Con una exposición en el 40 aniversario de su muerte

José Val del Omar 'regresará' a Nueva York de la mano de la Fundación Andy Warhol

  • La institución cultural patrocinará una gran muestra sobre el artista granadino en el Museo de la Imagen en Movimiento, prevista para 2022, con la ayuda de los encargados del archivo del inventor

Val del Omar combinó la ciencia y la tecnología en la sala de montaje Val  del  Omar  combinó la ciencia y la tecnología en la sala de montaje

Val del Omar combinó la ciencia y la tecnología en la sala de montaje / G. H.

La historia de José Val del Omar (Granada, 1904 - Madrid, 1982) es la historia de uno de los grandes genios incomprendidos de España. A pesar de no ser conocido por el gran público, el cineasta y técnico fue el inventor del zoom. El artista creó el objetivo de ángulo variable en los años 20 "por pura necesidad expresiva: quería filmar el Albaicín desde la Alhambra y necesitaba acercarse a sus casas y a sus gentes, y al no poder hacerlo físicamente lo hizo técnicamente", desvela su hija María José Val Del Omar. A él también se le debe la invención de la pantalla cóncava apanorámica, sistema de proyección que desborda la pantalla; y el cine relieve, que más tarde llamaría tactilvisión, y que es un recurso técnico que utiliza luz pulsada para dar relieve a los objetos filmados.

Sin olvidar sus innovadoras y poéticas películas; y su papel crucial en las Misiones Pedagógicas de la Segunda República con las que acercó el cine a los pueblos de la España rural de entonces y documentó la vida de sus habitantes. "Su visión del cine como un fenómeno espiritual único le condujo a la frustración de la incomprensión y a todo tipo de silencios que le convirtieron en superviviente de la época en la que le había tocado vivir", reconoce en un artículo la periodista y directora de cine Laura Reinón, quien lo define como "inventor, poeta de la imagen y trabajador infatigable".

Nueva York se rendirá al genio del granadino en 2022. El Museo de la Imagen en Movimiento prepara, con la ayuda de la Fundación Andy Warhol y los encargados del Archivo Val del Omar, una ambiciosa muestra sobre el creador. "Tenemos un acuerdo con la galería Max Estrella en Madrid. Fruto de nuestro acuerdo con ella, Val del Omar ha participado en varias ferias de arte contemporáneo. Hace dos años estuvimos en el Armory Show (el ARCO neoyorquino)", cuenta Piluca Baquero, directora del Archivo Val del Omar. Allí conoció a Barbara Miller, la directora del Museo de la Imagen en Movimiento, quien quedó "fascinada" con la obra del artista. Poco después, Miller le manifestó el interés del MoMI por organizar una exposición con parte de su legado.

Una imagen de la fachada del Museo de la Imagen en Movimiento Una imagen de la fachada del Museo de la Imagen en Movimiento

Una imagen de la fachada del Museo de la Imagen en Movimiento / G. H.

El teatro del museo El teatro del museo

El teatro del museo / G. H.

La muestra no es barata de producir debido a la recreación de las técnicas de Val del Omar y la cantidad de obra que hay que mover a Nueva York. Esto motivó al museo a presentarse a las ayudas que concede anualmente la prestigiosa Fundación Andy Warhol. Y lo consiguió: la institución cultural les ha dado una subvención de 100.000 dólares. "El presupuesto aún no está cerrado, pero rondará los 300.000 dólares (unos 246.000 euros aproximadamente)", precisa la directora del Archivo Val del Omar.

Val del Omar, con los cinco sentidos

La muestra, prevista para la primavera de 2022, recogerá "cuatro grandes rasgos" del creador. La primera parte estará dedicada a la etapa de las Misiones Pedagógicas, que representa al joven Val del Omar. La segunda tendrá como protagonista el Tríptico elemental de España (donde se incluye las películas Aguaespejo granadino, Fuego en Castilla, premiada por sus efectos técnicos en el Festival de Cannes de 1961, y Acariño galaico (de barro), que se proyectará con desbordamiento de la pantalla y técnicas como los olores en sala. "Val del Omar creía en un cine total donde el espectador se metiera por completo en la película y que tocara todos los sentidos. Los proyecciones van a ser espectaculares y vamos a ser muy fieles a sus técnicas", destaca Baquero. El artista apostaba por "la presencia de un perfume inductor, propio del tema cinematográfico que se exhiba; y un sabor determinado a cada cinta, bajo la forma de aperitivo".

En la exposición también habrá una réplica idéntica de la Truca de Val del Omar, el corazón de su laboratorio PLAT. "Estará en funcionamiento. En otras muestras ha funcionado como un fake. Y así mostraremos cómo trabajaba", especifica. El cuarto apartado indagará sobre el Val del Omar proyectado en el futuro gracias a las obras de artistas jóvenes internacionales que han continuado su legado o que han trabajado técnicas que él inició. "Aparte de verse en el MoMI, la muestra tendrá una itinerancia internacional y ojalá que llegue a Andalucía", desea Baquero.

El Reina Sofía y algunos granadinos, aliados fundamentales para la difusión de su legado

En la actualidad, el Museo Reina Sofía está haciendo una reestructuración de la colección de Val del Omar, que se expone de manera permanente en el espacio madrileño. Para los encargados del Archivo Val del Omar (Baquero y Gonzalo Sáenz de Buruaga, presidente del Archivo), el Reina Sofía ha sido siempre "un aliado fundamental" donde ahora tendrá presencia Acariño galaico, que es quizá la película más desconocida del Tríptico. "En Granada, la Diputación, a través de José Luis Chacón, ha apoyado su figura. Ha habido iniciativas del Festival de Jóvenes Realizadores. Los hermanos Arias sigue en contacto con nosotros y lo han reconocido como se merece. Ahora traspasa fronteras", subraya Baquero, que piensa que es "muy curioso tener estos granadinos fieles, pero no haber contado nunca con apoyo de otras instituciones de la ciudad".

"Lo que más nos gustaría es que Val del Omar tuviera un espacio en la ciudad"

La familia y los encargados del Archivo Val del Omar sueñan con que el artista tenga un espacio propio en Granada. "Ángel Arias habla de hacer un proyecto de laboratorio vivo con artistas jóvenes en el Parque de las Ciencias. Sería lo más deseable", apunta la realizadora, que admite que Val del Omar "ha sido más comprendido fuera que en España". Y recuerda una frase que Fraga le dijo hace mucho tiempo: "Si Val del Omar hubiese sido americano".

Gracias a sus tíos María José Val del Omar y Gonzalo Sáenz de Buruaga, recuerda Baquero, "Val del Omar ha despertado". "No se puede separar la parte tecnológica, la de inventor, de la parte de artista y de cineasta. Él lo considera todo uno. No eran inventos motivados por revisar mejoras, que dieron para ello, eran inventos que le permitían expresarse artísticamente", zanja. Ahora, la Gran Manzana coloca a Val del Omar en el lugar que le corresponde como artista y como técnico. Y lo hace casi 60 años después de la visita del creador a la ciudad para representar a España en la Feria Mundial de Nueva York.

José Val del Omar en su laboratorio José Val del Omar en su laboratorio

José Val del Omar en su laboratorio / G. H.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios