Una ventana para amantes y neófitos del tebeo | Ocio para el confinamiento

Viñetas para superar una crisis

  • Desde Hergé a Purita Campos: un granadino desvela la iconografía del bajón en el cómic a través de una cuenta de Instagram y de Twitter llamada Bajonasso

Una viñeta de 'Los sentimientos de Miyoko en Asagaya' de Shin'ichi Abe. Una viñeta de 'Los sentimientos de Miyoko en Asagaya' de Shin'ichi Abe.

Una viñeta de 'Los sentimientos de Miyoko en Asagaya' de Shin'ichi Abe. / Instagram

Una perdida reciente, una enfermedad, un ERTE o ERE, un trabajo precario, una ruptura sentimental, una relación tóxica, un sistema económico inestable, una crisis mundial (como la que vive hoy la población entera a causa del coronavirus). Hay muchas razones en la actualidad para estar de bajón. Una cuenta en Instagram y Twitter (Bajonasso) ilustra este estado de ánimo con viñetas de diferentes autores y estilos. Su creador, el promotor musical Toni Anguiano, pensó en abrirlas en la Navidad de 2018. "La noche antes de cumplir 35 me encontraba muy abatido sin saber bien el porqué. Se me juntaron las crisis de los 30 y de los 40. Busqué una viñeta en La mujer de al lado de Yoshiharu Tsuge, que expresara cómo me sentía en aquel momento", cuenta el granadino.

A su pareja de entonces le entusiasmó la idea y juntos comenzaron a buscar viñetas entre los cómics que tenían en casa y comenzaron a compartirlas a diario. "Desde un primer momento conectó con la gente y tuvo un efecto en su mayor parte positivo. Saber que hay más personas que comparten tus mismas inseguridades y conflictos puede ayudarte. A veces, enfrentarte a tus problemas viéndolos reflejados en una viñeta puede hacer que los veas con distancia y te ayude a relativizarlos", reconoce Anguiano sobre las dos cuentas abiertas con el objetivo de "publicar viñetas que tuvieran en común este contenido pero que fueran variadas a nivel formal, que recogieran todas las estéticas, editoriales y artistas posibles dentro del género".

Una imagen de 'El mal camino' de Simon Hanselmann. Una imagen de 'El mal camino' de Simon Hanselmann.

Una imagen de 'El mal camino' de Simon Hanselmann. / Instagram

Bajonasso está destinado a público de todo tipo: desde locos amantes del tebeo hasta enamorados de los clásicos o neófitos de la historieta. "Hay quien me ha dicho que se ha pillado su primer cómic gracias a la cuenta y eso para mi es muy reconfortante", se congratula el granadino. Respecto a los títulos y autores publicados, Anguiano dice que tiene varios días fijos en los que le gusta reivindicar algunos: los domingos, Snoopy y Carlitos de Charles Schulz; los jueves, Simon Hanselmann (que no pudo venir a Granada durante la última Feria del Libro de Madrid porque aún no había AVE); los viernes algo de manga y los sábados, Esther y su mundo de Purita Campos. "Esta programación define muy bien la variedad que me gusta ver reflejada en la cuenta y me deja espacio para otras muchas cosas, desde el espíritu macarra y punk de Kaz o Julie Doucet a la sofisticación de Seth o Gabrielle Bell", explica.

¿Qué le transmiten los autores de manga a diferencia de otros europeos, americanos, latinoamericanos? "He entrado en el manga hace poco y la verdad es que me aporta mucho. Marqué los viernes como el día del manga para obligarme un poco a investigar. Aquí me dejo aconsejar mucho por mi hermana Pepa; Paco, el dueño de la tienda Subterránea; y los propios seguidores. Los mangas editados por Gallo Nero reflejan a la perfección el espíritu de la cuenta. Recuerdo que el más emblemático de todos ellos, El hombre sin talento se incluyó en el club de lectura de Ubú Libros dentro de un ciclo dedicado a historias de tipos mediocres. Para la mayoría era su primer manga. Hubo quien salió con una honda impresión y quien acabó tirándose de los pelos porque no soportaba al protagonista", relata Anguiano.

Una viñeta de 'La estrella misteriosa', décimo álbum de 'Las aventuras de Tintín' de Hergé. Una viñeta de 'La estrella misteriosa', décimo álbum de 'Las aventuras de Tintín' de Hergé.

Una viñeta de 'La estrella misteriosa', décimo álbum de 'Las aventuras de Tintín' de Hergé. / Instagram

¿Cree que todo lo que sube a Bajonasso es una buena muestra de la vida misma y sus contratiempos? "Sí, y ahora aún más. Desde que estamos viviendo esta situación intento que las viñetas aborden temas e interrogantes que nos podemos estar planteando desde casa en estos momentos. Ayer cogí Degenerado, un cómic de Chloé Cruchaudet sobre un soldado que deserta de las trincheras durante la Primera Guerra Mundial y se esconde en una habitación de hotel de París, pero pronto empieza a vestirse de mujer para poder reunirse con su pareja. Se me puso la piel de gallina al abrir y ver que muchas de sus páginas hablaban de lo que nos está tocando vivir más de un siglo después", responde.

Para Anguiano, "son bastante reconfortantes las tiras que leía de niño y que al redescubrirlas ahora cobran un nuevo sentido, mucho más profundo: Snoopy y Carlitos, Calvin y Hobbes". "El humor tiene un efecto balsámico, y a mi me ayudan especialmente aquellos cómics donde se lleva al absurdo: Submundo, Cowboy Henk, Bola Ocho, Mundo Idiota", se sincera. Muchas de las viñetas que comparte, al descontextualizarse de las obras a las que pertenecen, generan "un efecto cómico en quien lo lee”. "Otras tienen un marcado carácter poético, como la publicación favorita del público (Ser amado de Javier Lozano). Y también hay quien ve pequeñas perlas filosóficas en algunas", resume.

La idea de Bajonasso surgió como "una necesidad de expresar un estado de ánimo concreto a través del tebeo, al que le debo muchos momentos felices de mi vida". "Es un contraste entre tristeza y belleza que definió Hanselmann en un mensaje que envió a la cuenta: "Comics and sadness forever. Beautiful sadness". Me parece un buen grito de guerra contra la obsesión por la productividad personal", se despide. Viñetas para sobrevivir a una crisis y a lo que está por venir.

Una viñeta de 'Esther y su mundo' de Purita Campos. Una viñeta de 'Esther y su mundo' de Purita Campos.

Una viñeta de 'Esther y su mundo' de Purita Campos. / Instagram

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios