María Barba | Investigadora y fotógrafa “El cuerpo de una mujer siempre es susceptible de ser opinable”

  • El ensayo 'Depilación (definitiva)', editado por Melusina, reflexiona en torno al hábito de la depilación en España a finales del siglo XIX y principios del XX

La fotógrafa e investigadora, María Barba, en la Feria del Libro de Madrid con su libro 'Depilación (definitiva)'. La fotógrafa e investigadora, María Barba, en la Feria del Libro de Madrid con su libro 'Depilación (definitiva)'.

La fotógrafa e investigadora, María Barba, en la Feria del Libro de Madrid con su libro 'Depilación (definitiva)'. / Uriel Garrán López

Hace unos días la axila poblada de Irene Montero se convertía en el blanco de todas las miradas a raíz del tuit del concejal y portavoz del PP en Barajas de Melo (Cuenca) que arremetía contra el sobaco de la portavoz de Unidas Podemos. Hechos como este ponen sobre la mesa determinadas cuestiones que van más allá de los cánones estéticos y que hacen reflexionar sobre si actos tan asumidos como la depilación son una libre elección.

Y casi con esa curiosidad nace el ensayo Depilación (definitiva) de María Barba (Baena, 1991), doctoranda en Arte y Educación por la Universidad de Granada, donde realiza un recorrido por la agitada contienda contra el vello corporal femenino en un trabajo que combina archivo histórico, experimentación artística y reflexión en torno a las prácticas de depilación femenina en España.

El libro, editado por Melusina, está ilustrado por Cristina Calvache y es fruto de la investigación de Barba para su tesis -aún en desarrollo- sobre El vello corporal como construcción de género: una etnografía visual en la era postfotográfica. Esta obra de María Barba abre una línea de investigación virgen de la que según ella "no existe nada de bibliografía sobre esta parte de la historia de nuestras mujeres. De hecho, esto es sólo una pequeña parte de lo que he encontrado en la Hemeroteca Nacional de la Biblioteca Nacional de España".

-Un repaso por las técnicas depilatorias de finales del siglo XIX y principios del siglo XX, es un ensayo que plasma una construcción de género e ideal de feminidad sujeto a rituales de belleza como el de la depilación. ¿Qué es lo que más le ha sorprendido de su investigación?

-Puede que lo que más me sorprendiera fue de hecho lo poco explorado que está este tema. Las diferentes maneras en las que nos hemos depilado las mujeres a lo largo de la historia es una Historia a la que, como todas las que tienen que ver con nosotras, se le ha prestado muy poca o nada de atención. Sin embargo, cómo cuidamos o maltratamos nuestros cuerpos nos puede contar mucho de cómo la sociedad nos ha oprimido y las razones detrás de ello.

"cómo cuidamos o maltratamos nuestros cuerpos nos puede contar mucho de cómo la sociedad nos ha oprimido"

-Como estudiosa de este fenómeno social, ¿qué significado tiene el pelo?

-El pelo tiene un significado muy diferente dependiendo de la zona donde crezca, así como de la cultura a la que pertenezcas y el período histórico del que estemos hablando. En el libro no me centro tanto en qué significado tiene el vello corporal en sí mismo, sino más bien cuáles pueden ser los motivos detrás de los cuales nos hemos obsesionado con eliminarlo y cómo las mujeres podían llegar hasta a automutilarse por conseguir su objetivo. El vello corporal a finales del siglo XIX era un símbolo de virilidad, una señal de que no se era una mujer completa sino un intermedio masculinizado. Pero también hay que tener en cuenta que este ideal de belleza femenino era aplicable a ciertas clases sociales privilegiadas y no a la sociedad por completo. Es interesante también tener en cuenta qué mujeres tenían acceso a qué tratamientos depilatorios, y cómo las menos privilegiadas usaban recetas más rudimentarias o tradicionales.

-¿Dónde nace esa aversión al vello femenino?

-De dónde nace la aversión al vello corporal es un tema que da para otra tesis.

-Pleno siglo XXI y la mayoría de las técnicas (depilación por fricción, cremas depilatorias, depilación láser como un desarrollo de los rayos X...) que aparecen en su ensayo están aún vigentes...

-Sí, solamente que ahora existe un control sanitario sobre estos productos para que no generen problemas de salud, en este caso sobre todo relacionadas con la piel. Además existe un amplio sector profesionalizado que se forma específicamente para saber cómo evitar cualquier efecto secundario de técnicas depilatorias más complejas, como la depilación láser. Aun así, todas conocemos a alguien que haya sufrido reacciones alérgicas a alguna crema depilatoria, o que tenga una gran sensibilidad al dolor para incluso técnicas láser o depilación con cera. En definitiva el objetivo de las técnicas es el mismo, sólo que ahora no se experimenta con nuestros cuerpos sobre la marcha (aunque sí con los de otras especies, como es el caso de la experimentación para el desarrollo de la técnica láser con cobayas).

"Me centro en los motivos detrás de los cuales nos hemos obsesionado con eliminar el vello y cómo las mujeres podían llegar hasta a automutilarse por conseguir su objetivo"

-Amaia de OT, Irene Montero... y sus axilas pobladas han dado mucho que hablar en redes sociales y han generado debate. La axila de una mujer sin depilar aun hoy sigue escandalizando. ¿No somos todo lo modernos ni feministas como nos creemos?

-Este linchamiento público en redes ocurre siempre sea el tema que sea porque el cuerpo de una mujer siempre es susceptible de ser opinable. Si ha engordado, si ha adelgazado, si hoy no se ha depilado, si hoy se ha hecho las brasileñas, si va sin maquillar, si está demasiado maquillada, si ha vestido bien o mal... Aunque creo que el hecho de ver a personajes públicos mostrando su vello corporal puede ser empoderante para muchas mujeres, sería muy ingenuo pensar que esa es la única manera de hacerle comprender a la sociedad que las mujeres también podemos tener vello corporal y que debería de ser nuestra decisión el conservarlo o no.

-Hay quien piensa que "si en la siguiente colección de Zara las modelos aparecieran con la axila poblada, esa misma temporada nos dejaríamos todas los pelos crecer". ¿Realmente es así de sencillo deconstruir un ritual de belleza tan interiorizado?

-Es obvio que las tendencias en la moda influyen en cómo la sociedad puede llegar a aceptar ciertas imágenes, vestimentas o hábitos de belleza. Existe una relación lógica e histórica entre moda y hábito de depilación, en tanto el cuerpo de la mujer se liberaba de prendas largas y corsés también se ponía de moda depilar zonas que no habían sido visibles hasta ahora (como axilas y piernas).

Sin embargo, me parecería un poco simplista afirmar que depilarse es solamente una cuestión de moda y que el hecho de hacer visible algo de vello corporal va a modificar cómo entendemos el cuerpo de la mujer en nuestra sociedad, teniendo en cuenta que existen mujeres con barba que nunca vamos a ver como tendencia.

"Me parecería un poco simplista afirmar que depilarse es solamente una cuestión de moda "

Las mujeres barbudas eran entretenimiento en las cortes españolas del siglo XV o se mostraban como freaks en los circos del siglo XIX, pero nunca han estado de moda. Las mujeres que realmente tienen tanto vello corporal como cualquier hombre son patologizadas, hormonadas y tratadas como anormalidades porque son cuerpos que transgreden el sistema binario sobre el cual se sustenta toda la sociedad. 

De hecho, si Zara mostrara modelos con vello corporal en las axilas no sería nada nuevo ni transgresor, teniendo en cuenta que en los años 80 esto era lo normal, así como conservar el vello de la zona púbica. No es por tanto sólo una cuestión de moda, y reducirlo sólo a eso precisamente resta importancia al verdadero significado cultural que posee el vello corporal en la mujer.

"cuando la sociedad te machaca constantemente es complicado construir una autoestima"

-Esta nueva ola feminista viene pisando fuerte y cuestionando todos los cánones estéticos marcados por una sociedad machista... ¿Qué opina sobre el movimiento body positive?

-Creo que el movimiento body positive ha sido una influencia muy positiva en las redes sociales y los medios de comunicación para visibilizar corporalidades no normativas, pero a su vez deja recaer la responsabilidad de la autoestima solamente en el individuo. Te dicen que tienes que quererte sin que los demás hagan el mínimo esfuerzo por aceptarte. Hay muchas mujeres valientes que no les importa la opinión de los demás y sin duda son una inspiración para mucha gente, pero cuando la sociedad te machaca constantemente es complicado construir una autoestima, y no tienes la culpa de querer encajar y amoldarte a ciertos estándares de belleza. En mi opinión es el conjunto de la sociedad el que tiene que hacer el trabajo más importante, que es el de educar a nuestras generaciones para ser más tolerantes, abiertas y respetuosas con las personas a su alrededor.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios