Actual

Zimerman Ediciones viaja en busca de textos perdidos

  • La nueva editorial granadina comienza hoy su andadura recuperando el libro de relatos, inédito en España, 'De quince llevo una', de Paulino Masip

Robert Allen Zimmerman tenía letras que Bob Dylan ha convertido en oro. Los dos son la misma persona pero con nombres diferentes. Scorsese lo contaba en No Direction Home y a Mar Muriana, que nunca le había gustado especialmente Dylan, se le ocurrió tras ver el documental que el empeño del desconocido jovencito por triunfar en la música era absolutamente extrapolable al esfuerzo que alguien debe poner en algo. La correctora de textos decidió abrir su propia editorial y la llamó Zimerman, en homenaje a la música que la acompañó durante el proceso.

Zimerman Ediciones no sólo tiene en común con Dylan su nombre de pila sino también sus ganas. La editorial nace para cubrir "ciertos huecos" que Muriana sabe que no cubrirán las mesas de 'los más vendidos' de las librerías.

Para comenzar, el grupo ve la luz con una colección de obras publicadas en el exilio y que son inéditas en España con autores como Paulino Masip, Antonio Ruiz Vilaplana o Isabel de Palencia. Sus obras verán la luz después de años de espera en "casi anónima cola".

La editorial nace hoy con la presentación de su primer libro editado, el libro de relatos inéditos De quince llevo una, de Paulino Masip, que se presenta en la Fundación Francisco Ayala (a las 20.30), y que, a pesar de haberse publicado en 1949 se lee como "si se hubiera escrito hace seis semanas. Es una obra totalmente contemporánea" y un extraordinario viaje por la arquitectura del ser humano.

Masip retrata en el libro la historia de un hombre que soporta con bastante integridad las continuas infidelidades de su mujer: "¿Qué hay de malo en que mi mujer me sea infiel cada quince días? Quince de sol y uno de sombra, no es mala proporción. De quince llevo una..."; pero también el vacío en que puede hundirse una adolescente que deja de comer para estar delgada en el relato Erostratismo; o la curiosa experiencia de un hombre llamado Prudencio que sube a un avión para descubrir que hay cielo más allá del Cielo.

Tras la censura, purga, cárcel o asesinato que sufrieron literatos, artistas, filósofos y científicos: "En Zimerman creemos que parte de tal curación depende de devolver al país tanto de lo que éste dejó marchar, como sea posible".

En ese proceso de búsqueda, Moriana, José Duarte y Antonio Pérez localizaron en México a la heredera de Masip, Paulina, tras un largo periplo y le hablaron del proyecto de la editorial y de su interés por la literatura de exilio. "A ella le encantó la idea y nos ayudó a recuperar estos relatos de Masip que nunca habían visto la luz en España".

El novelista, autor teatral y guionista de cine Masip, que publicó aquí obras como La frontera (1932) y El Báculo y el paraguas (1936) y dirigió periódicos como El Heraldo de La Rioja y El Sol y la Voz, se vio obligado a exiliarse en México, donde escribió la mayor parte de su obra. Entre ellas, El diario de Hamlet García, una de las grandes novelas sobre la guerra civil española, que aquí tardó en publicarse más de cuarenta años.

Masip murió en Cholula, México, en 1963. Gran parte de su obra permanece "inexistente" en España y otra es probable que se haya perdido para siempre. Hoy verá la luz gracias a Zimerman, una editorial que rescata letras de oro.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios