Actual

Un QR gigante para la Bienal

  • La Plaza del Campillo inaugura la escultura creada por el arquitecto Miguel Valdivia y la museóloga Susana Gómez, que toma la idea de los códigos de información pero a un tamaño y de una forma artísticas

Comentarios 1

Un gigante QR tomó ayer la Plaza del Campillo en una curiosísima propuesta de la Bienal de Arte del Milenio. Aunque recuerda por sus dimensiones a las enormes piedras prehistóricas clavadas en mitad de la nada, esta escultura creada por el arquitecto Miguel Valdivia y la museóloga Soledad Gómez es precisamente todo lo contrario. Una enorme figura, sí, pero una figura del futuro que además habla. En ella ambos artistas conjugan arte abstracto (por la forma y las dimensiones) con los códigos QR, muy de moda en las nuevas tecnologías y los móviles.

Aunque estos códigos suelen ser pequeños y se encuentran en revistas o libros, la idea de sus creadores era llamar la atención con un QR a escala enorme, de 3 metros de ancho por 3,20 de alto y uno de profundidad. Además, la pieza funciona como un cajón de luz que se enciende al mismo tiempo que el resto de la plaza.

Aunque la idea es que permanezca allí hasta la clausura de la Bienal, el próximo 18 de diciembre, todo puede pasar en un certamen cuyas obras pretenden ser efímeras. "Nos ha traído muchos quebraderos de cabeza tratar de evitar" que sufra desperfectos, cuenta Valdivia, pero la obra durará lo que quieran los granadinos.

Creados por una empresa japonesa en 1984, los códigos QR (Quick Response) o códigos de respuesta rápida son imágenes bidimensionales que almacenan la información en una matriz de puntos. "El formato que utilizan estos códigos para encriptar su información se llaman metadatos". Por eso, Valdivia y Gómez han llamado a su escultura Granada Metadata. Quien se acerque a ella puede descargar en su móvil información sobre la Bienal que se está celebrando estos días en diversos lugares de Granada. En ese sentido, funciona tanto como obra artística y también como punto de información.

"Para generar un código QR primero tienes que generar la información, subirla a internet y crear el enlace", explica Valdivia. Es un trabajo de creación digital en el que ofrecen un vídeo por una de las caras de la escultura y por la otra, un plano de Granada donde aparecen marcados con un QR los puntos del itinerario de la Bienal que contiene información más específica y pormenorizada de los artistas participantes.

Compuesta en su interior por un bastidor metálico que conforma el esqueleto de la pieza, los artistas la han forrado con madera hidrófuga, para que aguante la lluvia. En el interior, además lleva unos haces de luz con fluorescente hacia los dos lados. Por fuera, los artistas han impreso los QR en vinilo y sobre ellos han pegado metacrilato traslúcido blanco para deje salir la luz.

La idea, cuenta el arquitecto, "surgió a raíz de la Bienal. Cuando vimos la convocatoria nos llamó la atención la categoría que englobaba arte y tecnología. Ya habíamos trabajado en códigos QR en museos pero lo que aquí nos planteamos era hacer un código QR gigante".

En plena era digital colonizada por las redes sociales, en la escultura "conviven el mundo físico, el mundo tangible, con el mundo virtual de internet... Es muy interesante esa dualidad".

Miguel Valdivia y Soledad Gómez forman un equipo creativo especializado en la generación de piezas digitales y obras innovadoras mediante el uso de nuevos medios. Sus diferentes formaciones se complementan y les permite crear productos que conjugan elementos artísticos y patrimoniales con nuevos formatos y medios.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios