Actual

Muere el escritor Gregorio Morales, el creador de la 'estética cuántica'

  • El literato cultivó la poesía, el ensayo y la novela erótica, de la que publicó una antología

El escritor y periodista granadino Gregorio Morales Villena, representante de la corriente denominada 'estética cuántica' y que ha cultivado la poesía, el ensayo, el relato breve y la novela erótica, falleció el domingo a los 62 años a causa de un infarto y fue enterrado ayer.

Morales, que estudió Filología Románica en la UGR y que era miembro de número de la Academia de las Buenas Letras de Granada, tuvo durante toda su vida una gran vinculación con el mundo cultural de la ciudad, incluso durante los años que vivió en Madrid, en cuyo Círculo de Bellas Artes fundó la Tertulia de Creadores.

A principios de los años 80 publicó su primera novela Y Hesperia fue hecha y a finales de esa misma década La cuarta locura. Ya en 1994 fundó el Salón de Independientes, muchos de cuyos miembros defendían una estética nueva, que se llamó 'estetica cuántica' y que se concretó en el ensayo de Morales El cadáver de Balzac, donde propugnaba un nuevo paradigma que abriera el misterio al lector y lo hiciera convivir con él.

Este movimiento, que en 1999 llegó a fundar el Grupo de Estética Cuántica, pone el énfasis, a diferencia de la ciencia ficción, no en la técnica sino en el conocimiento del ser humano. Gregorio Morales profundizó también en estas ideas en otras dos obras: Principio de incertidumbre y La isla del loco, que se publicaron a principios de los años 2000, década en la que también salieron algunas de sus más emblemáticas novelas como La individuación, Puerta del Sol o Nómadas del tiempo.

También escribió una obra teatral titulada Marilyn no es Monroe (2011), que se puso en escena durante la celebración del festival de cine clásico de Granada Retroback de ese año, y en la que plasmó lo que él mismo llamó "una biografía cuántica" de la mítica actriz.

Gregorio Morales intentó cultival aquellos géneros que transgreden los límites de la vida cotidiana, por lo que el erotismo es otra de sus constantes. Así, es autor de El juego del viento y la luna (1998), la única antología erótica universal existente en castellano, el libro de relatos Erótica sagrada (1989) y el ensayo Por amor al deseo. Historia del erotismo (2006).

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios