Actual

Las calles recuerdan primero

  • El Niño de las Pinturas homenajea a Enrique Morente con un grafiti en el Sacromonte que cuenta con el visto bueno de la familia pero que carece de permiso oficial

Comentarios 1

La calle se ha vuelto a anticipar a la burocracia. Con su bolsa de pinturas y el color rojo más intenso para dibujar un corazón, El Niño de las Pinturas ha pintado a la entrada del Sacromonte un grafiti en homenaje a Enrique Morente. Es el primer recuerdo al cantaor en las calles granadinas desde su fallecimiento el pasado mes de diciembre y está situado en una de las paredes del tablao flamenco Los Tarantos, con la imagen de Morente de perfil entre colores azules y una simbólica chumbera.

Ahora llegarán los homenajes institucionales con la Bienal de Flamenco y una estatua en el Albaicín, pero el Sacromonte ya cuenta con un recuerdo que sólo puede borrar el tiempo o la brigada antigrafitis del Ayuntamiento. De hecho, Aurora Carbonell, la viuda del cantaor, ya se ha puesto en contacto con El Niño de las Pinturas para agradecerle el gesto y mostrarse preocupada al mismo tiempo por el futuro del homenaje. "Me dijo que le había encantado y que quería hablar conmigo para que no desaparezca", explica el artista granadino que conoció en México el fallecimiento del cantaor. "Pero esto es una tontería, es sólo un pequeño detalle hecho con cariño, respeto y agradecimiento".

De momento, el permiso de la familia de Enrique Morente y el de los propietarios del inmueble son los únicos con los que cuenta el grafitero, que ya ganó un pulso a la Ordenanza Cívica cuando la Fiscalía de Medio Ambiente no abrió diligencias contra él tras ser denunciado por la Policía Local. El motivo era una pintada en la fachada de Vistillas de los Ángeles número 5 , pero el inmueble no estaba catalogado como Bien de Interés Cultural (BIC). Tampoco estaba dentro de un ámbito de protección especial del patrimonio, tal como consideraron los agentes en su momento, sino a más de 50 metros de la misma. Ahora, en pleno corazón del Sacromonte, la Ordenanza tiene otro escollo con un grafiti que ha sido bien acogido por los vecinos y por la propia Aurora Carbonell. El edificio de Los Tarantos no está catalogado como BIC y el Sacromonte, de momento, no figura en los Planes Especiales de Protección vigentes que incluyen la Alhambra, Albaicín y San Matías. Pero sí se mantiene en pie la normativa que sanciona las pintadas aunque no sean en lugares patrimoniales si no tienen el permiso de Urbanismo...

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios