Novedad editorial

Óscar Cabrera se sube al satélite de Antonio Arias en su último libro

Antonio Arias en una imagen reciente.

Antonio Arias en una imagen reciente. / Photographerssports

Una carrera musical que merecía un reconocimiento literario. Así define Óscar Cabrera su último libro, En el satélite de Lagartija Nick. Conversaciones con Antonio Arias (Muzikalia, 2023), una especie de memorias en las que recoge, como refleja el título, una larga entrevista –de más de 200 páginas– al autor granadino, que ha dejado su huella en grandes nombres de la música nacional, como 091, Lagartija Nick y, por supuesto, el Omega que grabó junto a Enrique Morente.

Las conversaciones con Arias se complementan, además, con una serie de aportaciones de otros artistas como Miguel Ríos, Soleá Morente, Eric Jiménez, Fino Oyonarte o José Albornoz, entre otros, mostrando, como reconoce o el propio autor que “Antonio no tiene (casi) enemigos, solo ha pasado por desencuentros que han durado en ocasiones varios años pero que se resolvieron con una llamada para una próxima colaboración”.

Así por ejemplo, la menor de los Morente destaca como primer recuerdo de Antonio Arias “su porte, su carisma increíble, por dentro y por fuera” y confiesa cómo él fue un pilar tras la muerte de El ronco del Albaicín. “Lagartija Nick y Los Planetas me enseñaron a encontrar mi sitio en la música y en este mundo”, concluye Soleá.

También se deshace en elogios Florent Muñoz, miembro de Los Planetas, quien precisamente recuerda cómo Antonio le ayudó a producir Medusa EP (1993), el álbum debut del grupo que después conquistaría el panorama con trabajos como Una semana en el motor de un autobús.

De hecho el batería sintetiza en sus elogios hacia Antonio, al que llega a comparar con Messi, lo que bien podría ser el resumen de En el satélite, cuando afirma que “Antonio es un visionario de la música de este país y también alguien con el que puedes hablar de canciones horas y horas”.

Y es que, como reconoce Cabrera, el líder de Lagartija Nick atesora “una memoria descomunal”, que le permite almacenar –aunque también reconoce que varias veces recurre al ordenador “para recordar con fotos y grabaciones”– cada segundo de su vida, incluso el apellido de sus compañeros de colegio, pero también el de cada pueblo que visitó, y continúa visitando, en las innumerables giras que con sus distintos grupos ha realizado.

Como no podía ser de otra manera, el libro comienza en El principio de todo, narrando los primeros pasos de Antonio Arias en la Chana, cerca de donde aún hoy sigue viviendo “lo suficientemente lejos de una ciudad entregada al turismo pero que conserva a duras penas esa magia que ha alimentado a parte de la mejor cultura de nuestro país”, afirma Cabrera.

A partir de ahí, músico y periodista desarrollan su conversación repasando precisamente las distintas formaciones que han contado con la presencia de Arias: 091, Lagartija Nick –con un apartado propio para Omega e incluyendo hasta su última referencia, El perro andaluz–, Los Evangelistas junto a Los Planetas y los distintos Multiversos que el granadino desarrolló en solitario.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios