Actual

Miguel Ríos arranca en compañía de amigos su gira de despedida

  • El cantante granadino estuvo arropado por Pereza, Revólver, Rosendo, Quique González e Iván Ferreiro en el primero de los conciertos de su adiós a los escenarios

Pereza, Revólver, Rosendo, M-Clan, Burning, Mikel Erentxun, Mägo de Oz, Rebeca Jiménez e Iván Ferreiro acompañaron anoche a Miguel Ríos en el concierto de Músicos en la Naturaleza que se celebró en la Finca Mesegosillo de la Sierra de Gredos, en Ávila, ante más de 10.000 personas. Fue la primera de la enorme lista de actuaciones que el cantante granadino tiene previstas para su despedida de los escenarios depués de casi 50 años de carrera incombustible en la música.

La gira, que lleva por título Miguel Ríos y amigos, es la continuación lógica del disco de homenaje Bienvenidos que salió a la calle hace tan sólo unas semanas, y en el que los mejores músicos de la escena nacional se atrevían con algunos de los éxitos del granadino.

"Buenas noches, bienvenidos al primer concierto de mi última gira, desde el corazón de la naturaleza", dijo Ríos como bienvenida a su concierto, donde no faltó ni la presencia de un Joaquín Sabina virtual que cantó a dúo con el granadino Aves de paso. No fue el único momento peculiar de la noche, ya que el Ríos combativo no dudó en gritar "¡No a Garoña!", al interpretar el tema Antinuclear.

En las distintas paradas de esta gira pasarán muchos de los veintitrés músicos que han participado en Bienvenidos, un disco que ya se puede considerar como un pequeño catálogo del mejor rock en español que se ha hecho en las cuatro últimas décadas. Canciones como Santa Lucía, Rocanrol bumerang, Yo sólo soy un hombre, Un caballo llamado muerte, Al sur de Granada, El sonido de la ciudad, Raquel es un burdel, Año 2000, El blues del autobús o El río suenan ahora en las voces más conocidas del pop y el rock español, aunque en directo tienen como gran protagonista al que ha sido el encargado de convertirlas casi en himnos para varias generaciones.

El propio Miguel Ríos explicó en la presentación del doble álbum que Bienvenidos se trataba de "un premio", entre otras cosas porque muestra que se ha ganado el cariño de sus compañeros a lo largo de una carrera que inició en los sesenta, en plena dictadura franquista y que, presumiblemente, llegará a su fin tras una gira de dos años que emprendió anoche. "He trabajado para que la gente me quisiera. Los primeros que quería que me quisieran eran mis compañeros", explicaba el cantante por aquel entonces.

En la impresionante puesta en escena, con un gran escenario flanqueado por dos pantallas gigantes en las que aparecieron imágenes captadas por siete cámaras , Miguel Ríos contó con el apoyo de su banda, integrada por José Nortes; Luis Prado; Txetxu Altube; Tony Brunet; Javier Schoendorff y Jorge García.

La retirada llegará dentro de dos años en los que Miguel Ríos recorrerá los escenarios de España y Suramérica, donde tratará de defender el futuro de un oficio "bellísimo", que es "un referente de todos los seres humanos" y que "ahora no estaría tan golpeado" y podría defenderse mejor de "la encrucijada terrible" que vive, si los músicos hubieran estado más unidos haciendo "ejercicios de reconocimiento mutuo".

A sus 65 años, Miguel Ríos es un protagonista de primer nivel del nacimiento de la historia del rock en español. En 1969 consiguió ser pionero y vendió siete millones de copias en todo el mundo de su Himno a la alegría y, desde entonces, todo ha ido sobre ruedas.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios