cano se establece en Granada para hacer el programa iconográfico de la virgen del presbiterio de su Catedral y elige como colaborador a Mena, quien entonces "cambió el estilo aprendido con su padre por el de Cano".

La llegada de Mena con 30 años a Málaga con el encargo de hacer el coro de la Catedral le permitiría "dejar su ciudad natal y liberarse de la influencia y la presión artística del gran Alonso Cano", ha señalado Romero.

El resultado fueron 42 altorrelieves realizados para el coro durante dos años "en los que poco a poco va evolucionando de la estética de Cano a su propio estilo, y empieza a abandonar los elementos formales idealizados de Cano por el elemento expresivo suyo, que es el naturalismo".

Cuando terminó el coro malagueño, viajó a la corte y la Catedral de Toledo le nombró escultor mayor, pero no se quedó en esa ciudad, sino que regresó a Málaga y trajo consigo el encargo de los jesuitas de Madrid de una Magdalena Penitente, "una de las grandes obras clave" de Mena.

El San Francisco de Asís de la Catedral de Toledo es la más popular de sus esculturas. El San Francisco de Asís de la Catedral de Toledo es la más popular de sus esculturas.

El San Francisco de Asís de la Catedral de Toledo es la más popular de sus esculturas. / G. H.

Aquella obra la firmó con su nombre seguido de la leyenda Granatensis Malacae (Granadino en Málaga), que se ha tomado prestada para titular la exposición, y en las obras posteriores abandonaría la alusión a su origen granadino y se limitaría solo a la ciudad donde trabajaba.

Otra sección de la exposición se dedica a su amigo y protector Fray Alonso de Santo Tomás, dominico considerado hijo natural de Felipe IV, que pudo ser elegido para reinar pero rechazó la elección para tomar el hábito, y después sería nombrado por el rey obispo de Málaga.

Los siguientes bloques de la muestra son temáticos y están dedicados a las Inmaculadas, el mundo infantil, los Ecce Homo y las Dolorosas y los santos, y el recorrido concluye "con otra escultura clave", el San Francisco de Asís de la Catedral de Toledo, un regalo que hizo a este templo al ser nombrado escultor mayor.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios