'La apariencia', una joya para melómanos e historiadores del rock

Lucio Battisti, un flechazo con la vanguardia italiana

  • Miguel Jurado Bautista, ingeniero afincado en Granada, publica la primera biografía en castellano del famoso cantautor cuando se cumplen 20 años de su muerte

Lucio Battisti (Poggio Bustone, 1943 - Milán, 1998) es considerado uno los músicos más influyentes en Italia. Lucio Battisti (Poggio Bustone, 1943 - Milán, 1998) es considerado uno los músicos más influyentes en Italia.

Lucio Battisti (Poggio Bustone, 1943 - Milán, 1998) es considerado uno los músicos más influyentes en Italia. / G. H.

Lucio Battisti (Poggio Bustone, 1943 - Milán, 1998) llegó a cautivar a celebridades de la música como Paul McCartney, Pete Townshend y David Bowie. El cantautor, seducido por los trovadores del folk rock, los sonidos mestizos del rhythm & blues y por el pop más refinado de los 60, se anticipó a fenómenos como el grunge y la electrónica. El artista es considera actualmente uno de los músicos más influyentes de Italia.

Miguel Jurado Bautista (Villanueva del Arzobispo, 1981), ingeniero químico afincado en Granada, acaba de publicar por cuenta propia la primera biografía en castellano de Battisti cuando se cumplen 20 años de su muerte. "Fue el número uno en Italia y un músico adelantado a su tiempo. Todo el mundo lo dice. Hacía cosas muy innovadoras. Se anticipó a Nirvana e, incluso, hizo música pop con base electrónica cuando nadie lo hacía", destaca Jurado.

El autor de La apariencia, una auténtica joya para melómanos e historiadores del rock, descubrió por casualidad la obra del italiano. "Conocía Il mio canto libero, la canción más célebre del cantante -y título homónimo de su trabajo publicado en 1972-. Cuando me mudé a Monza para trabajar un amigo me aconsejó que lo escuchara. Me compré su primer disco. Todas los temas me gustaban", cuenta entusiasmado.

El autor frente a la tienda de cómics Subterránea, donde ha presentado su libro este sábado. El autor frente a la tienda de cómics Subterránea, donde ha presentado su libro este sábado.

El autor frente a la tienda de cómics Subterránea, donde ha presentado su libro este sábado. / Carlos Gil

Su flechazo con la vanguardia italiana se ha materializado en un extenso y documentado volumen con una lista detallada de canciones de Battisti incluida al final, cuyo origen se remonta al año pasado. "La idea se me ocurrió en un viaje Granada-Milán. Me estaba leyendo Nick Drake. Recuerdos de un instante. Vi que era una traducción de un libro en inglés. De pronto me pregunté: "¿Habrá alguna biografía del cantautor italiano en español? Si no la hay, la escribo yo", reconoce. Y así fue.

El padre y el abuelo materno de Battisti contribuyeron a que éste amara la música desde niño. Su abuelo paterno además era un clarinetista aficionado que tocaba en la banda del pueblo. Sin embargo, su familia no quería que se ganara la vida así. Su progenitor, de hecho, llegó a estamparle su primera guitarra -adquirida por cinco liras- en la cabeza. "Es cierto que le di con ella en la cabeza, pero lo hice de un modo para que no le hiciera daño, dándole con la parte inferior sabiendo que era poco resistente", explica Alfiero en un testimonio recogido por Jurado en el libro.

El autor de La apariencia menciona a un electricista llamado Silvio di Carlo, amigo del abuelo materno del cantautor, que le dio clases. Años después, éste lo recordaba como "una persona con un talento innato para la música, con mucha facilidad para aprender”. ¿Los genios nacen o se hacen? "Naces con eso o nada, pero hay que desarrollar ese talento. Battisti lo tenía", señala.

El libro es una joya para melómanos e historiadores del rock. El libro es una joya para melómanos e historiadores del rock.

El libro es una joya para melómanos e historiadores del rock. / G. H.

El ingeniero se documentó durante casi un año a través de libros, artículos publicados en prensa y revistas italianas y vídeos. "La información, la mayoría, la leí en italiano entre Monza, Granada y Villanueba del Arzobispo", explica. ¿Qué descubrió durante su investigación? "Muchísimas cosas. Lo que más me fascinó fue la cantidad de canciones que escribió para otros artistas de la talla de Mina, Patty Pravo, Iva Zannichi, Ornella Vanoni... Compuso la música de 50 o 60 singles para otros cantantes”, recalca el jienense muy vinculado con el país de la dolce vita. El autor se refiere a aquella primera época musical de Battisti como autor de canciones para otros artistas -de los textos de las canciones se encargaba el letrista Mogol-.

A partir de 1986, con el disco Don Giovanni, el poeta romano Pasquale Panella será el letrista de los temas compuestos por el músico. ¿El cuidado de las letras es un sello fundamental del cantante, no? "Sí. Con Mogol eran letras más llanas y cotidianas. Con Panella eran... Surrealistas. Sin olvidar un disco con letras de su mujer Grazia Letizia Veronese", puntualiza.

De su personalidad, como ha ocurrido con otros genios como Morrissey y Jim Morrison, también se habló mucho. "Era tímido, excéntrico y heterodoxo, pero muy honesto consigo mismo. No aparecía en ningún programa de televisión porque los consideraba aceite de ricino", cuenta entre risas.

Battisti también dejó de dar conciertos llegado un momento. "Salir de gira significa estar de aquí para allá teniendo que soportar el mal tiempo, la gente del negocio con la que no me apetece tratar, todos los días en la carretera. ¡No vives! Yo pretendo seguir en esta profesión, como es lógico quiero ganar dinero con esto, divertirme, incluso tener éxito. Pero con esta vida no estoy cómodo. No estoy hecho para esto, así que por ahora prefiero no dar conciertos. Opto por llevar una vida con menos ataduras, si me apetece ir a buscar a un amigo voy a buscarlo, si quiero ir al cine a ver esa película tan mala pues voy a verla. Intento mantener mi personalidad y si hay algo que te la roba es tener que subirte a escenarios", argumentó a su favor.

"Intento mantener mi personalidad y si hay algo que te la roba es tener que subirte a escenarios"

"Para hacer carrera hoy en día se necesita ser joven y guapo, lo demás no vale para nada. Es ridículo que me manden canciones o poesías. Todos parece que quieran ser cantautores, estaría bien que aquellos que no tienen la calidad suficiente para hacerlo dejaran ya de masacrar al público. Por desgracia la belleza y la juventud es lo único que cuenta. Si careces de eso, olvídate", decía el artista respecto al panorama musical. El cantautor, precisamente, nunca se dejó llevar por la superficialidad y la apariencia que reinan en ese mundillo.

Fanático de las matemáticas y pintor en sus ratos libros, el artista escribió música sin cesar hasta los 55 años. Su fallecimiento, el 9 de septiembre de 1998, causó una conmoción enorme en toda Italia. "Ahora no sé cómo hacer para sustituir, al menos en parte, la alegría, la ternura, el sentido de invencibilidad, la consciencia de saber que estaba haciendo algo perfecto cuando cantaba tus canciones", escribió Mina en una sentida carta días después de su muerte. Ahora, La apariencia recupera la vida y obra de este músico a contracorriente.

Lucio Battisti y Mina, en una fotografía de 1973. Lucio Battisti y Mina, en una fotografía de 1973.

Lucio Battisti y Mina, en una fotografía de 1973. / RADIOCORRIERE MAGAZINE

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios