letras

La cara B de las mujeres del 27

  • Pepa Merlo idea junto a los músicos Moncho Otero y Rafa Mora un recital poético musical donde descubren la obra "más silenciada y desconocida" de Gloria Fuertes

La escritora y filóloga granadina Pepa Merlo está enamorada de la Generación del 27. Esto no es ningún misterio. Basta con leer su puntillosa tesis sobre el último poemario de Federico García Lorca, El Diván del Tamarit. Su viaje a Tres Cruces, en México, sin embargo estuvo motivado por otros autores de la brillante quinta de plumas que se exiliaron y murieron allí. Hablamos de Luis Cernuda, Concha Méndez y Manuel Altolaguirre. La hija de los dos últimos, Paloma, le contó curiosas historias y le enseñó las dos casas donde vivieron. "Al final del recorrido le pregunté por su madre y se emocionó muchísimo. Nadie lo hacía", rememora mientras pone cara de incrédula. ¿Cómo no acordarse de ella? Aquello le sirvió a la Doctora en Filología Española para plantearse hacer algo más serio: una antología de mujeres poetas pertenecientes a la Generación del 27.

Tres años de exhaustiva investigación, de continuas expediciones a la Biblioteca Nacional -desde Granada-, "donde te prestaban tres libros al día", recuerda con una sonrisa boba, le sirvieron para dar forma a Peces en la tierra (Fundación José Manuel Lara, 2010). "Quise demostrar que también había mujeres en cada uno de los ámbitos poéticos de la edad de plata de la literatura española, enmarcada en el primer tercio del siglo XX,", subraya. Existían, pero se las borró de la historia por haber nacido simplemente con una vagina entre las piernas. "Nunca hemos tenido noticia de que formaran parte de la generación", se dice en Las Sinsombrero, el documental de TVE que las recuerda. "Estaba mal visto que una fémina escribiera. No era su sino. Ellas no pudieron dedicarse exclusivamente a la poesía y con libertad, como hicieron Lorca o Cernuda, porque tenían que buscar marido, casarse y tener hijos", reprocha. Lucía Sánchez Saornil, Dolores Catarineu, Casilda de Antón del Olmet, Cristina de Arteaga, Elisabeth Mulder... Tantas voces perdidas y apenas unos cuantos versos publicados que les hagan justicia.

Tras la publicación de la antología de Merlo que ya va por su cuarta edición, dos cantautores se pusieron en contacto con ella. Rafa Mora y Moncho Otero le dejaron un mensaje en el contestador del teléfono. Querían musicalizar algunos de los poemas de su libro -Peces en la tierra-. Así nace Donde me pidas iré. Mujeres de la Generación del 27, que después de verano verá la luz en formato disco. "Trabajé en el libro con la seguridad de que, para bien o para mal, sólo lo iban a leer los filólogos", reconoce vacilante. Escoltada por el pianista Juan Antonio Loro Acedo y los dos músicos, van presentando a cada una de las poetas de una manera muy literaria. "Hay un hilo: son inexistentes en la historia de la literatura", apunta. En el concierto hay rock, boleros y todo tipo de música. "No es el típico plomazo de poesía musicada. La gente se queda alucinada. Además, hay fondos -la escenografía- de Alfonso Perro tan bonitos", detalla "orgullosa". El espectáculo forma parte de un proyecto más grande titulado Versos sobre el pentagrama, que trata de hacer "un recorrido general por la trayectoria poética de autores y autoras contemporáneos a través de un medio tan cómodo, lúdico, atractivo y accesible como es la música", se lee en el dossier.

La historia de todas estas mujeres está unida inevitablemente a la de Gloria Fuertes (Madrid 1917- 1998) porque también fue "silenciada", recalca Merlo, aunque no de manera tan violenta. Por eso, los tres músicos y la poeta decidieron hace meses, a propósito del centenario de su nacimiento, crear otro espectáculo -dentro de Versos sobre el pentagrama- con el mismo formato para homenajearla. Deshacer lo injusto, así se llama el montaje, quiere reivindicar a la poeta que estaba en las tertulias con los postistas, a la mujer con hechuras de hombre, a la maestra de la ironía, a la sonrisa más grande de la reciente literatura española. "Esto quiere decir que la gente que sólo la conozca por los poemitas de los niños que se escuchaban en Un globo, dos globos, tres globos va a pensar que estamos presentando a otra persona", comenta muy seria.

La filóloga granadina la conoció gracias al programa de televisión infantil cuando era casi una adolescente. "No me interesaba en absoluto. En aquel momento era una lectora voraz y quería cosas mucho más serias", declara sin remordimientos. Luego, más mayor, Merlo llegó a ella a través de Carlos Edmundo de Ory. "Me preguntaba si era la misma. Ahora he vuelto a releerla y me ha llegado mucho más fuerte esa carga de soledad. La leo y pienso: "Pobre mujer, qué mal lo pasó aunque siempre mostraba una sonrisa" , reflexiona.

Merlo, que prestará su voz para recitar, estará acompañada de Mora, Loro y Otero, el mismo cantautor que de 1996 a 1998 se subió a los escenarios junto a Fuertes para dar emocionantes recitales. El poeta además tocará canciones de su ultimo disco inspirado también en los versos de la madrileña. "Arrancaremos con Letanía. Carta a la luna", adelantan, en un espectáculo en el que se darán saltos hacia delante y hacia atrás, "como el cine", bromea la escritora. Habrá poemas de todas las etapas, aunque la presencia de aquellos que se leen en los libros grandotes de Susaeta será "anecdótica". "Como debió ser siempre", razona. La cara B de Gloria Fuertes se podrá escuchar el 18 de mayo en Almuñécar y el 19 en Málaga. Sólo denle al play...

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios