Música

La cuarentena flamenca de Marina Heredia, Eva Yerbabuena, Rocío Márquez y Soleá Morente

  • Las cuatro artistas cuentan cómo viven estas semanas de confinamiento y reflexionan sobre la situación del sector cultural ante la crisis del coronavirus

Marina Heredia, Eva Yerbabuena y Rocío Márquez, en imagenes recientes. Marina Heredia, Eva Yerbabuena y Rocío Márquez, en imagenes recientes.

Marina Heredia, Eva Yerbabuena y Rocío Márquez, en imagenes recientes. / G. H.

Artistas vinculadas al mundo del flamenco como Marina Heredia, Eva Yerbabuena, Rocío Márquez y Soleá Morente comparten con Efe cómo viven estas semanas de cuarentena y confinamiento y reflexionan sobre la situación del sector cultural y creativo ante la crisis mundial por la pandemia del Covid-19.

Marina Heredia: "La cultura te hace libre"

Desde su casa de Granada, la cantaora Marina Heredia pasa estos días en familia "lo mejor que se puede", manteniéndose ocupada entre cantes, libros y "sus cosas", e intentando seguir con el trabajo y los ensayos. Se mantiene en contacto con sus músicos a través de internet de cara a su próximo disco, que debía salir al mercado esta primavera y que seguramente se retrasará al menos hasta final de año.

Con distintas cancelaciones encima de la mesa, lamenta que los artistas vayan a ser los últimos en incorporarse a la normalidad y vislumbra un futuro próximo "muy oscuro" porque, especialmente los flamencos, suelen vivir al día: "Muy pocos pueden tener un remanente y mucha gente está pasando verdaderas dificultes", ha señalado al referirse a la situación económica de tablaos y cuevas enfocados al turismo.

"La cultura es imprescindible, te hace libre y te ayuda a pensar por ti mismo", reivindica la cantaora, que espera que las autoridades reaccionen también para apoyar a este sector y se den cuenta de que sus contenidos "dan de comer" a muchas familias.

Eva Yerbabuena: "Hay que pensar, reflexionar y reinventarse"

La bailaora Eva Yerbabuena se encuentra junto al guitarrista Paco Jarana y sus dos hijas, de 25 y 7 años, en su casa de Sevilla. Hasta aquí regresó el pasado marzo con la prioridad de centrarse en su familia después de que su participación en la antesala de la Bienal de Flamenco de los Países Bajos fuera suspendida. "Soy una persona casera y vivo con un compañero todavía más casero, no es que estemos locos porque no podamos salir", relata mientras reconoce, en cualquier caso, una "gran incertidumbre", a pesar de que los artistas están ya acostumbrados a vivir con ella "con rachas mejores y peores".

Partidaria de "pensar, reflexionar y reinventarse" durante esta etapa sin actuaciones para empezar a buscar soluciones y no solo quejarse, defiende también el carácter de la cultura como "bien imprescindible" y recuerda que ella es igualmente una trabajadora que paga sus impuestos dentro de un gremio que genera una importante aportación a la economía.

Rocío Márquez: "Intento estar tranquila ante la incertidumbre"

También desde la provincia de Sevilla, en el municipio de Sanlúcar la Mayor, la cantante Rocío Márquez pasa la cuarentena en el campo, donde reconoce que se nota un poco menos "la falta de aire fresco por el confinamiento". No obstante, asegura que echa de menos el contacto y la presencia física de las personas a las que quiere, que suple ahora con las nuevas tecnologías.

Con la preocupación de que cada vez que suena el teléfono pueda ser para la cancelación de una actuación, ha comentado que su rutina ha variado de forma "bastante extrema", sobre todo porque los artistas están acostumbrados a viajar bastante y a pasar poco tiempo en casa y ahora es justo al revés: "Intento estar tranquila ante esta incertidumbre", ha señalado.

Pendiente todavía de actuaciones como la del Festival de Música y Danza de Granada, ha cambiado los ensayos presenciales por el intercambio de material a distancia en un proceso de creación artística que reconoce "bastante complejo", ha explicado Márquez, quien cree que la cultura y el flamenco representan un sector "especialmente vulnerable" que necesitará ser escuchado, aunque ahora la prioridad pase por la sanidad y lo social.

Soleá Morente: "Escuchar a grandes flamencos nos salvará"

Hija de unos de los iconos del flamenco, Enrique Morente, Soleá lleva "con paciencia" el confinamiento con su familia en Granada, donde ha pasado de un ritmo de "trabajo frenético" a un "parón total", en el que apenas puede concentrarse y que la obliga a "organizar pensamientos" en medio de la pandemia. Tras sufrir cancelaciones de próximas actuaciones, la cantante cree que el sector cultural, como siempre, será probablemente "el más afectado" y apuesta por que cada uno ponga de su parte en lugar de esperar a que "venga alguien a salvarnos".

Partidaria de que los artistas puedan ofrecer contenidos a través de internet como "algo temporal", Soleá Morente aconseja escuchar música como una vía para salir adelante estos días: "Escuchar a los grandes maestros del flamenco nos salvará la vida", ha sentenciado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios