Festival

La UGR se convierte en el escenario principal del teatro universitario

  • Diez compañías ofrecen a lo largo de dos semanas sus montajes en la cita granadina con la vanguardia escénica universitaria

Representación el jueves de 'Cántico negro'. Representación el jueves de 'Cántico negro'.

Representación el jueves de 'Cántico negro'. / Carlos Gil (Granada)

Una decena de compañías procedentes de todo el mundo participan estos días en el XVII Encuentro Internacional de Teatro de la Universidad de Granada. El encuentro se celebra entre el 4 y el 15 de marzo y ofrecerá un total de 13 representaciones a cargo de distintos grupos universitarios de artes escénicas de centros académicos de España, Portugal, Lituania, Irán, Rumanía e Italia.

La cita con la vanguardia teatral universitaria se celebrará en el Aula Magna de la Facultad de Filosofía y Letras y vuelve a contar con la dirección de Rafael Ruiz Álvarez, profesor de la UGR y director del Aula de Artes Escénicas. “El proyecto del Centro de Cultura Contemporánea del Vicerrectorado de Extensión Universitaria persigue representar todas las artes escénicas, tanto el teatro de texto en distintas lenguas como el de cuerpo. También está dedicado tanto a autores consagrados como a dramaturgia contemporánea y creación colectiva”, explica Ruiz. 

Él firmó a cuatro manos con Juan Fernando Molina la con la que arrancó la cita, Respuesta al silencio. El montaje del Grupo de Teatro y Danza de la UGR se estrenó en el vestíbulo de la Facultad de Letras, en español y con una duración de 15 minutos.

La propuesta del Aula de Artes escénicas partía de una exposición fotográfica titulada Silencio. A partir de ahí el Grupo de Teatro y Danza de la Universidad de Granada creó un espectáculo vinculado a la conmemoración del Día Internacional de la Mujer.

El grupo de Teatro y Danza de la Universidad de Granada también fue el encargado de ofrecer el martes Garnatia, de varios autores y también con la colaboración de Rafael Ruiz Álvarez. Se trata de un homenaje a las mujeres escritoras y lectoras granadinas de todos 105 tiempos, que cayeron en el olvido y en el silencio de la historia. HafsaBínt AI-Hayy Ar-Rakuniyya (1135-1191), Sor María de la Cruz (1563-1638), Victorina Sáenz de Tejada Torres (1841-1909), Gabriela Gertrudis de Tapia y Acosta (1628-1701) e Hilada Zudán (Finales del XIX o principios del XX)...

“Voces femeninas no teatrales, cuyos escritos se han rescatado y modelado con la aportación de elementos escénicos y de una dramaturgia donde la danza, el cuerpo y la interpretación producen un texto que es el hilo conductor de una intención reivindicativa y estética al unísono”, señala el propio grupo teatral. 

El Grupo Maiko Danza representó el miércoles Halitar. “Cuando el aire sale de la boca, en forma de suspiro, de llanto, de grito, de placer, de dolor, de espera ... Es el principio de algo o el final, el pequeño instante que produce un cambio. La esencia que vamos perdiendo con cada aliento”, según el resumen del propio colectivo teatral.

Y esa misma tarde también pudo verse Simbiosis, del Grupo Oro Danza, que trata de esa complicidad que se establece “a través de la danza donde tres personas pueden parecer un sólo cuerpo y, a la vez, conservar su individualidad”.

El jueves, el Grupo Universidad de Beira Interior (Portugal) llevó a escena Cántico Negro, de Rui Pires. Y ayer viernes, Mamadou, de la Universidad de Jaén (España) presentaron su versión de El muro de Berlín nunca existió, de Luis Vidal (adaptado por Segundo Garrido con pasajes de El Jardín de los Cerezos, de Anton Chejov).

Este montaje cuenta la historia verídica del último astronauta soviético, que al disolverse su país, por falta de recursos queda dando vueltas en el espacio sin auxilio alguno. En el original montaje del dramaturgo uruguayo Luis Vidal Giorgi con el que se cierra la semana se asiste a un desfile de personajes, reales o ficticios, que portan un mensaje propio de la decepción de los años 80 y principios de los 90, evidenciando la pérdida de credibilidad en los ideales políticos enfrentados durante la Guerra Fría.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios