Actual

Versos sueltos y mirada fija: el efecto Marwan

  • El cantautor madrileño visita esta noche la sala El Tren (22:30 horas) con su carga habitual de poesía y música 'amorosa' en el disco 'Mis paisajes interiores'

Versos sueltos y mirada fija: el efecto Marwan Versos sueltos y mirada fija: el efecto Marwan

Versos sueltos y mirada fija: el efecto Marwan

Mujer sin cañones, que cuente las horas que hemos sido felices este mes y me proponga superarlo el mes que viene. / Mujer con risa, con rosa, en verso o en prosa, poema en mis manos, que rompa cada mañana el despertador. Que cuando bese dispare a matar. /Mujer catarata que caiga en mi boca, hecha de materiales amables, eternos como el calor en el sur. /Mujer de zancadas destino hacia el mundo, que pise descalza los sueños y baje de golpe a buscarme a mi abismo y me saque a bailar.De esta pata cojea Marwan. Cantautor, poeta -si es que acaso no son lo mismo-, hombre activo de verso afanoso y sin más filtros que la estética.

El madrileño de padre palestino y madre española, de ahí su nombre, llega a la sala El Tren de Granada esta noche con su ya histórico halo de romanticismo serio, es decir, cuando este cantautor se declara, lo hace de verdad. Frases contundentes, juegos de palabras que captan la atención del oyente y quizás alguna vuelta de tuerca novedosa, son los detalles más sinuosos de las letras de Marwan.

El cantautor comenzó su carrera en el famoso circuito de salas madrileño

Pese a que la fama le llegó a raíz de la canción Un día de estos, -quién no la ha usado alguna vez para convencer a alguien- el cantautor lleva dando a luz versos casi 15 años. El comienzo fue como el de todos los que aprenden a vivir del arte: unas primeras rondas por los micrófonos del rico y apetitoso circuito de salas madrileño y luego, un pasito más hasta llegar a alcanzar más de 1.000 seguidores, que no followers.

Quien ha visto a Marwan en escena reconoce a un animal de cancha, de focos. La mirada fija de este hombre sobre su público es parte misma de los versos, la sangre que da vida al músculo lírico. Los ojos firmes de un hombre que sabe que en el escenario es donde más fuerte se hace.

Marwan también recita sus poemas -hay quien dice que esta faceta es superior- y parte de la culpa de que salte de verso en verso es de grandes como Serrat, Silvio Rodríguez y Sabina, Ismael Serrano o Carlos Chaouen. Garantía de futuro con voz de presente.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios