Arte

El arte puro sin aditamentos desvirtuantes

  • Asuntos formales, estéticos y artísticos que materializan una visión poderosa de una Alhambra eterna a la que estas artistas dan sentido plástico, musical y literario

40 artistas participan en esta muestra. 40 artistas participan en esta muestra.

40 artistas participan en esta muestra. / Carlos Gil

No soy nada proclive a tantas manifestaciones como hoy existen hacia eso que llaman situaciones de género. Tengo tan claro que somos iguales, salvo las diferencias biológicas, que creo que, con todo esto, se hace un flaco favor a la mujer y se potencia la teoría de los burros que piensan otra cosa. Pero allá banderías y demás salidas reivindicativas.

Las Artes Plásticas, la Música y la Literatura aúnan sus intenciones creativas

Pero si no soy partidario de esas parafernalias ideadas por creencias muy discutibles, menos lo soy cuando se trata de hechos relacionados con lo artístico. Jamás he creído en Arte de mujeres ni en Arte de hombres. Sólo existe Arte bueno y el que no lo es; lo demás son dialécticas interesadas que, creo, a nada conducen, politiquillas sin fundamento alguno o espurios planteamientos de quienes no tienen mucho que aportar. Por eso, una exposición me interesa sólo por la importancia que desprenda su contenido; me da igual quien sea el que lo haya realizado. No miro el sexo de las obras porque no lo tienen. Como lo siento, lo manifiesto.

He comisariado, incluso, exposiciones con artistas mujeres, sólo con el objetivo de mostrar buenos planteamientos artísticos; quienes los realizaron, únicamente poseían la dimensión propia de su autoría y no esquivas posiciones vacías de contenido. A esta exposición que se presenta en los espacios del Museo de Bellas Artes granadino, en las salas temporales del alhambreño palacio de Carlos Quinto, sólo le encuentro la pega de haber hecho coincidir su desarrollo con fechas de reivindicaciones interesadas de matices políticos. Fuera de eso, todo se plantea como un ejercicio de muy buen Arte Contemporáneo.

El proyecto expositivo es importante por sí mismo, por las autoras que lo configuran, por sus acertadas proposiciones, por su espléndidas manifestaciones artísticas y porque todas las artistas presentes son poseedoras de un alto estamento creativo. Lo demás es sólo una mera anécdota; que son mujeres como si hubieran sido hombres o soldados sin graduación con un fuerte poder artístico.

Por eso, una vez superada la primera impresión y conocedor el plantel de las participantes, el espectador sólo se va a enfrentar a una exposición más, de suma importancia, con autoras de personalidad, dimensión creativa y acertada disposición plástica y estética. Un conjunto de artistas de muy variada naturaleza que ejercen en un Arte abierto lleno de entidad y trascendencia se reúnen para dar sabia proyección a una Alhambra generadora de máximas emociones. Las Artes Plásticas, la Música y la Literatura aúnan sus intenciones creativas para yuxtaponer la absoluta dimensión del monumento granadino con la expresión artística en sus más diversas posiciones.

El espacio literario está conformado por un grupo de autoras, de un amplio espacio cronológico, que suscriben la misteriosa poética que encierra el bello horizonte de la Alhambra: Pilar Paz Pasamar, gran escritora jerezana que nos dejó recientemente, Mariluz Escribano, Julia Uceda, Juana Castro, Paca Aguirre, Olvido García Valdés, Ángeles Mora, Marí Rosal, Raquel lanceros, Ana Merino y Elvira Sastre. Lo musical estuvo a cargo de Rosa Rodríguez, Diana Pérez, María José Arenas, Consuelo Díez, Marisa Manchado, Mercedes Zavala, Teresa Catalán, Iluminada Pérez, Laura Vega, Dolores Serrano, Carmen Fernández y Anna Bofill. Un concierto para arpa y violín interpretado por Cristina Montes y Cecilia Bercovich, marcaron los tiempos musicales. Concha Jerez, Rosa Brun, Mari Ángeles Díaz Bgarbados, Ángeles Agrela, Marina Núñez, Marité Martín Vivaldi, Marisa Mancilla, Asunción Lozano, Laura Pintado, Leonor Solans, Asunción Jódar, Belén Mazuecos, Mercedes de Bellard y Marina Vargas descubren los mayores y los mejores planteamientos del Arte Contemporáneo, esos que manifiestan los amplios postulados de una plástica sin cortapisas donde la realidad es sometida a los muy diversos desarrollos de una idea, en este caso la Alhambra y sus infinitas circunstancias, que se deja manipular por los intereses de unas artistas de afortunadas proposiciones.

Así nos encontramos aspectos de una figuración de amplia estructura representativa. Desde ahí, las fórmulas del abstracto; la ilustración de amplio espectro; la magia del dibujo; los planteamientos abiertos de un formalismo determinante. Posiciones contenidas, bellas y de gran sutileza se dan la mano con el expresionismo vehemente de una plástica sin horizontes. Asuntos formales, estéticos y artísticos que materializan una visión poderosa de una Alhambra eterna a la que estas artistas dan sentido plástico, musical y literario.

Muy buen proyecto expositivo que sólo define el Arte en su grado más abierto y con una proyección absoluta. Lo demás, historias pobres de poco fundamento.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios