Actual

Rosa López versiona en español las baladas clásicas de los años 80 y 90

  • La cantante granadina acaba de lanzar 'Promesas', un álbum "muy personal" por el que desfilan temas que inmortalizaron en su día Dianna Ross, Lionel Richie, Michael Bolton o Scorpions

Comentarios 1

Dos años y medio ha tardado Rosa en reaparecer y lo ha hecho por todo lo alto con Promesas (Universal, Vale Music, 2008), un álbum "muy personal" en el que la cantante se atreve a versionar en castellano diez baladas clásicas del pop y el rock and roll inglés de la década de los ochenta y principios de los noventa.

Beverly Craven y su éxito Promise me, reconvertido ahora para la ocasión en Júrame, es la carta de presentación de un álbum "minuciosamente preparado", según explicó ayer Rosa en su presentación en Madrid, y por el que también desfilan otras figuras imprescindibles de la música como Michael Bolton, Whitesnake, Foreigner, Scorpions, Dianna Ross o Lionel Richie.

Rosa, que en sus anteriores discos ya se valió de temas de artistas como Aretha Franklin, ha esperado a su quinto álbum para grabar un trabajo en forma de "medicina", que le ha servido para superar una etapa difícil. Promesas es el disco que a su padre -fallecido el pasado mes de marzo- le hubiera gustado ver publicado y es, también, un compendio de las canciones que más marcaron la adolescencia de la artista granadina.

Rosa recuerda con especial cariño el tema Who would imagine a king, una canción que en la voz de Withey Houston marcó el inicio de Rosa en la música cuando ésta tenía 15 años. Bajo el título Mi pequeño gran rey, Rosa recuerda en esta canción a su progenitor y también a su madre, "a quien amargaba todo el día cantándola por casa".

Versionar canciones que fueron hitos como Still loving you, How am I supposed to live without you, Wonderful live, Say you, say me o When you tell me that you love me supone un reto para la granadina, que advierte que las nuevas versiones, hechas "desde el mayor respeto y el cariño", conservan "la armonía de toda la vida pero ofrecen algo distinto, al mismo tiempo parecen nuevas".

El productor Jordi Cristau, en cuya trayectoria destacan sus trabajos para Fito & Fitipaldis o Manuel Carrasco -también ex concursante de la academia de Operación Triunfo-, es el encargado de "vestir" estos temas que, en castellano, sirven para "transmitir nuevos sentimientos" que la cantante no había apreciado en las versiones originales. El álbum se grabó conjuntamente en Figueres, en los Groove Estudios, y en Music Lan de Avinyonet de Puigventós.

"Intento poner el alma y el corazón en todo lo que hago", resaltó la cantante que, a pesar de su empeño por no parecer "cursi" ha recurrido a una comparación con el amor a la hora de buscar un "slogan" para definir su último trabajo: "Esto es con el amor. El amor no se puede vender, simplemente hay que demostrarlo".

A la espera de ver como "la crisis afecta a las ventas", la cantante adelantó una posible gira en la que le gustaría arropar "el sentimiento de sus canciones" con la música de una orquesta filarmónica. Ése sería su sueño pero, al mismo tiempo, la cantante granadina hizo gala de su sencillez y abogó por "vivir el momento" y, como decía su padre, esperar pues "la obra irá adquiriendo el material".

Mientras se ultiman los detalles de la gira, Rosa López anunció que mañana estará en el centro comercial Carrefour de Armilla para firmar ejemplares de su nuevo disco a sus seguidores de 18.30 a 20.00 horas.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios