Actual

Simetría en Granada

  • La belleza de las líneas precisas que traza en sus movimientos la bailaora Belén Maya pone de relieve las armonías de una ciudad para catadores de aguas y luces

Hace una semana el Corral del Carbón rebosó de armonía. El volumen de su coqueto patio de geometría recta y angulosa se llenó con la geometría también limpia y clara del baile de cuerpo entero de Belén Maya. Tientos, tarantos, tangos... todo lo marca ella con un aire nuevo y elegante, lo baila disfrutando y contagia el gozo a quien mira. Sólo con mirarla se termina viendo -asombrado- cómo esta mujer pinta con líneas precisas lo que la música sólo sabe hacer llegar al oído. En su baile la vemos -a la música- dibujarse en un sinfín de movimientos lineales, quebrados, que con la bata de cola convierten el circulo inevitable en un complejo mundo de imposibles curvaturas. Tanto que todos sus espectáculos deberían llevar -por decreto- una cámara cenital para deleitarse con la cara oculta -ese ángulo ciego- del baile. Si invitas a alguien a cualquiera de sus espectáculos no tienes que justificar tu devoción porque reconocerá inmediatamente el pellizco de lo hondamente nuevo. Quizás tendrás que apuntar a tu acompañante que lo que hoy le parece tan nuevo lleva años recorriendo el mundo y es el fruto de la búsqueda intelectual de esta mujer que es capaz de sacarle la sensualidad a la línea recta.

Como otras veces, me quedé colgado de su intento de vuelo. Y es que Belén Maya vuela y debe volar. Ya ha demostrado a quien lo quisiera comprobar que maneja a la perfección casi todas las técnicas canónicas del baile flamenco. Ya es maestra en el descaro y ya domina la bendita ordinariez, dejándola en su justo punto. No hay nada que pulir de su apuesta artística revolucionaria. Hay que volar. Seguir volando.

Ese mismo jueves, La Alhambra y el Parque de las Ciencias de Granada firmaron un convenio para desarrollar proyectos conjuntos y trabajos por la cultura, cuyo punto de partida será la exposición el próximo año de una selección de obras de Maurice Escher. La obra de Escher es -también- un sueño de simetría que tomó forma tras la visita del artista a la Alhambra en el verano de 1936 (siempre me he preguntado que haría este holandés en Granada el verano de 1936) de donde saldría impresionado para siempre por los elaborada ornamentación geométrica que cubre las paredes del palacio nazarí. Esos diseños modulares, fabricados con teselas, con piezas idénticas que se repiten en un orden exacto para crear los mosaicos a los que él le dedicaría toda su vida. Escher exploró esas geometrías, pero voló por encima de ellas, ideando teselas figurativas, mosaicos hiperbólicos, ilusiones ópticas, metamorfosis. Voló.

Sería de agradecer que las dos instituciones más importantes de nuestra ciudad (descontando su Universidad y con el permiso del alcalde fray José Torres) volaran también para que el resultado de esa cooperación no se quede en la obra magnífica pero ya clásica del pintor holandés. Granada es una ciudad de simetrías, una ciudad para catadores de aguas y luces pero -también- para los que gustan del discreto encanto de lo exacto. Granada es la ciudad ideal para celebrar una gran fiesta de la simetría. Se lo ha ganado a pulso porque es lugar de peregrinación de matemáticos, cristalógrafos, científicos y artistas que, como Escher, buscaban y buscan encontrar la mejor manifestación de armonía, es decir, de belleza, entre los volúmenes y superficies de la Alhambra. Podemos organizar una fiesta internacional de la simetría, que incluya pero que vaya más allá de la ornamentación periódica de las yeserías, del lazo repetitivo del alicatado, de los patrones áureos de nuestras arquitecturas, de la simetría fractal de los arabescos, de la rosa y el rizo que evocara Lorca ante los cristales de líneas rectas dalinianos, de la música -patrón de tonos y tiempos- y de la simetría dinámica del nuevo baile flamenco. Fundir eso que llaman ciencia y eso que llaman arte, y volar. Porque cuando el mundo se nos para, no nos queda más remedio que volar.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios