Actual

María Galvany, una diva olvidada

  • José Antonio García López publica un libro que estudia la figura de la cantante de ópera, destierra falsedades sobre sus orígenes y explica su relación con Granada y Pinos Puente

El granadino José Antonio García López, miembro de la Real Academia de Medicina y Cirugía del distrito de Granada e investigador de la historia del municipio de Pinos Puente, publica un libro dedicado a la figura de María Galvany, soprano fallecida en noviembre de 1949 que estuvo muy ligada al pueblo granadino.

Además de su labor universitaria, José Antonio García López ha desarrollado a lo largo de los años y de manera paralela una "intensa labor investigadora sobre esta localidad", lo que le llevó a la publicación en 2012 de su libro Pinos Puente, cuna de ilustres veterinarios. Con su nueva obra, titulada María Galvany, una diva en Pinos Puente, José Antonio García López ha tratado de investigar y demostrar por medio de un extenso trabajo de documentación hechos como "la fecha y lugar de su nacimiento y fallecimiento", además de tratar de una manera profunda su hasta ahora "desconocida relación" con este pueblo y el "estímulo que la ciudad despertó en ella".

El autor también destaca cómo Granada jugó un papel importante en su carrera a modo de inspiración y estimulación para Galvany, hasta el punto de ser "una de las principales causas que la lanzó al mundo del espectáculo".

Para la elaboración del libro, el autor asegura haber utilizado herramientas como "los comentarios que hacía la prensa del momento de sus actuaciones", además de una consulta exhaustiva a las "bibliotecas y archivos mas importantes". Junto con la documentación escrita, el autor asegura que ha sido necesaria "la visita a parroquias relacionadas con Galvany, su domicilio en Madrid y el cementerio madrileño donde descansan sus restos mortales".

Precisamente los principales datos de su fallecimiento son unas de las falsedades, entre otras, que se destierran en el libro de García López, concretando con certeza "la fecha y lugar de fallecimiento de María Galvany", además de desmentir "su falso origen humilde y su estado de pobreza cuando falleció".

Sobre la relación que mantuvo Galvany con el municipio de Pinos Puente, el autor comenta que aunque nació en Mancha Real, Jaén, "sus abuelos maternos eran de Pinos Puente". Con tan solo dos años María Galvany llegó a Pinos Puente, pasando allí "gran parte de su infancia". Más tarde, relata el autor, iría a Madrid para estudiar en el Conservatorio de Música, para luego volver con 19 años a Pinos Puente, donde fue descubierta por Francisco de Pala Valladar, que era un importante escritor, periodista e historiador español, fundador y director de la revista La Alhambra.

José Antonio García López también desvela en su libro otras conexiones ocultas de Galvany con Pinos Puente, como son "la elección de este pueblo para dar a luz a su primera hija y ser bautizada en su iglesia parroquial".

Para los medios de comunicación internacionales de su tiempo, María Galvany fue un prodigio de soprano capaz de emitir unas notas sobreagudas, penetrantes y vibrantes que la catapultaron al éxito inmediato. La cantante actuó junto a grandes tenores de la época, figuras de gran renombre, como los italianos Titta Ruffo, Fernando de Lucía y Francesco Marconi, entre otros.

Sus biógrafos aseguran que muy pocas como ella supieron interpretar a la perfección el aria La reina de la noche de la ópera de Mozart La Flauta Mágica

Sin embargo, José Antonio García López deja claro en su libro que su reconocimiento fue mas notorio fuera de España. Según el autor, esto es "una constante histórica en nuestro país", y a María Galvany no se le reconocieron sus éxitos hasta 1909, "cuando ya la habían reconocido en el resto de Europa".

A pesar del escaso reconocimiento en su patria, Galvany realizó sus primeras grabaciones en Madrid y Granada aunque el autor señala en su libro que "las más importantes las hizo en Milán, París y Londres". Esto se debió, en gran medida, a que los artículos más acertados sobre su biografía "se escribieron en el extranjero y no en España".

La contradictoria relación con su lugar de origen da lugar a situaciones tan extrañas para José Antonio García López como que "actualmente sea un personaje prácticamente olvidado en nuestro país, excepto en el municipio de Pinos Puente", mientras que fuera de nuestras fronteras María Galvany ha visto como se le han dedicado portadas, como ocurrió en 2012, cuando la revista inglesa The Record Collector le dedicó "ni más ni menos que la portada del número de marzo".

Sobre su fallecimiento, el autor afirma que su presencia y repercusión en nuestro país fue "prácticamente testimonial", debido sobre todo a que María Galvany se retiró de los escenarios en 1916, mientras que su fallecimiento se produjo en 1927, lo que hizo que esa diferencia de años entre ambos acontecimientos la sumiese en el olvido. Aún así, García López sí destaca al diario El Defensor de Granada, "que se ocupó de la noticia el 16 de agosto de 1927".

García López señala con tristeza que la figura de María Galvany se ha estudiado más en el extranjero que en nuestra propia patria y lamenta "el olvido de quien paseó el nombre de Granada por todo el mundo".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios